Los maníacos de guerra pagarán el precio por su locura

Ya hemos advertido a EE.UU. y al Sur de Corea que con su bravura e imprudencia militares contra la República Popular Democrática de Corea nunca saldrán con la suya sino que causarán un peligro grave.

Sin embargo, la conducta inútil y desesperada de los belicistas llega al extremo.

Maniobras aéreas EEUU-Surcorea con dos bombarderos estratégicos B-1 del Pentágono

EE.UU. y el Sur de Corea ya habían realizado el ejercicio conjunto militar Freedom Shield de mayor duración en la historia durante 11 días desde el día 13 del mes pasado simulando la guerra total contra el país socialista y sus locuras bélicas llegan a clímax después de haber simultaneado el ejercicio conjunto de desembarco “Sangryong”.

Durante 5 días desde el 20 de marzo, fecha de inicio de este entrenamiento, las fuerzas aéreas surcoreanas y el grupo de aviones de combate No. 51 de la séptima fuerza aérea norteamericana perpetraron en el espacio del Mar Oeste de Corea el ejercicio de disparo aire-aire y el de bombardeo aire-tierra con el objetivo de mejorar la capacidad de ataque de precisión a los “blancos principales” de la RPDC y durante 4 días desde el día 26 las fuerzas armadas surcoreanas realizaron el entrenamiento combinado táctico para la “ocupación de la ciudad” de la RPDC.

Maniobras Estados Unidos sur de Corea

Pasó también la etapa provocativa “acción decisiva” el entrenamiento Sangryong donde participaron el buque anfibio de asalto Makin Island de las fuerzas navales norteamericanas, cargadas de decenas de cazas Stealth F-35B, y decenas de buques, las cazas de diferentes misiones, los carros blindados de ataque para el desembarco, las tropas de expedición de la primera infantería de marina norteamericana que en el tiempo de emergencia de la Península Coreana se despacharán primero desde el territorio norteamericano, el colectivo de ataque del portaaviones nuclear Nimitz de EE.UU., la unidad de batalla especial de un país satélite y el ejército títere surcoreano.

En el ejercicio de la etapa de “acción decisiva” de que hablan como “núcleo de la operación de desembarco”, las fuerzas armadas combinadas de EE.UU. y el Sur de Corea adiestraron en el aire y el mar el desembarco, ataque y conquista de blanco bajo el “apoyo de fuego de gran envergadura” contra el punto de desembarco.

Una vez iniciada la maniobra, las unidades de combate especial de EE.UU., títeres surcoreanos y el país satélite “aerotransportaron” en los aviones de transporte “C-130” mientras en la costa las unidades de ataque marítimo desembarcaron y “avanzaron” en carros blindados de ataque para el desembarco y buques de desembarco hacia la región simulada del territorio de la RPDC.

El ejercicio de etapa de “acción decisiva”, que bajo la asistencia de los aviones y buques de combate de EE.UU. y los títeres surcoreanos, las infanterías de marina combinadas desembarcaron en la región correspondiente y al llegar a la zona de blanco tomaron el trampolín costero y terminaron la misión, fue el simulacro de carácter agresivo cuyo objetivo es precisamente ocupar el territorio de la RPDC mediante el ataque preventivo.

El 30 de marzo, dos bombarderos estratégicos nucleares B-52H de las fuerzas aéreas norteamericanas volvieron a aparecer en el cielo de la Península Coreana amenazando a la RPDC, mientras el caudillo del colectivo de golpe y otros belicistas echaron fanfarronadas disparateando que “nosotros también tenemos diversos medios” y “podemos atacar en cualquier esfera”.

Desde el 30 de marzo hasta el primero de abril los cazabombarderos tipo Stealth que despegaron del buque anfibio de asalto Makin Island de las fuerzas navales norteamericanas perpetraron en el cielo de la región de la provincia de Kangwon del Sur de Corea el ejercicio de ataque contra los blancos terrestres.

En el contexto del presente entrenamiento, EE.UU. planea realizar la semana próxima el ejercicio conjunto marítimo en el Mar Este de Corea con la participación de las fuerzas navales de EE.UU., Japón y el Sur de Corea inclusive el portaaviones nuclear norteamericano Nimitz que ancló el 28 de marzo en la base operacional de Pusan.

EE.UU. y los títeres surcoreanos calientan su cabeza con el adiestramiento militar para aplicar en combate real la “toma de Pyongyang” y la “operación de descabezamiento” de que antes practicaban a puerta cerrada, hecho que muestra su pésima hostilidad a la RPDC.

Así, se han revelado el carácter agresivo de los provocadores y la verdad de que los ejercicios conjuntos con el Sur de Corea son una maniobra militar intencional que parte de la intención astuta y la opción destinadas a destruir la paz y estabilidad de la Península Coreana y el resto de la región, aunque los tipejos de los Departamentos de Defensa y Estado de EE.UU. embellecen los ejercicios como los “de carácter defensivo” y “rutinarios”, hablando en las ocasiones que les tocan como papagayo que “estos son defensivos y rutinarios que duraban mucho tiempo”

EE.UU. y los títeres surcoreanos hablan abiertamente que en junio desarrollarán los “ejercicios combinados de exterminio con el fuego conjunto” de máxima envergadura en la historia movilizando las fuerzas terrestres, navales y aéreas en su conjunto y todos los armamentos ultramodernos, lo que hace recordar al ejército y pueblo de Corea el junio de 1950 cuando se vieron obligados a sufrir la calamidad de guerra, y redoblar más la vigilancia.

EE.UU. y sus acólitos no deben olvidar nunca el hecho que su rival está dispuesto realmente con la capacidad de ataque nuclear y el temple del pueblo y ejército de Corea que no hablan las palabras hueras.

Ya que ellos cometieron de modo abierto la provocación militar contra nuestro país, tomaremos la opción correspondiente al respecto.

Es muy evidente para qué se usarán nuestras armas nucleares, si no sale eficaz el disuasivo de guerra con quienes actúan locamente sin temor a este armamento.

Deben meditar bien si quieren evitar un accidente trágico inesperado y tener muy presentes que pagarán el precio tan proporcionado como la imprudencia.

ACNC

Descubre más desde KFA Euskal Herria

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo