Kim Jong Un: nuestras fuerzas marítimas serán digno componente del disuasivo nuclear

Acogen significativamente el día de su fundación las fuerzas navales del tipo jucheano que ganaron la gran fama escribiendo la epopeya en la defensa de los mares patrios y navegando por la invariable ruta de fidelidad bajo la dirección del invencible Partido del Trabajo de Corea.

Durante más de 70 años desde el 28 de agosto del 38 de la era Juche (1949) cuando declararon su partida solemne con la fundación de la flota de la nueva Corea, las Fuerzas Marítimas del Ejército Popular de Corea recorrieron la trayectoria combativa llena de victorias y glorias y de heroísmo y bravura incomparables defendiendo con firmeza las aguas territoriales y la dignidad de la República Popular Democrática de Corea.

El estimado camarada Kim Jong Un, Secretario General del Partido del Trabajo de Corea y Presidente de Asuntos Estatales de la República Popular Democrática de Corea, visitó la Comandancia de las Fuerzas Marítimas del EPC con motivo del día de éstas para felicitar y estimular a los valientes oficiales y soldados de este tipo de ejército.

Le acompañaron en la ocasión los mariscales del EPC, Ri Pyong Chol y Pak Jong Chon, y el ministro de Defensa Nacional, Kang Sun Nam.

Cuando el estimado camarada Kim Jong Un llegó a la comandancia con su querida hija, los oficiales y soldados de la marina de guerra le vitorearon con emoción y júbilo por tener este honor y privilegio en el significativo día de fundación de las fuerzas marítimas.

Tuvo lugar la ceremonia de recepción al Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas de la RPDC. El Comandante Supremo recibió el parte de recepción del jefe de la Guardia de Honor de las Fuerzas Marítimas del EPC y pasó revista a ella. Los marineros le entregaron cortésmente los ramos de flores recogiendo el unánime sentimiento de fidelidad y veneración de todos los oficiales y soldados de la marina de guerra.

Le recibieron con gran respeto el almirante Kim Myong Sik, comandante de las Fuerzas Marítimas del EPC, el vicealmirante Kim Chang Guk, comisario político del mismo tipo de ejército, y otros mandos militares y políticos de la comandancia, los jefes de las flotas del Mar Este y el Oeste y de sus flotillas a la superficie y submarinas y los mandos de las unidades de operaciones especiales.

Se realizó un desfile de la Guardia de Honor de las Fuerzas Marítimas del EPC.

El estimado camarada Kim Jong Un tomó junto con los comandantes principales de las fuerzas navales una foto de recuerdo de la visita, digna de ser registrada en la historia de construcción del ejército.

En la casa de militares de la unidad, se reunió con los oficiales y soldados navales.

Él pronunció un discurso programático tras entregar, en representación del Partido y el Gobierno, un cesto de flores que refleja las cordiales felicitaciones y saludo militante a todos los oficiales y soldados valientes de las fuerzas marítimas populares que celebran su fiesta.

Aprovechando esta visita a la Comandancia de las Fuerzas Marítimas en ocasión del día de éstas, quisiera entregar un cesto de flores, por el encargo de nuestro Partido y gobierno, para extender cordiales felicitaciones a todos los oficiales y soldados de nuestra marina de guerra.

Reciban mi saludo militante todos los oficiales y soldados de las fuerzas navales que este momento también, defienden fidedignamente la soberanía, integridad territorial y la paz de la República Popular Democrática de Corea flameando en alto los estandartes de sus buques de guerra que atesoran los méritos.

Hago extensivo mi cordial saludo también a las parejas de los oficiales de fuerzas navales que junto con los marineros, dedican todo su afecto y devoción a la defensa de las aguas marítimas jurisdiccionales.

A partir de las demandas históricas y prácticas, nuestro país marítimo, rodeado de mar por tres lados, tuvo siempre esta tarea indispensable para la defensa del Estado y la construcción militar: el fortalecimiento de la marina de guerra.

Históricamente, se extendieron principalmente por el mar las garras de agresión a nuestro país, por lo cual nuestro pueblo se vio obligado a sufrir martirios durante largo tiempo.

Pero, el 28 de agosto de 1949, aquel día histórico de hace ahora 74 años, declaramos por fin la fundación de la flota que marcó el inicio solemne de la historia de orgullosas fuerzas navales y desde entonces, recorrimos un trayecto brillante de formación de las mismas que cumplen hasta la fecha un papel grande e importante en defender la tranquilidad del país.

En la sagrada historia de nuestro Ejército Popular que desde el día de su fundación hasta hoy, viene defendiendo fidedignamente la soberanía y la dignidad de la RPDC, están registrados los méritos excepcionales de las fuerzas navales, que continuan una trayectoria combativa llena de heroísmo y valentía, y resulta cada día más apreciado su desempeño en las teorías y prácticas militares en cambio veloz.

En la guerra moderna, este tipo de ejército es una fuerza combinada de combate que puede equiparse y operar diversos medios de golpe y hasta el disuasivo nuclear del Estado y, por lo tanto, es posible defender la seguridad del país si están bien preparadas sólo las fuerzas navales.

A partir de la importancia del papel de fuerzas marítimas y, sobre todo, de las peculiaridades geopolíticas de nuestro Estado, surgió hasta el dicho de que en el futuro, habrá que cambiar el orden de las fuerzas terrestres, marítimas y aéreas situando estas segundas en el primer lugar.

Les toca a ellas jugar el rol más importante en defender la soberanía, la dignidad y los intereses de desarrollo de la RPDC no sólo en el tiempo de emergencia sino también en lo adelante.

Para enterarme en el terreno de las prioridades para el fortalecimiento de las fuerzas navales que tienen capital importancia y asignar una serie de medidas importantes, inspeccioné hace poco la flotilla guardia no. 2 de buques a la superficie de la Flota del Mar Este y visité hoy la Comandancia de las Fuerzas Marítimas en vísperas de su fiesta.

Al ver a los confiables comandantes de las fuerzas marítimas quienes como defensores valientes del Partido y la revolución en el mar extenso, vienen navegando siempre por la ruta de fidelidad empuñando con convicción inconmovible el timón sin vacilar nunca ante las olas bravas, siento gran deseo de rendir homenaje a la sagrada historia de más de 70 años de las fuerzas navales del EPC.

Las fuerzas marítimas, nacidas de la nada con el espíritu indoblegable como su fuente de vitalidad, han coronado de victorias y milagros las décadas de la revolución con el temperamento y coraje de arremeterse sin ningún miedo a cualquier enemigo poderoso.

Su historia gloriosa de más de 70 años está llena del espíritu de sacrificio y lucha heroica de los marineros que pudieron defender el Estado y la revolución sólo con victoria.

Aunque no están equipadas con ultramodernos pertrechos y medios técnicos de combate, nuestras fuerzas navales realizaron méritos tan enormes que revisten mayor importancia que los hechos por otros tipos de ejército.

El mar que defienden ustedes, devino siempre el campo de enfrentamiento más violento con las fuerzas hostiles tanto en los tiempos de guerra y el posbélico como en el presente.

De ahí dependían la dignidad y honor de la patria y la victoria o derrota en combates navales determinaba siempre el desenlace del enfrentamiento que decidía el destino de la patria y el pueblo.

El enemigo con que se enfrentaron por primera vez y rivalizan permanentemente nuestros marineros es la fuerza muy poderosa que se jacta de su historia de batallas navales de ciento y decenas de años, pero ellos lucharon con más coraje y tenacidad sin retroceder ni una pulgada porque así se lograba la victoria de la patria.

Nuestros mares no estuvieron nunca en paz desde el cese de fuego hasta la fecha, pero se mantuvieron siempre limpios y azules gracias al ímpetu indoblegable y valentía de nuestros marineros que los defendieron firmemente como un recurso abundante y riqueza del Estado y el pueblo.

De veras, gracias a nuestras fuerzas navales, no hubo ningún espacio de intrusión para los agresores aunque nuestro mar es tan extenso que se pierde en el horizonte.

Se pone de relieve la imagen indoblegable de nuestras fuerzas navales, cada vez que la patria se enfrenta con un desafío grave y crisis, y flamea el orgulloso estandarte de ellas en los campos de batalla donde se ostenta la fama de la Corea heroica no en el tiempo de guerra sino en el de paz.

Se dieron a conocer ampliamente el carácter típico de nuestro Ejército Popular y la clave de su invencibilidad a través del denuedo de los marineros indoblegables, manifestado en la batalla desigual contra los piratas en superioridad numérica y de armamentos. Y la historia de victoria de las fuerzas navales que registran sólo los méritos sorprendentes para el mundo, da más gloria al largo trayecto de la construcción del ejército.

La fama de las fuerzas navales del EPC simboliza el coraje y convicción de nuestro pueblo indoblegable y está inscrita como el honor de defensor no.1 de nuestro Partido y la revolución.

La invencibilidad debe ser la meta invariable de nuestras fuerzas navales y el honor de la patria debe estar en el futuro también al lado de los méritos de los marineros.

Presento como tarea suprema de las fuerzas navales desarrollarlas como poderoso tipo de ejército que puedan cumplir perfectamente su misión histórica, o sea, la defensa de aguas territoriales y los preparativos para la guerra revolucionaria.

El VIII Congreso de nuestro Partido presentó la tarea combativa de fortalecer y desarrollar nuestras fuerzas revolucionarias como verdadero cuerpo armado del Partido con ideología única y como el sofisticado y moderno, y mejorar rápida y trascendentalmente la modernidad y combatividad de la marina de guerra, de acuerdo con las demanda de la revolución en desarrollo y la seguridad nacional y con nueva tendencia mundial de desarrollo militar.

Lograr el desarrollo vertiginoso de las fuerzas navales se presenta como asunto muy urgente también si se toma en cuenta la intención agresiva de los enemigos y el carácter de sus acciones militares de los últimos tiempos.

Yoon Suk Yeol, Joe Biden y Fumio Kishida el 18 de agosto en Camp David

En estos tiempos, el imperialismo norteamericano despliega de una manera casi permanente los armamentos estratégicos nucleares en las aguas periféricas de la Península Coreana por una parte y, por la otra, desarrolla ahí más acaloradamente que nunca los ejercicios navales conjuntos con sus seguidores.

En la reciente reunión de los cabecillas de gángsteres de EE.UU., Japón y la “República de Corea”, publicó la realización periódica de los entrenamientos militares tripartitas de diferentes tipos y procedió al cumplimiento de este plan.

Debido a las imprudentes acciones conflictivas de EE.UU. y otras fuerzas hostiles, las aguas marítimas de la Península Coreana se convirtieron en la zona donde está concentrado mayor número de pertrechos bélicos en el mundo y persiste el más delicado peligro de guerra nuclear.

La situación actual exige a nuestras fuerzas navales que mantengan en todo momento la disposición de guerra al hacer todo lo posible por completar los preparativos de guerra y se encuentren listas para implementar la estrategia militar de la Comandancia Suprema frustrando la intención de guerra de los enemigos en el tiempo de emergencia.

Para este fin, resulta también lo más importante la extraordinaria combatividad de los comandantes y soldados que considerando honrados la misión y deber de defender el mar, que les ha concedido la patria, están dispuestos a luchar con valentía para aniquilar a los enemigos.

Por supuesto, a estas alturas, hay que lograr al paralelo el crecimiento técnico-militar y darle importancia en el cumplimiento de la misión de nuestras fuerzas marítimas, pero lo más prioritario e importante es mantener con firmeza y multiplicar las ventajas política-morales y las ideológicas de nuestro ejército porque como ha probado la historia, el combate es un enfrentamiento ideo-espiritual.

Si somos fuertes en lo ideológico, no se atreverán a atacarnos los enemigos.

El elevado sentido ideo-espiritual de nuestros marineros es lo que temen las prepotentes flotillas de buques agresores y les disuade de invadir las aguas jurisdiccionales de nuestro país, aunque ellas deambulan por todos los océanos del mundo si les da la gana. Y confiando absolutamente en esto, nuestros habitantes se dedican sin ningún reparo a la producción y construcción por la prosperidad.

Instruyo lograr al mismo tiempo el desarrollo técnico-militar en lo equivalente a la superioridad ideo-política para elevar trascendentalmente el carácter moderno y la combatividad de la marina de guerra al dar más acicate a la modernización de sus armamentos.

Según la política de ampliación de los usos de armas nucleares tácticas, las unidades de diferentes tipos de ejército recibirán los equipos bélicos con increíble poder destructivo y precisión, nuestras fuerzas marítimas serán en lo adelante un digno componente del disuasivo nuclear del Estado que tiene la capacidad de cumplir la misión de ataque estratégico.

Es prioritario establecer con más firmeza el sistema de mando único del Comité Central del Partido sobre todas las fuerzas navales en la empresa de desarrollarlas cuanto antes como poderoso tipo de ejército que esté preparado perfectamente para la guerra.

El reforzamiento de este sistema es la base y garantía fundamental del desarrollo de ellas. Hay que tener siempre presente que la combatividad de las fuerzas marítimas, que pueden cumplir su misión movilizándose más rápida y exactamente a la orden del Comité Central del Partido, se prepara sobre la base del espíritu de fidelidad y obediencia absolutas.

Todos los órganos partidistas y políticos de ellas han de concentrarse en la tarea de preparar a todos los oficiales y soldados como los capaces de navegar exactamente por la ruta indicada por el Partido en el mar extenso sin ninguna señal ni guía y de aniquilar perfectamente en el tiempo determinado el blanco de ataque, señalado por el CC del Partido.

Lo fundamental del incremento de la capacidad combativa de las fuerzas marítimas es mantener siempre con seguridad la superioridad del poderío ideo-espiritual y, por consiguiente, priorizar el armamento espiritual de todos los oficiales y soldados.

La guerra es más el enfrentamiento entre las ideas, ideales y morales que el técnico y de equipos.

Por mucho que se alteren nuestras fuerzas y modo de cumplimiento de guerra y las formas de acción militar del enemigo, nunca se cambiarán nuestro método de batalla y tradición de victoria, basados en la superioridad ideo-política y la espiritual y moral.

Lo que necesita realmente en el campo de combate no es la superioridad numérica y técnica de los pertrechos bélicos sino el predominante poderío ideo-espiritual de los militares que los manejan, lo cual es la filosofía revolucionaria del heroico EPC y su típica doctrina de guerra.

En nuestras fuerzas marítimas debe reinar sólo el credo de que para el uniformado armado del espíritu indoblegable, no habrá ningún enemigo y batalla que no pueda vencer, y es importante continuar firmemente tal tradición típica sin ceder ni un paso ni el menor desvío.

Especialmente, hay que esforzarse por asimilar el espíritu heroico de las generaciones anteriores. En los estandartes de las gloriosas fuerzas navales de Corea, brilla como noble ejemplo el indoblegable espíritu combativo que grabaron con sangre y vida los héroes Kim Kun Ok y Chae Jong Bo y otros marineros valientes de las generaciones antecesoras.

Es preciso hacer que todos los oficiales y soldados de la marina de guerra pasen los días del servicio militar esforzándose conscientemente por dar continuidad al gran espíritu marinero de los héroes de la generación anterior sintiéndose estimulados por los méritos de éstos grabados en los gloriosos estandartes militares y de buques de guerra que aquéllos ven todos los días y momentos.

Todos ellos deben aprender y centuplicar el indoblegable espíritu combativo de sus antecesores y seguir glorificando así el honor de las fuerzas marítimas revolucionarias que han logrado sólo victorias frustrando la fanfarronada de los enemigos con la idea firme y excelentes rasgos morales.

Los combatientes valientes del mar, que cumplen cualquier cosa con brío y magnanimidad en cualquier momento y lugar, han de consolidar la unidad camaraderil y superar cualquier obstáculo y dificultad con la solidaridad y audacia de la heroica marina de guerra, que comparte la vida y la muerte.

Así deberán cumplir fielmente la misión y deber asumidos ante el Partido, la revolución, la patria y el pueblo.

La llave para mejorar vertiginosamente la combatividad de las Fuerzas Marítimas del EPC está en impulsar con vigor la modernización de armamentos y, al mismo tiempo, realizar de manera sustancial los ejercicios prácticos en un ambiente de combate real.

Es necesario armar bien a los oficiales y soldados de las unidades y subunidades de todos niveles con autóctonos métodos de combate naval y submarino de nuestro Partido y prestar atención a idear y establecer nuevos proyectos estratégico-tácticos que permitan enfrentarse a las modalidades de combate naval y a los métodos de guerra de agresión de los enemigos que se cambian en el momento actual.

Al tiempo de prestar atención al mantenimiento de las especificaciones iniciales y los preparativos de movilización de los buques, armas y equipos técnicos de combate de que se disponen actualmente, el sector de entrenamiento ha de proponerse las metas cada vez más elevadas y organizar y ejecutar de diversas maneras y con objetivos claros los ejercicios de movilidad asemejados en todo lo posible al combate real, en el principio de mejorar notablemente la capacidad combativa para poder doblegar con seguridad las cada vez más graves acciones provocativas de guerra nuclear de las tropas agresoras norteamericanas y los ejércitos de sus seguidores.

Todos los oficiales y soldados de las Fuerzas Marítimas deben cumplir el servicio de guardia de diferentes tipos como la marítima con alta tensión y la conciencia de que la seguridad y la paz de las aguas jurisdiccionales de la RPDC dependen de la fuerza y empeño de sí mismos, y asegurar así por vía militar la prosperidad de la patria y la tranquilidad y felicidad del pueblo.

Granja Invernadero de Ryonpho, construida en gran parte por oficiales y soldados de las fuerzas navales, finalizada en octubre de 2022

El estilo revolucionario y temperamento de los marineros, que apoyan con fidelidad la causa del Partido y aman cálidamente la patria, se manifiestan plenamente también en los campos de la construcción socialista causando la admiración de los habitantes.

Como siempre, ellos deben recompensar con lealtad la confianza y esperanza del partido y el pueblo.

Me siento más orgulloso de nuestras fuerzas marítimas.

Gracias a los marineros dispuestos a luchar sacrificando su juventud y vida sin arrepentirse ni escatimar por la tranquilidad de la patria y del mar patrio, nuestras fuerzas navales son las de flor y nata y sobresalen tanto en la combatividad como en el heroísmo.

Deseo que sean un orgulloso colectivo militar revolucionario que cumpla el papel nuclear y vanguardista no sólo en la defensa del mar territorial de la patria sino también en la construcción socialista y logre resultados más excelentes y fructíferos.

¡Todos los oficiales y soldados de las fuerzas navales!

Creo que ustedes consolidarán sanos la unidad monolítica y abrirán sin falta la era de esplendor de las fuerzas marítimas del tipo Juche librando una lucha ardua por la prosperidad eterna de la RPDC y la felicidad del pueblo.

Luchemos todos valiente y tenazmente hasta el final por alcanzar nuevos éxitos en la preparación de la guerra revolucionaria para lograr la reunificación de la patria y por seguir demostrando patentemente la superioridad de la heroica marina de guerra popular y hacer más valioso este honor.

¡Viva las fuerzas marítimas del heroico Ejército Popular de Corea!

Terminado el discurso del Comandante Supremo, todos los participantes vitorearon con gran emoción por vivir el momento histórico de inicio de la nueva época de fortalecimiento de las fuerzas navales y con la firme decisión de continuar de generación en generación la tradición de victoria de las heroicas fuerzas marítimas populares.

El Comandante Supremo volvió a felicitar la fiesta de los marineros respondiendo a las aclamaciones de la multitud.

Guiado por el comandante de las Fuerzas Marítimas, él se dirigió al puesto de mando operacional. Recibió el parte del comandante sobre la situación de los movimientos enemigos y el estado operacional de las fuerzas navales.

Recorrió varios componentes del puesto de mando operacional cerciorándose del estado de informatización de esta actividad militar y del manejo de circunstancias.

Luego de escuchar el informe del comandante sobre el plan de operaciones navales, presentó las autóctonas orientaciones operacionales y tácticas de las fuerzas navales para doblegar y expulsar de manera tajante a los enemigos mediante la ofensiva preventiva y rotunda tomando siempre la iniciativa en cualquier conflicto armado y guerra inesperados, conforme al intento estratégico y táctico del Comité Central del Partido.

Acto seguido, presenció un partido de voleibol entre el equipo de las fuerzas navales y el de las aéreas, efectuado con motivo de la fiesta de las primeras. El gimnasio estuvo caldeado por el júbilo y optimismo de los jugadores e hinchas por entablar un juego deportivo en presencia del entrañable Comandante Supremo. En el partido reñido, el equipo de fuerzas navales venció a su rival.

El estimado camarada Kim Jong Un se fotografió junto con los oficiales y soldados de la Comandancia de Fuerzas Marítimas del EPC con motivo del día de éstas.

Todos los participantes expresaron agradecimiento al gran maestro y padre generoso quien aunque está muy ocupado de los asuntos partidistas y estatales, estuvo todo el día con ellos presentándoles la guía programática para fortalecer y desarrollar la marina de guerra como poderosa tropa del tipo Juche e iluminándoles la ruta siempre victoriosa dispensando grandes favores y confianza.

El estimado camarada Kim Jong Un expresó la gran esperanza y convicción de que todos los oficiales y soldados de las Fuerzas Marítimas del EPC tomarán la perfecta disposición de guerra levantando más alto la consigna combativa “¡Esperamos sólo la orden de salida del Partido!” y conservando la fe y seguridad de poder doblegar de manera aplastante a cualquier enemigo poderoso, de manera que se creara otro mito de victoria de las heroicas fuerzas marítimas cuando llegue el momento de batalla final.

Terminada la filmación, se hicieron ecos en el cielo de agosto los gritos de “Kim Jong Un” y “Defensa a ultranza” que pronunciaban los marineros con la voluntad de cumplir a riesgo de la vida la orden del Comité Central del Partido y hundir en aguas marítimas a todos los enemigos que se atrevan a invadir el sagrado mar territorial de la patria, aunque sea una pulgada.

El Comandante Supremo estimuló cordialmente a los fidedignos oficiales y soldados navales que se encontraban dispuestos a defender firmemente el mar de la querida patria continuando el gran espíritu marinero de las generaciones anteriores.

Todos ellos tomaron la firme decisión de prepararse como vanguardias de defensa nacional y combatientes aguerridos del mar conservando en el alma el afecto excepcional y la fraternidad del Comandante Supremo.

Las Fuerzas Marítimas del EPC despidieron con máximo respeto al Comandante Supremo quien terminó la visita de felicitación a la comandancia de ellas.

Esta visita del estimado camarada Kim Jong Un se registrará en la historia de construcción de las autóctonas fuerzas armadas revolucionarias como un hito de viraje trascendental para el fortalecimiento de las fuerzas navales.

El estimado camarada Kim Jong Un ofreció por la noche un banquete por el Día de Fuerzas Marítimas del Ejército Popular de Corea.

Fueron invitados a la recepción el almirante Kim Myong Sik, comandante de las Fuerzas Marítimas del EPC, y el vicealmirante Kim Chang Guk, comisario político de las mismas, y otros mandos militares y políticos de la Comandancia de las Fuerzas Armadas, los jefes de las Flotas de los Mares Este y Oeste y de sus flotillas de la superficie y submarinas, así como los comandantes de las unidades de operación especial.

Estuvieron presentes también los miembros del Presidium del Buró Político del CC del PTC, Jo Yong Won y Ri Pyong Chol, y otros cuadros del Partido y el gobierno.

Pronunció el discurso de la ocasión el mariscal del EPC, Pak Jong Chon.

Pak se refirió al mundo de gran amor y afecto del Comandante Supremo quien realizó una visita de felicitación a la Comandancia de las Fuerzas Marítimas con motivo de esa efeméride significativa e infundió el ímpetu de victoria y fuerza a los oficiales y marineros pasando todo el día con ellos.

Las horas felices e inolvidables de hoy testimonian la gran confianza y esperanza del Comandante Supremo quien desea que todos los oficiales y soldados de la marina de guerra sean generales patrióticos y héroes vencedores de que se enorgullezcan la patria y el pueblo, dijo y llamó a todos los oficiales de mando a mantener siempre el honor de la brigada de choque del CC del Partido.

Propuso cortésmente brindar por la buena salud del estimado compañero Kim Jong Un, quien preparó la garantía para que las Fuerzas Marítimas del EPC marchen por la única ruta de victoria siendo fuerzas medulares y principal tipo de ejército de la RPDC.

El Secretario General expresó profundo agradecimiento y sostuvo un diálogo cordial con los fidedignos comandantes de las fuerzas navales.

Apuntó que deben continuar con más pureza y dignidad la historia de victoria, alcanzada en la más encarnizada confrontación con las fuerzas hostiles que tratan de atentar y ultrajar la soberanía y prestigio de nuestro Estado, y añadió que cuando el firme espíritu marinero defienda las sagradas aguas jurisdiccionales de la patria, éstas se quedarán tranquilas y todas las cosas de este territorio brillarán como patrimonios valiosos siendo investidas del honor eterno.

En la sede de banquete se vieron las escenas emocionantes que hacían conocer los lazos fraternales entre el gran General Insigne y los pilares de fuerzas navales que comparten el propósito y la vida y muerte en la sagrada empresa por el país próspero y el ejército poderoso.

Los comandantes de fuerzas navales redoblaron la voluntad de trabajar con total entrega por el futuro maravilloso y el fortalecimiento incesante de las Fuerzas Marítimas de la RPDC, glorificadas con la fama eterna de nuestro Estado y ejército, conservando las muestras de amor y confianza de ese día como honor de toda la vida.

ACNC

Descubre más desde KFA Euskal Herria

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo