El discurso del Secretario General de la ONU no se difiere en nada de lo que dice el Departamento de Estado de EEUU

El viceministro de Relaciones Exteriores encargado de las organizaciones internacionales de la República Popular Democrática de Corea, Kim Son Gyong, publicó el 22 de febrero la siguiente declaración:

Según ha trascendido, el secretario general de la ONU publicó la posición de acusar injustamente las contramedidas del carácter autodefensivo que ha tomado la RPDC frente a los peligrosos actos de amenaza militar de EE.UU. y el Sur de Corea.

Maniobras aéreas EEUU-Surcorea con dos bombarderos estratégicos B-1 del Pentágono

Expreso gran disgusto y fuerte protesta al hecho de que el secretario general de la ONU, quien hacía vista la gorda y se mantenía callado ante los preocupantes actos militares de EE.UU. y el Sur de Corea, asumiera una actitud sumamente injusta y desequilibrada de insultar como “provocación” y “amenaza” el ejercicio del legítimo derecho a la autodefensa de la RPDC en respuesta a los provocadores.

Ya le hemos aconsejado varias veces en la medida suficiente para comprender que cumpliera fielmente el deber correspondiente a su cargo, estipulado en la Carta de la ONU, y mantuviera el carácter justo e imparcial en el problema de la Península Coreana.

A pesar de ello, sigue pronunciando año tras año disparates ilógicos que no se difieren en nada de lo que dicen los funcionarios del Departamento de Estado de EE.UU., hecho que nos pone aturdidos y lamentosos.

La reciente reacción de las fuerzas armadas de la RPDC es una contramedida a la conducta de EE.UU. que amenazó gravemente con el Sur de Corea los intereses de seguridad de nuestro Estado introduciendo frecuentemente desde el principio de este año en la región de la Península Coreana los medios de ataque estratégico con misión inalterable, tales como el bombardero estratégico. Por decirlo mejor, fue una advertencia de acción a la convocación de una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para acusar sin ninguna razón nuestro derecho de autodefensa.

Antonio Guterres, SG de la ONU, y Joe Biden

Si fuera secretario general de la ONU, debería ver correctamente el problema que causa el empeoramiento de la situación de la Península Coreana este año y, a base de esto, adoptar la actitud justa y equilibrada como presentar las propuestas constructivas que ayuden a estabilizar realmente la situación.

La causa de la reentrada de la situación de la Península Coreana en la vía de empeoramiento preocupante reside totalmente en la imprudencia militar y la bravura irresponsable de EE.UU. y el Sur de Corea que intentan doblegar con la fuerza a la RPDC.

La ONU, que debe cumplir el rol imparcial en el aseguramiento de la paz y seguridad del mundo, pierde la confianza de la sociedad internacional por ser malempleada como aparato de ejecución de la ilegal política hostil anti-RPDC de EE.UU. Este hecho tiene que ver en parte también con el comportamiento injusto del mismo secretario general de la ONU, Guterres.

Él debe tener bien presente que su posición irrazonable y parcial sobre el asunto de la Península Coreana deviene el factor que instiga las acciones hostiles anti-RPDC de EE.UU. y sus satélites.

Dejo en claro que en el caso de que ocurra una circunstancia, que no desea nadie, en la Península Coreana debido a la aventura militar de EE.UU. y el Sur de Corea que sobrepasa el límite, no podrá liberarse de la grave responsabilidad de ello el mismo secretario general de la ONU que no expresa ninguna preocupación siquiera, lejos de disuadir las locuras provocativas de aquéllos.

ACNC

Descubre más desde KFA Euskal Herria

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo