V Conferencia Nacional de Madres de Corea llama a seguir conduciendo al comunismo a las nuevas generaciones

La historia y tradición orgullosas, creadas por las madres coreanas junto con los méritos valiosos de decenas de millones de hijas e hijos, cultivan la fuerza poderosa de la República Popular Democrática de Corea coronado con victorias y glorias y dan firme continuidad al linaje de la causa revolucionaria del Juche conduciendo al comunismo a nuevas generaciones.

Quedó inaugurada con solemnidad el 3 de noviembre en Pyongyang la V Conferencia Nacional de Madres bajo la atención solícita del Partido del Trabajo de Corea que quiere convertir a las madres coreanas en las más benditas y respetadas sin olvidar nunca los méritos de ellas que van fomentando la excelente tradición familiar y el estilo nacional de la Corea socialista con el cálido amor maternal y abnegación inagotable.

En la ocasión estuvieron presentes las madres que contribuyeron al incremento del poderío nacional y al desarrollo y prosperidad de la gran familia socialista al formar a sus hijos como dignos trabajadores del país, las progenitoras heroínas, las mujeres que criaron a los huérfanos como hijos propios y las funcionarias centrales y locales de la Unión Socialista de Mujeres de Corea.

El cónclave presentará las conductas loables reportadas entre las madres durante una década pasada desde la IV Conferencia Nacional de Madres y discutirá las tareas y remedios para hacer a las madres cumplir perfectamente su responsabilidad y papel asumidos ante la sociedad y la familia.

Salió a la tribuna el estimado camarada Kim Jong Un, Secretario General del Partido del Trabajo de Corea y Presidente de Asuntos Estatales de la República Popular Democrática de Corea.

En ese instante, todas las participantes pronunciaron estruendosas vivas acogiendo con lágrimas de emoción y gran veneración al gran padre que glorifica la vida modesta y común de las mujeres con el vocativo más noble “madre comunista” y les presenta como protagonistas verdaderas, que llevan adelante la época de la potencia muy digna, y como orgullo del Partido y el Estado.

El Secretario General expresó homenaje a las madres de todo el país quienes con su amor y cariño, dan colosal fuerza y vitalidad eterna a la revolución coreana considerando como inseparables el destino de la familia y el de la patria tanto en los días felices como en los penosos y aceptando como placer todos los sufrimientos por las generaciones venideras.

Tomaron asientos de la tribuna Kim Tok Hun, miembro del Presidium del Buró Político del Comité Central del PTC, vicepresidente del Comité de Asuntos Estatales y primer ministro de la RPDC, los miembros del Buró Político y secretarios del CC del PTC, Ri Il Hwan, Kim Jae Ryong y Pak Thae Song, y otros cuadros del Partido y Ejército, las madres heroínas, cuadros de las entidades de masas y las ramas interesadas y las madres que realizaron méritos excepcionales en la formación de generaciones venideras y la lucha por hacer poderosa y próspera la patria.

El estimado camarada Kim Jong Un pronunció el discurso de apertura:

“Participantes en la V Conferencia Nacional de Madres que están aquí presentes como representantes de 7 millones de madres de nuestra patria socialista, la República Popular Democrática de Corea;

Me siento muy emocionado por la alegría y el placer de reunirme en este lugar significativo con nuestras madres, objeto de mi invariable respeto y afecto.

Ante todo, quisiera aprovechar la oportunidad para rendirles el más cordial tributo a las madres que dedican todo su ser y hacen ingentes aportes al crecimiento de sus hijos y la prosperidad de la patria.

Un profundo sentimiento de sublimidad y reverencia me invade frente a las madres que en estos tiempos duros no habrán tenido un momento de sosiego y habrán trabajado sin tregua preocupándose por sostener al país y proteger a la familia con todo el amor.

¡La Conferencia de Madres! Con solo nombrarla todos añoramos a nuestras madres y alzamos la vista a ella con la emoción que nos produce la gratitud de su afecto.

¡Cuántos instantes de pesares habrán sufrido, por propia voluntad, antes de entrar con inusitado orgullo y honor en este local que hoy acapara la sincera bendición y respeto de todo el pueblo!

Son precisamente ustedes, las madres aquí presentes, quienes han hecho gala de su desprendimiento y sinceridad, sin esperar nada a cambio, en ese camino que ustedes mismas han optado llevando una sobrecarga insoportable en los frágiles hombros y que han venido corriendo hasta hoy afanándose para tener en todo momento una conciencia inmaculada, aunque a veces se sienten cansadas y agotadas.

No son sino ustedes, las amadas madres de nuestra patria, las personas fuertes que siempre superan dificultades con la risa sencilla, padeciendo a escondidas un sinfín de preocupaciones que tienen ocultas en el alma, y las que se nos antojan las más hermosas y excelentes del mundo por su noble mundo espiritual a pesar de que su belleza física se marchita con los padecimientos.

En los momentos difíciles evocamos primero a las madres quienes nos dieron a luz, de comer y de vestir y nos ayudaron a hacer pinitos.

Yo también evoco a ellas cada vez que me agoto en los quehaceres del Partido y Estado.

La entereza con que asumen cualquier trabajo duro por el crecimiento de los hijos me ha alentado e impulsado constantemente. La confianza que depositan en nuestro Partido aun en las situaciones difíciles, así como el coraje y la abnegación con que consagran la vida a la eterna prosperidad de la patria me han enseñado el deber de no claudicar bajo ningún concepto y me han infundido el inenarrable e ilimitado sentido de responsabilidad y ánimo.

Con su entrega, sacrificio, espíritu y fuerza, todas las madres del país han nutrido no meramente a sus respectivos hogares sino además el porvenir de la patria y como una fuerza motriz han defendido firmemente a nuestra gran familia socialista que está unida y que avanza con la virtud y el amor.

Las cercas pequeñas de sus hogares que cuidan con el celo patriótico sostienen firmemente al país como piedra angular, razón por la cual la gran familia socialista se consolida y nuestra patria se fortalece cada día más.

Este es un mérito imperecedero que las madres coreanas han realizado ante el Partido, la revolución y la patria.

El presente evento es una tribuna de infinito honor y felicitación destinada a entregar a las patrióticas y leales madres coreanas el laurel de todas las victorias alcanzadas por nuestro Partido y el Estado en la marcha de la nueva época, así como un festival político que una vez más pone de manifiesto la justeza y el resplandeciente porvenir de nuestra causa que venera y prioriza a las madres y las generaciones venideras, representantes del futuro de la patria.

En esta significativa ocasión extiendo, en nombre del Comité Central del Partido y el gobierno de la República, los saludos de infinita gratitud y felicitación a las madres aquí presentes y a todas las demás coreanas que en todas las latitudes del país cultivan la dicha hogareña y el futuro de la patria con su fervoroso amor y afecto y callada devoción.

De igual modo transmito mi más sincero agradecimiento y estímulo a las madres coreanas que en el extranjero se dedican en cuerpo y alma a darle continuidad a la estirpe de la nación y el patriotismo y que en estos instantes siguen con atención esta magna cita de madres que celebramos en la capital de la patria.

¡Queridas madres!

Con el desarrollo y la civilización de la sociedad se elevan la posición y el papel de las mujeres y estas hacen aportes cada vez mayores al poderío nacional y el avance de la revolución.

Actualmente, hay una gran demanda social de la mano de las madres.

Formar bien a nuestros hijos firmes continuadores de la revolución, acabar con los fenómenos no socialistas últimamente frecuentes y fomentar la armonía familiar y la unidad social, implantar un sano ambiente de vida cultural y moral y hacer prevalecer virtudes y rasgos comunistas de ayudarse y guiarse mutuamente, evitar la disminución de la natalidad y criar y educar bien a los infantes, son todas las faenas domésticas que incumben a todos nosotros y que debemos resolver en colaboración con las madres.

Tanto en vista de la posición y el papel de la madre en el hogar y la sociedad como de los problemas actuales que encaran nuestro Estado y revolución, el Comité Central del Partido considera esta conferencia tan importante como el congreso o pleno del Partido.

La presente dará a conocer los ejemplos positivos de las madres en más de diez años después de su última edición y abordará tareas y vías que las ayuden a cumplir con su responsabilidad y papel ante la sociedad y la familia.

Cuenta con la participación de cerca de 10.000 madres incluyendo a las madres que tienen numerosos hijos, que han adoptado a huérfanos y los han ubicado en importantes puestos de la defensa nacional y la construcción socialista, que han formado a sus hijos como beneméritos y talentos, que han hecho aportes excepcionales a la sociedad y la colectividad laborando en un mismo oficio durante varios decenios, así como cuadros de las organizaciones de la Unión de Mujeres de las instancias central y locales.

Confiando en que la cita será un motivo trascendental para que todas las madres, bien conscientes de la misión de la época y los deberes revolucionarios, dediquen todo su ingenio, fuerza y pasión a la causa patriótica por el triunfo de nuestro socialismo, declaro inaugurada la V Conferencia Nacional de Madres.”

Escuchando con emoción las palabras llenas de afecto y confianza del padre generoso quien inviste de máximo honor la conciencia limpia y esfuerzos desinteresados que realizaron las mujeres en el trayecto por la prosperidad de la patria, todas las participantes le aclamaron con la voluntad de trabajar con abnegación por el crecimiento excelente de las generaciones venideras y el futuro prometedor de la patria, en acato al noble propósito del gran CC del Partido.

Una vez declarada la apertura, quedó interpretado el Himno Nacional de la RPDC.

En la ocasión fueron presentados los mensajes y cartas de felicitación enviados al conclave por el Presidium del Comité Central de la Unión de Mujeres Democráticas Coreanas en Japón,  la Asociación General de Coreanos Residentes en China, la presidenta de la Federación Democrática Internacional de Mujeres, la secretaria ejecutiva nacional del movimiento de mujeres democráticas de Portugal y la presidenta de la unión de mujeres de Argentina.

El secretario del CC del PTC, Ri Il Hwan, presentó el informe de la ocasión.

Dijo que es un evento muy jubiloso y significativo la apertura de la V Conferencia Nacional de Madres en vísperas del fin triunfal del año 2023 que deviene una miniatura de la trayectoria de supremacía y desarrollo vertiginoso de la RPDC.

Al ver a las madres coreanas que llevan una vida valiosa continuando la orgullosa historia y tradición del movimiento femenino de Corea hacia una nueva década de la revolución, siente de corazón la gran gloria y fortuna de enaltecer al estimado camarada Kim Jong Un como Sol del destino y padre de la gran familia socialista, apuntó Ri y continuó:

La celebración de la IV Conferencia Nacional de Madres ese año histórico, en que se ha proclamado la estrategia de lucha de la nueva centuria del Juche, fue una manifestación de la voluntad inconmovible del Comité Central del Partido de forjar el futuro prometedor de la construcción de una potencia al mejorar el desempeño de las madres patrióticas y muy fieles al Partido y a la revolución.

El Secretario General, quien concede gran importancia a la posición y deber de las madres en la lucha por el avance ininterrumpido de la revolución y la prosperidad del país, enseñó en las reuniones importantes como VI Congreso de la Unión de Mujeres Democráticas de Corea y VII Congreso de la renombrada Unión Socialista de Mujeres de Corea el rumbo y las tareas para hacer a las madres propiciar nueva mejoría y avance en su mundo ideo-espiritual y todas las esferas de la vida, de conformidad con la época conmovedora.

Todas las ideas y orientaciones referentes al movimiento femenino de nueva época, entre otras, la de criar a los hijos como fidedignos sucesores de la revolución y protagonistas de la Corea poderosa teniendo la alta conciencia política y nobles virtudes culturales y morales: la de asimilar el noble mundo espiritual y modo de trabajo que tenían las generaciones predecesoras de la revolución: la de prepararse como verdaderas revolucionarias y patriotas fervorosas que se dedican con total entrega a las labores patrióticas socialistas, constituyen guías valiosas que permiten a las madres cumplir con toda su responsabilidad y papel como fuerza impulsora del desarrollo de la sociedad y el Estado.

El informante mencionó que el Secretario General condujo enérgicamente a las sucursales del Partido y de las entidades de masas a mejorar constantemente el trabajo con las madres de acuerdo con el ambiente cambiado y las condiciones concretas.

Más de 10 años pasados fueron para nuestras madres un tiempo valioso y orgulloso que no pueden olvidar nunca, dijo y continuó que pese a los desafíos brutales de las fuerzas hostiles y múltiples desastres imprevistos, ellas vinieron apoyando y acatando al PTC con fidelidad y patriotismo y defendiendo con firmeza el Poder de la RPDC y el régimen socialista.

El alma pura y abnegación de las progenitoras, que mantuvieron la naturaleza y virtudes de la sociedad coreana haciéndose cargo de faenas hogareñas y criando rectamente a sus hijos, han sido la fuerza impulsora de la lucha de todo el pueblo por la dignidad y prosperidad, acotó y prosiguió:

Lo conservado en el corazón de todas las madres que forman excelentemente a sus hijos es la conciencia limpia consistente en pensar primero en las angustias y preocupaciones del Partido y el Estado, antes de buscarse la comodidad personal, y la noble obligación cívica de contribuir a la formación de nuevas generaciones que se encargarían del futuro de la revolución.

Crece cada día más el número de las mujeres que poseen la concepción de vida tan noble.

Nuestras madres vinieron cumpliendo la obligación como primera educadora de sus niños teniendo presente las instrucciones del Secretario General de que el primer paso de un revolucionario parte también de la manutención de su madre.

La proeza excepcional de ellas reside en haber dado firme continuidad a la primera tradición de la revolución del Juche al inculcar en el corazón de sus hijos la fidelidad inmaculada.

A continuación, habló de la vida hermosa de las madres que formaron a sus hijos como patriotas fervorosos, que trabajan con toda abnegación en los puestos importantes en defensa del Estado y por la construcción socialista, y cultivan la armonía de la gran familia socialista.

Presentó que después de la IV Conferencia Nacional de Madres, se reportaron entre la población femenina de Corea 11 heroínas de la República, más de 50 heroínas del Trabajo y más de 3.500 ameritadas patrióticas socialistas.

Preparar la vida más acomodada del mundo para las generaciones venideras al acelerar el desarrollo integral del socialismo al estilo coreano, he aquí la tarea de lucha y firme voluntad del PTC, apuntó él y continuó:

Es realmente muy importante la misión que les toca a las madres en el cumplimiento de esa obra enorme y avanzará con mayor vigor la revolución coreana y se pondrán en pleno juego las ventajas del socialismo cuando ellas cumplan perfectamente su responsabilidad y papel.

La firme convicción de las madres multiplicará el coraje de las hijas e hijos de todo el país y la unidad sólida de ellas permitirá a la patria avanzar a zancadas más grandes.

Todas nuestras madres deben prepararse como revolucionarias y comunistas de la gran época de Kim Jong Un que aseguran con fidelidad y patriotismo las perspectivas eternas de la potencia muy digna, bien conscientes de su misión y deber que asumen ante la familia, la sociedad, la época y la revolución.

No están desvinculados con la educación familiar los elementos negativos ajenos al socialismo que se observan parcialmente ahora en el ámbito social entre las nuevas generaciones.

Como educadoras no. 1 que se responsabilizan por el crecimiento físico y el espiritual también de sus hijos, las madres han de dar firme continuidad al linaje familiar revolucionario poniendo más conato en la educación a los niños.

Igualmente, deberán ser para los hijos las maestras y modelos excelentes que sientan el ejemplo en la lucha por implementar las líneas y políticas del Partido aceptándolas con sensibilidad.

Al trabajar sinceramente en los respectivos puestos y centros de trabajo con la noble aspiración a servir de piedra de muralla y raíz que sostiene la patria poderosa, tendrán que dejar claras huellas de vida que serán recordadas para siempre por las generaciones venideras.

Dependen del papel de nuestras madres la armonía y prosperidad eternas de la gran familia socialista y el futuro de la patria que será poderosa en todas las generaciones.

Por último, el informante exhortó a todas ellas a trabajar con mayor empeño por el futuro prometedor de la gran Corea de Kim Jong Un, por las risas felices de los queridos hijos y por el socialismo al estilo coreano, el mejor del mundo, teniendo presente el honor y la misión que les atribuyeron la época y la revolución,

Se produjeron intervenciones en el conclave.

Al escucharlas, las participantes redoblan la decisión de cumplir fielmente hasta el final el deber de la madre, asumido ante el partido y la revolución, constatando cuán hermosa y noble es la vida coronada con amor y abnegación por la patria y la posteridad.

La conferencia continúa.

Mensaje de la Unión de Mujeres Democráticas Coreanas en Japón

Estudiantes de la Universidad Coreana en Japón

La misiva señala que hoy día en que la historia de amor y confianza en las madres coreanas, iniciada por el Presidente Kim Il Sung y el Dirigente Kim Jong Il, continúa gracias al afecto y benevolencias del Mariscal Kim Jong Un, se efectúa la conferencia de madres recogiendo el respeto y bendición de todo el pueblo, hecho que constituye la felicidad y honor más grandes también para las coreanas residentes en el extranjero.

Apunta que sirve de modelo para las madres coreanas residentes en Japón la lucha abnegada de las madres en la tierra patria que bajo la atención solícita del estimado camarada Kim Jong Un, se consagran a las obras de fidelidad y patriotismo por la felicidad de las queridas generaciones venideras y por el futuro maravilloso de la patria.

Nosotras, madres coreanas en Japón, cumpliremos con nuestra noble misión y deber, que hemos asumido en la causa patriótica para traer con adelanto la nueva época de prosperidad de la Chongryon (Asociación General de Coreanos Residentes en Japón), por el futuro prometedor de los queridos niños y de la comunidad de compatriotas apoyando con fidelidad la idea y guía del Mariscal Kim Jong Un pese a los vientos y mareas de la tierra foránea y compartiendo siempre los alientos y pasos con la patria, acota.

El Presidium del CC de la Unión de Mujeres Democráticas Coreanas en Japón está convencido de que la V Conferencia Nacional de Madres será un hito significativo para estimular a las madres coreanas a cumplir perfectamente su deber y papel en la marcha general por el desarrollo integral del socialismo dando pruebas de la fidelidad al Mariscal, finaliza.

Saludo de la Asociación General de Coreanos Residentes en China

Con motivo de esta cita significativa, la misiva extiende cordiales felicitaciones y saludo a las mujeres de la patria, que parieron a muchos hijos y los forman como sucesores de la causa revolucionaria del Juche, y a las madres que hicieron gran aporte a la prosperidad de la RPDC y a la demostración plena de la superioridad del régimen socialista al estilo coreano.

Recuerda que el Generalísimo Kim Il Sung convocó la conferencia nacional de madres el 16 de noviembre de 1961, por primera vez en la historia de la patria, y pronunció en esa ocasión un discurso histórico intitulado “Deberes de las madres en la educación de los hijos” en que enseñó en detalles los problemas para hacerles cumplir con toda su responsabilidad y papel.

Puntualiza que bajo la guía de los grandes Líderes, las madres de la patria cumplieron con su misión de la época asumida ante la patria y la nación dando testimonios de su noble fidelidad y patriotismo ferviente en cada década de la revolución.

El Mariscal Kim Jong Un, quien defiende y fomenta la vida dichosa de las mujeres coreanas en acato a los nobles propósitos de los líderes antecesores, instituyó como Día de la Madre la fecha significativa en que el Presidente Kim Il Sung pronunció dicho discurso en la primera Conferencia Nacional de Madres y con motivo de esa primera fiesta para las madres, hizo celebrar la IV edición de la conferencia a que ha invitado también a las coreanas residentes en China, rememora.

Finaliza asegurando que la V Conferencia será un cónclave significativo que estimulará a las madres a cumplir sus deberes y papeles en la marcha general de hoy para construir con adelanto una potencia socialista dando muestras de la fidelidad a la causa del Partido y teniendo presente la noble misión por el futuro de la patria.

ACNC

Descubre más desde KFA Euskal Herria

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo