La República Popular Democrática de Corea se mantiene firme y sin cambios en su determinación de defender el bienestar de su pueblo, discurso de su Embajador ante la ONU

Declaración de Kim Song, Embajador y Representante Permanente de la República Popular Democrática de Corea ante las Naciones Unidas en el debate general del 78º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 26 de septiembre de 2023, en su sede en Nueva York.

Señor presidente,

Señor Secretario General,

Distinguidos representantes,

Permítame, en primer lugar, felicitarlo, Sr. Dennis Francis, por su elección como Presidente del 78º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Estoy seguro de que su competente dirección hará que este período de sesiones tenga un excelente éxito.

También quisiera agradecer al Sr. Csaba Korösi, Presidente del 77º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, por sus activos esfuerzos dedicados a asegurar el éxito del anterior período de sesiones.

Señor presidente,

La paz, la prosperidad, el progreso y el desarrollo son los principales propósitos de la fundación de las Naciones Unidas y siguen siendo, como siempre, un deseo invariable de la humanidad.

Gracias a los esfuerzos conjuntos de la comunidad internacional, se pone fin a la emergencia de salud pública mundial. Sin embargo, el mundo aún no se ha liberado de la inestabilidad sociopolítica provocada por la maligna crisis pandémica de la COVID-19.

Este año, un clima anormal propenso a desastres, como El Niño, provocó temperaturas extremadamente altas, sequías, incendios forestales destructivos y lluvias torrenciales en muchos países y regiones del mundo, lo que provocó enormes pérdidas humanas y materiales. Nos recuerda una vez más que el cambio climático es una tarea común apremiante ante la cual ya no debemos permanecer indiferentes.

Para empeorar las cosas, algunos Estados miembro de la ONU están instigando la confrontación entre bandos y la formación de bloques en aras de la hegemonía y el beneficio propio. Debido a su comportamiento prejuicioso, los conflictos y el derramamiento de sangre entre naciones, fuerzas, etnias y sectas religiosas continúan sin cesar en el ámbito internacional.

Para que la humanidad logre con éxito los objetivos de la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030 afrontando todas estas crisis y desafíos, debemos buscar formas y medios correctos para resolver los problemas, defendiendo al mismo tiempo el multilateralismo en torno a las Naciones Unidas y promoviendo la unidad y la cooperación entre los países sobre la base del derecho internacional y principios fundamentales que rigen las relaciones internacionales.

Señor presidente,

Este año, la República Popular Democrática de Corea (RPDC) celebró su 75º aniversario de fundación.

Al recordar los 75 años de historia de la RPDC, que ha salvaguardado firmemente la dignidad y la soberanía del país y de la nación y ha sentado bases sólidas para el respeto de sí mismo y la prosperidad incluso frente a múltiples pruebas y desafíos, nuestro pueblo está firmemente convencido de su futuro próspero para ser más poderoso.

Los desafíos y pruebas de diversos tipos que afrontó el mundo en los últimos años crearon también innumerables penurias y dificultades para la RPDC.

Pero el gobierno de la RPDC logró uno tras otro éxitos alentadores, progresistas y orgullosos en todos los sectores, incluida la construcción económica y la mejora del nivel de vida del pueblo, superando las dificultades por iniciativa propia con esfuerzos positivos.

A medida que la enfermedad maligna muta en nuevas variantes con alta transmisión y evasión de inmunidad y continúa amenazando la existencia y el desarrollo de la humanidad, controla y gestiona la situación antiepidémica de manera estable, basándose en una política antiepidémica científica y transparente y la fuerte unidad de acción voluntaria de todo el pueblo

También está acelerando el desarrollo de la capacidad estatal antiepidémica para contrarrestar con éxito cualquier futura crisis de salud de manera proactiva.

Ha realizado esfuerzos considerables para desarrollar todos los sectores del país de manera simultánea y equilibrada. Así, todos los sectores de la construcción económica muestran una clara tendencia de crecimiento y el sector agrícola abrió una perspectiva para una producción estable y creciente incluso en condiciones climáticas desfavorables.

Proporcionar al pueblo condiciones de vida prósperas y civilizadas es el principio supremo que rige las actividades del Partido de los Trabajadores de Corea y del gobierno de la RPDC.

Inauguración de 10.000 viviendas en Hwasong

Su política de priorizar a las personas ha garantizado que, al igual que el año pasado, los trabajadores comunes y corrientes reciban gratuitamente numerosas viviendas modernas y que todos los niños de las guarderías y jardines de infancia reciban diariamente productos lácteos a expensas del Estado por el sistema ordenado bien establecido.

El gobierno de la RPDC ha realizado esfuerzos dinámicos para hacer frente al cambio climático cada vez peor y a las condiciones climáticas anormales propensas a desastres. Como resultado, se promueve poderosamente la protección y mejora de la tierra y el entorno ecológico del país a escala nacional, y se establecen las bases materiales y técnicas necesarias para desarrollar la resiliencia del Estado contra los desastres desde una perspectiva de largo plazo.

Los logros alcanzados en materia de desarrollo económico nacional y mejora de los medios de vida del pueblo, incluso en medio de duras condiciones, son un precioso fruto de los esfuerzos patrióticos y devotos de todo el pueblo coreano, que se esfuerza por lograr un futuro feliz para sí mismo y para la posteridad a fuerza de autosuficiencia y autodesarrollo.

Señor presidente,

Para el pueblo coreano que aspira a lograr perfecta y sustancialmente los grandes objetivos de la prosperidad nacional general, el primer y más importante requisito hoy es defender el entorno de seguridad y los intereses de desarrollo del Estado.

Sin embargo, las prácticas prepotentes y arbitrarias de algunos estados miembro de la ONU han creado una situación infeliz en la península de Corea este año que va en contra del tema de la actual sesión orientado hacia “paz, prosperidad y progreso para todos”.

Maniobras aéreas EEUU-Surcorea con dos bombarderos estratégicos B-1 del Pentágono

Debido a la imprudente y continua histeria del enfrentamiento nuclear por parte de Estados Unidos y sus fuerzas seguidoras, el año 2023 ha sido registrado como un año extremadamente peligroso en el que la situación de seguridad militar en la península de Corea y sus alrededores se acercó al borde del colapso, de la guerra nuclear.

Desde principios de año, Estados Unidos y la “República de Corea” (“RC”) hicieron histéricos comentarios de confrontación como “fin del régimen” y “ocupación de Pyongyang”, en flagrante violación de los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas. Realizaron uno tras otro ejercicios militares conjuntos de mayor escala y de naturaleza claramente agresivas a nuestras puertas, incluidos el “Escudo de la Libertad”, el “Ssangryong”, el “Taladro Conjunto Combinado de Aniquilación por Fuego” y el “Escudo de la Libertad Ulchi”.

Después de crear en abril el llamado “Grupo Consultivo Nuclear”, comprometido con la planificación, operación y ejecución de un ataque nuclear preventivo contra la RPDC, Estados Unidos está pasando ahora a la etapa práctica de hacer realidad su siniestra intención de provocar una guerra nuclear mediante enviando con frecuencia submarinos nucleares estratégicos y bombarderos nucleares estratégicos que portan armas nucleares dentro y alrededor de la península de Corea por primera vez en décadas.

La formación de la alianza militar tripartita entre Estados Unidos, Japón y la “RC” también ha puesto en práctica su ambición largamente buscada de una “versión asiática de la OTAN”, introduciendo así una estructura de “nueva guerra fría” en el noreste de Asia.

Señor presidente,

La peligrosa situación actual en la península de Corea se puede atribuir a que Estados Unidos intenta hacer realidad su ambición de hegemonía por todos los medios, sobreestimando sus poderes. Pero la debida responsabilidad también recae en las actuales fuerzas gobernantes de la “RC” que intentan imponer el flagelo de una guerra nuclear a la nación, obsesionadas con las políticas pro-estadounidenses de sumisión y enfrentamiento fratricida.

Hace tan sólo unos días, en este mismo lugar, Yoon Suk Yeol denunció injustificadamente nuestras medidas justas y legítimas para mejorar las capacidades de defensa nacional e incluso llegó a hacer comentarios provocativos sobre el desarrollo normal de las relaciones de cooperación entre nuestros vecinos amigos.

Yoon Suk Yeol, Joe Biden y Fumio Kishida el 18 de agosto en Camp David

El desarrollo de relaciones igualitarias y recíprocas entre estados soberanos independientes no es un tema en el que la “RC” pueda interferir, ya que la “República de Corea” no es más que una colonia de los EE.UU. Desde que el actual “gobierno” títere llegó al poder, toda la zona de la “RC” se convirtió literalmente en una colonia militar de los EE.UU., un polvorín de guerra y un puesto militar de avanzada, debido a su política aduladora y humillante de depender de fuerzas externas y la península de Corea se encuentra en una situación de tensión con un peligro inminente de estallido de la guerra nuclear.

Los actos imprudentes de Estados Unidos y sus fuerzas seguidoras están ejerciendo un impacto irreversiblemente destructivo en la situación político-militar y la estructura de seguridad regional, al tiempo que llevan la situación de la península de Corea a un conflicto armado real. Dadas las circunstancias imperantes, se requiere urgentemente que la RPDC acelere aún más el desarrollo de sus capacidades de autodefensa para defenderse de manera inexpugnable.

Es muy natural que cuanto más se intensifiquen los imprudentes movimientos militares y las provocaciones de las fuerzas hostiles que amenazan la soberanía y los intereses de seguridad de nuestro Estado, más aumentarán en proporción directa nuestros esfuerzos por mejorar las capacidades de defensa nacional.

La RPDC se mantiene firme y sin cambios en su determinación de defender firmemente la soberanía nacional, los intereses de seguridad y el bienestar del pueblo contra las amenazas hostiles del exterior.

Estados Unidos y sus fuerzas seguidoras deben mirar hacia atrás y considerar las consecuencias de las hostilidades cometidas hasta ahora, que empañan la imagen de nuestro Estado e infringen gravemente nuestra seguridad y nuestros intereses fundamentales, y tomar la decisión correcta al juzgar cuál sería el resultado final.

Señor presidente,

El camarada Kim Jong Un, Presidente de Asuntos Estatales de la República Popular Democrática de Corea, dijo:

No debemos tolerar las medidas de agresión y guerra de los imperialistas contra naciones soberanas; en cambio, deberíamos luchar para protegernos del peligro de guerra y defender la paz y la seguridad globales.

Ahora Estados Unidos está juzgando arbitrariamente a otros países por sus valores hegemónicos unilaterales. Y les está imponiendo una confrontación entre bandos, creando profundas divisiones y conflictos entre los Estados.

Mientras Estados Unidos busca una colusión político-militar a una escala sin precedentes para supuestamente cimentar una alianza y revivir y expandir en todo el mundo un bloque militar tan agresivo como la OTAN, cuyos días están contados, el mundo se enfrenta ahora a la peor crisis de seguridad después de la Segunda Guerra Mundial.

No se puede decir que ningún país o región del mundo esté seguro mientras existan actos prepotentes de fuerzas dominacionistas que representen una amenaza para la seguridad de otras naciones, mientras planean e incitan a enfrentamientos sangrientos, golpes de Estado y guerras en diferentes partes del planeta, en pos de su hegemonía y expansión.

La realidad actual exige urgentemente que la ONU se adhiera estrictamente a los principios de imparcialidad y objetividad y cumpla responsablemente su misión y papel consagrados en la Carta de la ONU, de conformidad con su misión de salvar el presente y el futuro de la humanidad del flagelo de la guerra y realizar la justicia internacional.

La cuestión que debe abordarse antes que nada en las actividades de la ONU es garantizar que no se permita que el Consejo de Seguridad (CSNU) sea utilizado como instrumento de fuerzas específicas para perseguir sus propósitos geopolíticos, sino que observe estrictamente los principios de objetividad, imparcialidad y equidad, como corresponde su gran responsabilidad en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales.

Fue hace sólo un mes cuando el Consejo de Seguridad de la ONU convocó vergonzosamente reuniones para debatir como puntos separados de la agenda el derecho legítimo al lanzamiento de un satélite y la “cuestión de derechos humanos” de la RPDC, un estado miembro de pleno derecho de la ONU.

No es más que un insulto al espíritu de la Carta de las Naciones Unidas y una negligencia deliberada de su misión que el CSNU haya puesto sobre la mesa el derecho justo e independiente de un Estado soberano y haya cuestionado infundadamente la situación de los derechos humanos de un país individual.

No tiene ninguna relevancia con su mandato de mantener la paz y la seguridad internacionales. Por el contrario, el CSNU nunca ha expresado preocupación por los nefastos ejercicios de guerra nuclear de Estados Unidos y sus fuerzas seguidoras contra la RPDC y el continuo despliegue de activos estratégicos, que claramente constituyen una amenaza a la paz y la seguridad de la península de Corea y el resto del mundo.

Desafiando las fuertes protestas y críticas de la comunidad internacional, Japón finalmente descargó agua contaminada nuclearmente en el océano, causando así daños irreparables a la seguridad de la humanidad y al medio ambiente ecológico marino. Sin embargo, el Consejo de Seguridad guarda silencio y, además, algunos miembros permanentes ni siquiera dudan en recurrir a actos irresponsables para instigarlo.

El fracaso del Consejo de Seguridad en cumplir con su deber y responsabilidad inherentes de defender la paz y la seguridad globales tiene su causa fundamental en el comportamiento injusto y de doble rasero de Estados Unidos y algunos estados miembros de la ONU que le obedecen.

Si el Consejo de Seguridad no observa los principios de igualdad soberana y respeto a la soberanía consagrados en la Carta de las Naciones Unidas, nunca estará a la altura de su reputación de representante de la voluntad general de los Estados miembros de las Naciones Unidas y, en cambio, sólo se ganará el vergonzoso nombre del “cuarto interior” de EE.UU.

Para evitar la prepotencia y la arbitrariedad de fuerzas específicas, incluido Estados Unidos, en el Consejo de Seguridad, es esencial reformar la estructura irracional de sus miembros liderada por Occidente y, con este fin, ampliar y fortalecer la representación de los países en desarrollo que hacen la mayoría absoluta de las Naciones Unidas.

El Consejo de Seguridad también debería poner fin a los actos de desacreditar a los Estados soberanos, interferir en sus asuntos internos y fomentar la confrontación y la división presentando cuestiones perjudiciales para su misión y mandato.

La delegación de la RPDC aprovecha esta oportunidad para brindar pleno apoyo a Cuba que mantiene invariablemente la bandera del socialismo frente a las atroces sanciones, el bloqueo y el plan subversivo de los Estados Unidos.

También rechazamos y condenamos enérgicamente el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba, el genocidio económico de décadas y su designación como Estado patrocinador del terrorismo, y exigimos su retiro inmediato.

Al mismo tiempo, pedimos la retirada inmediata, completa e incondicional de todas las medidas coercitivas e injustificables contra Siria, Venezuela, Irán y otros países independientes. También expresamos nuestro invariable apoyo y solidaridad con el pueblo palestino en su justa causa para recuperar sus derechos nacionales legítimos, incluido el establecimiento de un Estado independiente con el este Al-Quds como su capital.

Señor presidente,

Distinguidos representantes,

La independencia, la paz y la amistad son las ideas de política exterior que la República Popular Democrática de Corea mantiene constantemente.

En el futuro, la RPDC también forjará unidad y cooperación con todos los países y naciones que aspiran a la independencia y aman la justicia, al tiempo que se oponen y rechazan la agresión, la intervención, la dominación y la subordinación, independientemente de las diferencias de ideas y sistemas. También ampliaremos y desarrollaremos intercambios diversificados y cooperación con países capitalistas que respeten a nuestro país y sean amigables con nosotros.

Gracias.

Descubre más desde KFA Euskal Herria

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo