Kim Jong Un: “Anexaremos la República de Corea tras ocuparla, pacificarla y recuperarla completamente en el caso de que estalle una guerra en la Península Coreana”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El estimado camarada Kim Jong Un, Secretario General del PTC y Presidente de Asuntos Estatales de la RPDC, pronunció el día 15 en la 10ª reunión de la XIV legislatura de la Asamblea Popular Suprema de la RPDC el discurso de orientación política “Acerca de las tareas inmediatas para la prosperidad y el desarrollo de la República y el fomento del bienestar del pueblo“.

Su texto sigue:

Queridos camaradas diputados;

Estimados presidentes de la Asamblea Popular Suprema y de su Presidium;

Camaradas observadores;

La 10ª reunión de la XIV legislatura de la Asamblea Popular Suprema tiene lugar en el momento importante en que comenzó la marcha de 2024 que determinará la garantía práctica de cumplimiento del Plan Quinquenal, presentado en el VIII Congreso del Partido del Trabajo de Corea, tras balancear con orgullo el 2023, registrado especialmente como el año de gran viraje y cambios en la historia de crecimiento y desarrollo de la RPDC.

Como habrán percibido todos, durante el inolvidable año pasado, nuestro partido, gobierno y pueblo han registrado en los anales los éxitos y eventos importantes pese a las pruebas múltiples haciendo uso de su mayor empeño y capacidad de lucha.

En la historia de casi 80 años de la RPDC, fueron pocos los años como 2023 en que se logró un avance evidente en el incremento del poderío nacional en todos sus aspectos y se manifestaron con dignidad el poder y prestigio del Estado.

Estaría de más mencionar otra vez los éxitos alcanzados el año pasado en todas las esferas de la política, economía, plano militar y cultura porque ya fueron balanceados y evaluados en el 9º Pleno del VIII Período del Comité Central del Partido.

Lo que quisiera dejar en claro es que esos logros magníficos, que son saldo de los esfuerzos perseverantes de varios años, han sido posibles porque todos los integrantes del Estado apoyaron y ayudaron con afán las actividades directivas del partido y el gobierno.

A través de la lucha de 2023, quedó comprobado que el Partido y el gobierno de la RPDC conquistaron la corriente de ascenso seguro al definir correctamente en el tiempo apropiado la línea y la orientación política de lograr el desarrollo integral de la construcción socialista, superar las dificultades estatales y crisis múltiples reajustando cada año de manera flexible y enérgica las gestiones estatales, mantener con firmeza la ruta de desarrollo nacional propuesto, así como movilizar el fervor patriótico y abnegación heroica de todo el pueblo.

Aunque la locura conflictiva de las fuerzas hostiles llevó al extremo la situación, las actividades para el incremento del potencial de autodefensa y las acciones de respuesta militar se concretaron con más audacia convirtiéndola en una oportunidad. Ellas no eran solamente una muestra de la voluntad de defender los intereses estatales o de la fuerza aplastante.

En el ámbito interior, elevaron la moral de todo el pueblo y los oficiales y soldados de las fuerzas armadas de la RPDC y en el externo, hicieron absoluta su existencia como potencia militar, que no se puede menospreciar, así como trajeron un cambio dramático en el prestigio nacional y hasta en la topografía de la política mundial.

Nuestro pueblo confirmó una vez más lo justo de la causa de construcción de una potencia, que ha optado e impulsa tenazmente él mismo, y se pone más convencido experimentando el tiempo de desarrollo integral de la construcción socialista a través de la actual corriente de crecimiento de nuestro Estado. He aquí lo que vale más que nada.

Detrás de todos estos éxitos valiosos están también los esfuerzos de los camaradas diputados que velaron por el ejercicio correcto y desarrollo del Poder estatal sin olvidar ni un momento la esperanza del pueblo.

Hago propicia esta ocasión para expresar agradecimiento a los camaradas diputados que procuraron cumplir bien su cargo responsable a partir de su fidelidad a la causa del Partido y el Estado y espíritu de servicio abnegado al pueblo.

Camaradas diputados;

Todo eso no es suficiente, por supuesto, para nuestra complacencia prematura y constituye apenas el arranque para hacer realidad nuestro ideal hacia la potencia y lograr la victoria del socialismo.

El asunto de extender los éxitos preciosos del año 2023 al desarrollo y éxitos continuos del 2024 y asegurar el sólido trampolín al gobierno del próximo período ha sido el tema central de esta reunión de hoy que discute las gestiones estatales del año nuevo.

El 9º Pleno del VIII Período del CC del PTC definió 2024 como el año decisivo que determinará la posibilidad de alcance de la meta de lucha, indicada por el VIII Congreso del Partido, al dar auge al ímpetu de ataque en todos los dominios de la construcción socialista, y aprobó por unanimidad las resoluciones científicas y posibles de cumplir.

En ellas están recogidos los anhelos, que quiere cumplir nuestro Partido para los habitantes y niños, y las orientaciones por el desarrollo constante del régimen social de nuestro gran Estado.

La resolución del Partido es la guía en la construcción y actividades del Estado y la tarea política que el Poder de la RPDC debe cumplir sin falta, y su implementación cabal hará viables el viraje trascendental en la construcción económica y el mejoramiento de la vida poblacional y la elevación del poderío nacional, la defensa de los intereses del Estado y el crecimiento de su prestigio.

Tomando como línea vital la resolución del Partido en todos los dominios de la labor estatal, debemos implementarla perfectamente sin descuidar ni un punto ni dejar nada pendiente, de modo que la sagrada historia de la RPDC continúe con los éxitos más seguros y transformadores.

La tarea importante, que se le presenta al gobierno de la RPDC en la época actual, es seguir fomentando la tendencia de ascenso de la economía nacional y poner seguramente todas sus esferas en la órbita de desarrollo estable y sostenible.

El sector económico es el principal de la construcción socialista y no se puede pensar en la alta dignidad y el desarrollo independiente de nuestro Estado ni en la vida acomodada y culta de los habitantes sin el firme respaldo de la economía poderosa, moderna e independiente.

Como vemos con ojos propios y sentimos en carne propia todos nosotros, la lucha de nuestro Partido y pueblo por cumplir el Plan Quinquenal se lleva adelante exitosamente escalando las etapas de avance y desarrollo, que son totalmente distintos cada año, en medio de las dificultades sin precedentes.

Debemos dar más auge a la coyuntura de ascenso de la economía nacional, preparada hasta ahora a cambio de valiosos esfuerzos y derramamientos de sangre y sudor, y al ánimo de avance para patentizar que nuestro ideal no es una cosa del futuro lejano sino una realidad que se concretará pronto.

Es preciso que todos los dominios de la economía nacional den acicate al crecimiento de producción y canalicen todas las fuerzas para terminar lo más pronto posible el reajuste y reforzamiento.

Hay algunos proyectos inconclusos aunque el año pasado, hemos luchado enérgicamente por cumplir en lo principal el plan de reajuste y reforzamiento, decidido por el Congreso partidista, activando la producción en todos los sectores y entidades de la economía nacional, lo cual fue determinado como tarea central de la labor económica.

Se puede decir que completar este plan significa el fin de la lucha por implementar la resolución del VIII Congreso del Partido. Por eso, es preciso profundizar de continuo este trabajo sin hacer caso del cambio de las condiciones y situación y obtener así sin falta buenos resultados este año también.

Es invariable la política de nuestro Partido y Estado registrar un ascenso vertiginoso de la economía en general al conceder prioridad a las industrias claves, potenciar su carácter independiente y modernizarlas.

Les compete a los dominios de industria metalúrgica y la química reforzar aun más el pilar de la economía autárquica, al consolidar los éxitos ya logrados en la tarea de afianzar la autoctonía y modernización y, al mismo tiempo, adelantar la inauguración de los establecimientos actualmente en construcción e impulsar sustancialmente la labor de abastecimiento para su operación normal.

Aunque el sector de industria eléctrica se esfuerza con empeño por cubrir las demandas del país sobre la electricidad en las condiciones difíciles, hace falta tomar una medida decisiva para aumentar la producción eléctrica, ya que se amplía la dimensión de economía y se realizan muchas construcciones.

Es del todo posible resolver el problema de escasez de energía si aprovechamos al máximo la capacidad generadora ya creada, aceleramos la construcción de varias plantas como la Central Hidroeléctrica de Tanchon y ponemos en operación en lo adelante hasta la planta nuclear y la mareomotriz.

Los dominios de industrias carbonífera y extractiva abastecerán las materias primas y combustibles necesarios a las importantes ramas de producción al cumplir sin falta el plan productivo sin relajar la elevada moral de lucha e impulsar tenazmente el reajuste y reforzamiento de los procesos productivos y la ampliación de su capacidad.

El campo de industria mecánica es el que debe mejorar especialmente su papel en la labor económica de este año.

Tiene que sustentar el ascenso y desarrollo de la economía nacional en su conjunto al producir y abastecer a tiempo y con calidad las máquinas y equipos demandados en varias ramas económicas impulsando a buen ritmo el proyecto para remozar el Complejo de Maquinaria de Ryongsong como estándar y modelo de la modernización.

Los éxitos logrados por nuestro Partido y Estado concentrándose en la construcción en los últimos años son los enorgullecedores naturalmente, pero nunca son para la complacencia ni relajamiento.

En particular, la construcción de viviendas es asunto importante que está vinculado directamente con el prestigio del Partido y el carácter popular del poder de la RPDC, y nuestro Partido y gobierno tienen el atributo natural de cumplir incondicionalmente, por muy duros que fueran los trances, la promesa hecha con el pueblo.

No son pocas las viviendas que debemos construir en los dos años restantes, como la conclusión de la obra para 50000 núcleos familiares en la ciudad de Pyongyang. Por lo tanto, hay que librar de continuo una ofensiva intrépida con la firme disposición mental para no defraudar la esperanza del pueblo.

Al llevar adelante con mayor tesón la construcción rural para acabar con los atrasos del siglo, pondremos a la vista este año también por doquier del país el panorama complaciente en que nuestros trabajadores agrícolas se asientan en nuevas casas magníficas.

Además, la rama de construcción debe impulsar desde ya los preparativos perfectos conforme a los planes de enormes proporciones, tales como transformar las cabezas de provincias y construir un gran canal que conectaría el Mar Este con el Oeste.

Para acelerar en escala nacional la construcción de viviendas, edificios públicos y establecimientos industriales, la industria de materiales de construcción ha de seguir registrando el auge productivo.

Resulta imperioso aumentar la producción de cemento al revitalizar las bases productoras de materiales de construcción, nuevamente acondicionadas o aumentadas en capacidad, y suministrar en gran medida varios materiales como azulejos, piedras, vidrio y papel con capa de vinilo de empapelar para evitar los fenómenos que compliquen el cronograma de construcción.

La tendencia de ascenso de la economía en general trae un aumento inevitable del volumen de acarreo de cargas y esto exige elevar más el papel del ferrocarril, medio principal de transporte del país.

El sector ferroviario cubrirá de manera incondicional las demandas de transporte de la economía nacional al enfocarse en mejorar la organización y mando y mantener la duración actual de ferrovías y librará de modo sustancial el reforzamiento de la base material y técnica de las fábricas y empresas del sector.

A las provincias, ciudades y distritos al lado de las ferrovías les toca la tarea de prestar siempre la atención al mantenimiento de ellas y elevar la estabilidad del transporte ferroviario al abastecer a tiempo las manos de obra y materiales necesarios.

Además, los sectores de industria informática, protección territorial y ambiental y urbanismo darán impulso fuerte a las tareas inmediatas y planes perspectivos, orientados a renovar constantemente las condiciones y ambiente necesarios a la administración estatal, el crecimiento económico y la vida culta de los habitantes, según las exigencias de desarrollo integral del socialismo.

Para poner en pleno juego las ventajas y poderío de la economía socialista, es preciso asegurar la unificación en la dirección y administración de la economía y establecer una rigurosa disciplina y orden que exijan a todos los sectores obedecer incondicionalmente las resoluciones y directivas del Consejo de Ministros de la RPDC.

Ya pasó el tiempo en que los sectores económicos salían ilesos aunque causaron el desequilibrio y desorden en las labores económicas del Estado por el cumplimiento imperfecto de las órdenes administrativas del gobierno persiguiendo el departamentalismo.

El Consejo de Ministros ha de ejercer con responsabilidad toda su autoridad que le han concedido el Partido y el Estado y tomar las medidas revolucionarias para corregir el sistema y orden de las labores administrativas y económicas.

Le compete desarrollar con iniciativa y energía todos los trabajos tomando el control de la economía nacional en su conjunto y seguir llevando al auge la coyuntura de desarrollo integral haciendo uso de su capacidad de guía, control y ejecución.

No permitirá a ninguna institución que actúe a su albedrío fuera del control del Consejo de Ministros y desplegará una lucha intensa contra la tendencia de privilegiar a su entidad y el egocentrismo, de modo que reine el ambiente de dar prioridad a los intereses del Estado y toda la sociedad.

Hace falta prever exactamente los factores claves para el desarrollo económico como la infraestructura económica y la administración de población y manos de obra, tomar las medidas necesarias y fomentar el desarrollo estable y constante de la economía nacional en general al establecer también el sistema para desarrollar con vistas al futuro las labores de las instituciones económicas del Estado.

Camaradas diputados;

En la época actual, se le presenta al gobierno de la RPDC la tarea apremiante de estabilizar y mejorar cuanto antes la vida poblacional y para su cumplimiento, hay que concederle mayor prioridad y trabajar mucho.

Nuestro pueblo apoya siempre al Partido y el gobierno y pone en práctica incondicionalmente cualquier política aceptándola como la suya porque deposita la firme confianza en el Partido y el gobierno de la RPDC que presentan el bienestar del pueblo como máximo principio de las actividades estatales.

Si bien decimos que trabajamos con empeño para reciprocar sin falta a tal confianza, es una realidad que no podemos cubrir todavía hasta las modestas necesidades de vida de los habitantes.

Lo más importante del proyecto para mejorar la vida poblacional es la agricultura exitosa.

Se redoblaron la convicción y entusiasmo en la rama agrícola gracias al cumplimiento de la meta de producción cerealera para el año pasado y hay que mantener por varios años esta tendencia de ascenso para poder situar en la órbita normal la vida poblacional y consolidar la confianza del pueblo en el partido y el gobierno.

Hay que crear suficientes condiciones para el cultivo sin escasez en las granjas al hacerles, al igual que el año pasado, al Consejo de Ministros y los órganos de dirección económica abastecer de antemano los abonos, productos agroquímicos y combustibles. Y todo el país tiene que, otra vez desde principios del año,  ayudar al campo para estimular en lo ideo-espiritual y lo material y técnico a la rama agrícola.

Este sector ha de lograr sin falta este año también abundantes cosechas, independientemente de las condiciones del clima, al poner de pleno manifiesto el fervor patriótico y el espíritu colectivista de los trabajadores agrícolas, producir la campaña de cultivo científico basándose en las avanzadas ciencias y técnicas agrícolas, mejorar la fertilidad de la tierra y completar el sistema de irrigación.

Al mismo tiempo, cambiará la estructura de producción cerealera al incrementar la superficie de cultivo de trigo, impulsará en etapa crucial la construcción de las bases de elaboración de este cereal, la mecanización de economía rural y la roturación de pólder y desarrollará a la vez la horticultura, ganadería, fruticultura y el cultivo de plantas de uso industrial.

En particular, se construirá este año otra moderna granja avícola en la ciudad de Pyongyang y en el futuro, las otras en todas las provincias para que se distribuyan mucho más huevos y carnes a la población.

Al desarrollar igualmente la industria pesquera, diversificarán la captura de peces conforme a las condiciones de pesca en constante cambio y llevarán adelante en gran escala la piscicultura y el cultivo marítimo con el fin de aumentar la producción de pescados y distribuirlos equitativamente a los habitantes.

En la actualidad, el asunto importante para mejorar la vida poblacional es limar las diferencias entre la capital y las localidades y el desequilibrio entre las regiones.

Pueden existir diferencias entre las localidades en su ambiente geográfico, caudal de recursos, potencialidades económicas y el clima de vida, pero en el territorio jurisdiccional de la RPDC no debe haber una región atrasada en la calidad de vida poblacional, esto es el principio invariable de nuestro Partido y gobierno.

Ahora hay altibajos en los niveles de vida entre la capital y las localidades y entre la ciudad y el campo y persisten muchas diferencias según las condiciones dentro de la misma provincia, ciudad y distrito.

No podemos tolerar en ningún caso este fenómeno opuesto al ideal de desarrollo integral de la construcción socialista, sino tomar las medidas efectivas de ayuda estatal para mejorar generalmente la vida económica local.

En los años recientes, hemos construido las granjas invernaderos de Jungphyong y de Ryonpho y remozado por completo las fábricas de industria local del distrito de Kimhwa. Es cierto también que diseñamos y llevamos adelante las labores para la población local como la construcción plena de viviendas rurales en el ámbito nacional y la ayuda a la ciudad de Kaesong para el sustento con recursos propios.

Sin embargo, todo eso es demasiado poco.

Impulsamos sin vacilación alguna la ejecución de las políticas importantes de carácter central y propiciamos muchos cambios durante los VII y VIII Períodos del CC del Partido, pero fue distinto el caso de desarrollo de la economía local.

En la resolución del reciente Pleno partidista, se establece que las fábricas de industria local de la zona urbana de la ciudad de Kaesong y los distritos de Jaeryong, Yonthan y Usi se remodelarán en el nivel de las plantas locales del distrito de Kimhwa y las demás ciudades y distritos se limitarán a acelerar los preparativos para la futura construcción.

Pienso que con tal actitud pasiva, no se puede desarrollar nunca la industria local, ni lograr el cambio evidente en la vida poblacional.

Valoro los logros alcanzados por el distrito de Kimhwa en los esfuerzos por asegurar por cuenta propia las materias primas necesarias para poner en operación normal las recién remodeladas fábricas de industria local.

Para las ciudades y distritos, no serán pocos los problemas inmediatos que se presentan en construir modernamente las fábricas de industria local y normalizar la producción apoyándose en las materias primas propias, pero si impulsan al mismo tiempo la construcción de las plantas y la preparación de las bases de materias primas, como lo ha hecho el distrito de Kimhwa, podrán revitalizar la economía local y traer un cambio sustancial en la vida de los habitantes locales.

A sacar la conclusión general, no hay ninguna razón ni motivo que impida la toma de medidas importantísimas para el desarrollo de la industria local viendo y tratando con la actitud de mero espectador el actual estado atrasado de las localidades y pretextando las condiciones económicas, ya que todas las ciudades y distritos tienen condiciones y situaciones semejantes, la llave está en encontrar la posibilidad de cómo construir las fábricas de industria local y normalizar su producción.

Si no ponemos la mano a la obra esperando la mejoría de la situación y condiciones, ¿cuándo se remodelarán las fábricas de industria local y quién abrirá la posibilidad de abastecimiento de materias primas?

¿Cuándo lograremos el desarrollo general de la industria local si seguimos diciendo, como hemos hecho durante varios decenios, las palabras tibias sobre la construcción de nuevas fábricas y la preparación de su capacidad sin tomar medidas radicales? Esto es lo que requiere de nuestra reflexión franca y empeño perseverante.

A citar por ejemplo la Conferencia Conjunta de Changsong, ya pasó mucho tiempo desde su celebración.

También en las décadas de 1970 y 1980, se habían debatido muchos asuntos políticos referentes al desarrollo de industria local, directamente relacionado con la vida poblacional. Pero no se habían tomado las medidas radicales en escala nacional y debido al erróneo punto de vista y actitud de nuestros funcionarios, muchas políticas populares y partidistas quedaron solamente en las líneas de las resoluciones o documentos de orientación sin producir cambio drástico en los niveles reales de la vida de población local.

Es fácil reflejar en letras el anhelo e ideal, pero éstos no se realizan por sí solos por ninguna fuerza supernatural ni con el paso del tiempo.

Será posible concretarlos, cuando tomemos resueltamente la decisión radical partiendo de la correcta orientación de lucha y metodología y la llevemos a práctica con acciones valientes.

Actualmente, no hay en las localidades ninguna fábrica local que se digna a serla y conviene a las alturas de la época.

Debemos reconocer tal realidad sin hacer más vista gorda de ella.

El Partido y el gobierno no tienen justificación ni derecho de asumir la postura de dejarlo para después, a sabiendas de que la economía local directamente vinculada con la vida de los habitantes regionales se encuentra en mal estado sin disponer ni de las condiciones básicas.

Se nos acerca el aniversario 80 de la fundación del PTC y transcurrieron 75 años desde la fundación del poder de la RPDC.

En vista del objetivo principal del ideal fundacional y lucha del Partido y del carácter de nuestro poder, ambos debieron preocuparse más que ningún otro país por la vida de sus habitantes locales y priorizar la política de desarrollo local. Sin embargo, se quedan todavía sin remedio alguno dejando latentes todavía los atrasos seculares de las localidades, lo cual constituye un problema muy serio.

Suministrar siempre a los habitantes de sus localidades los condimentos, alimentos y artículos de consumo de buena calidad creando y aprovechando los recursos económicos y fuentes de materias primas de las ciudades y distritos y facilitarles así la comodidad de vida y condiciones elementales, esto es, en mi opinión, la prioridad impostergable para nuestro partido y gobierno que tienen la misión de forjar la era de desarrollo integral del socialismo.

La tarea inmediata de nuestro gobierno y el anhelo de nuestro Partido residen en acabar con el atraso secular, reducir las diferencias entre el centro y las localidades, lograr el desarrollo integral y equilibrado de la industria local, al tiempo de promover el desarrollo típico de la economía de cada localidad, y preparar la corriente de competencia por el desarrollo.

Sintiéndome responsable de no haber podido responder a la gran esperanza del pueblo porque tales tareas urgentes relacionadas con la vida poblacional no fueron acentuadas como política en el reciente Pleno partidista que discutió el cumplimiento del inmediato plan de economía nacional, tomé la decisión de politizar este asunto de suma importancia al proponerlo al Buró Político del Comité Central del PTC.

Logramos modernizar de modo experimental las fábricas de industria local del distrito de Kimhwa y acumulamos las experiencias excelentes en su administración independiente, lo cual es indispensable para la mejoría de las condiciones de vida de los habitantes distritales. Creo que otras ciudades y distritos podrán cultivar tal capacidad y que esto deviene un asunto a resolver sin falta en algún tiempo.

Por supuesto, sería correcto decidir el orden de construcción anteponiendo los distritos que tienen ahora mismo la capacidad de operar las plantas y tomando en cuenta la competencia de las ciudades y distritos. Será posible decidir el orden de las obras, pero son inaceptables las páginas de documentos o su orden que prioricen o menosprecien a alguien en las resoluciones de nuestro Partido o las políticas del gobierno de la RPDC que se preocupan por la vida de su pueblo y se empeñan por resolver este problema.

Tengo el plan de poner, dentro de 10 años, en un escalón más alto la elemental vida material y cultural de los habitantes de todas las ciudades y distritos del país, al hacer que se construyan en 20 distritos por cada año las modernas fábricas de industria local, iguales a las del distrito de Kimhwa, bajo la conducción directa del Partido que lo tomará como tarea política a cumplir sin falta.

Nuestro Partido quiere hacerlo en un período tan corto, al dar un impulso enérgico al desarrollo de la industria local, aparte del lineamiento por el progreso rural. Quiero denominar esta política partidista como “la de 20×10 para el desarrollo local” e impulsarla enérgicamente.

Esto es otra gran transformación, que se diferencia de lo que se hacía sólo con palabras, y nueva revolución destinada a eliminar el retraso secular de las localidades, realizar el anhelo de los habitantes locales y registrar un cambio en la noción de los coreanos.

El Secretario General explicó las medidas para que a base de la experiencia de haber construido como ejemplo en el distrito de Kimhwa las fábricas de industria local, el Partido suministre anualmente a cada distrito los fondos, manos de obra y materiales de manera sostenible y obligatoria y se establezca un sistema de trabajo bajo la dirección estatal, y continuó:

Tengo la idea de instaurar aparte la sección de dirección sobre la construcción de industria local en el Departamento de Organización y Dirección del CC del Partido e impulsarla con tesón responsabilizándome y haciendo balance de ello yo mismo.

Para este fin, convocaré pronto una reunión ampliada del Buró Político del CC del Partido con el objetivo de sostener una discusión de trabajo y decidir la “política de 20×10 para el desarrollo local“.

Al tomar las medidas reales y de grandes proporciones para realizar el anhelo del siglo, hay que dar buen impulso al magno proyecto del Partido sobre la construcción de una potencia socialista.

Asumiendo voluntariamente tal responsabilidad importante, debemos desafiar con confianza en sí mismos ante sus tareas y reciprocar a toda costa la esperanza del pueblo con tales cambios sustanciales.

¿Será posible esto? Sí, es del todo posible.

Tenemos suficiente capacidad, posibilidad y voluntad de llevar a feliz término tal propósito.

Creo que si determinamos como importante política estatal e impulsamos el asunto de construir las fábricas de industria local de todas las ciudades y distritos en el nivel del distrito de Kimhwa, lo aplaudirán también los habitantes locales renovando la fe.

Las fábricas de ese tipo han de impulsar con dinamismo el trabajo para aumentar la producción de artículos de consumo y mejorar su calidad conforme a la intención del CC del PTC, dijo el Secretario General y apuntó que el problema, que requiere de un avance especial en la ejecución de la política socialista de este año, es elevar decisivamente la calidad de los uniformes, mochilas y calzados escolares como se ha balanceado y señalado en el reciente Pleno partidista.

Continuó que hizo construir nuevas fábricas especializadas en la producción de uniformes y calzados escolares para satisfacer las demandas provinciales repitiendo el antecedente de las plantas de mochilas escolares erigidas en todas las provincias.

Los diputados y los funcionarios de los órganos del Poder deben dedicar su devoción excepcional a la labor para asegurar los obreros calificados y equipos necesarios y elevar la calidad para que los beneficios de la política del Partido y el Estado lleguen por igual a todas las ciudades y aldeas montañosas, acotó.

Resaltó la importancia de tomar las medidas estatales para reducir desniveles regionales en la vida poblacional y cultivar la independencia de las localidades correspondientes para sustentarse por cuenta propia, y prosiguió:

Quedó enfatizado en escala del Partido el asunto de cubrir en las provincias, ciudades y distritos los gastos para la vida poblacional aprovechando de modo racional las características y recursos de las respectivas regiones.

No obstante, éstas no se benefician debidamente de ello debido a varios factores como la no adopción a tiempo de las medidas auxiliares, que se necesitan en vista del trabajo económico y en sentido legal para garantizarlo, el complicado trámite y proceso de autorización y muchas limitaciones.

Hay que estar al tanto de todos esos inconvenientes en el ámbito nacional y tomar las medidas sustanciales para que las zonas litorales y las montañosas aprovechen bien los recursos del mar y montaña y promuevan también el turismo en el principio de hacer aporte al mejoramiento de la vida de población local.

De esta manera, debemos alcanzar un cambio real en la vestidura, alimentación y alojamiento de nuestro pueblo.

En representación del CC del Partido, he definido como el símbolo del régimen socialista, la supremacía del socialismo al estilo coreano y el patrón que determina la posición de potencia las sonrisas de nuestro pueblo y generaciones venideras.

Aceleraremos aun más la lucha y lograremos de manera múltiple, tridimensional y ofensiva el cambio y transformación en todos los espacios de la construcción socialista y el mejoramiento de vida poblacional mediante la lucha continua aspirante a mayores éxitos.

Camaradas diputados;

La realidad de hoy, que aspira al desarrollo integral en todas las ramas de la construcción socialista, demanda más que nunca el poderío de las ciencias y técnicas y el desempeño de los talentos.

Resulta imperioso reforzar aún más el control unificado del Estado sobre el desarrollo científico-técnico para que este sector, que juega un rol tremendo en nuestros trabajos revolucionarios por la prosperidad nacional, cumpla plenamente con sus responsabilidades.

Es necesario trazar correctamente la línea política en adoptar la estrategia estatal de desarrollo científico-técnico y fijar las tareas y metas de investigación de importancia estatal, determinar con certeza el orden de prioridades de las inversiones y aprovechar más racional y eficazmente el actual personal científico-técnico para el desarrollo de la economía y la mejoría de vida poblacional.

Es menester seguir adicionando y completando las medidas estatales destinadas a asegurar las condiciones para que los científicos y técnicos puedan dedicarse con total entrega a la investigación, y generalizar sus logros.

Por el desarrollo de la prosperidad estatal, lo más ideal es hacer reinar en todo el país el ambiente de aprender todos las ciencias y técnicas y sentirse orgullosos de hacer una contribución con las mismas a la empresa por el país próspero y el ejército poderoso.

Hay que revisar de nuevo las leyes vigentes del Estado, el sistema de administración de talentos y otros reglamentos, así como fortalecer el sistema de incentivo político y material para que toda la gente se incorpore en la investigación científico-técnica y la innovación técnica para el progreso del Estado y la sociedad, y renovarlos de modo activo si es necesario.

Es imperioso situar la educación y salud pública en el avanzado nivel mundial para construir un país civilizado y próspero.

En los últimos años, nuestro Partido y el gobierno de la RPDC ponen gran empeño en cambiar la estructura de educación del país, renovar los contenidos y métodos didácticos y modernizar las condiciones y ambiente de enseñanza, lo cual no pasa de ser el comienzo de la revolución educacional de nuevo siglo.

En particular, el nivel y ambiente docentes de las localidades se encuentran todavía en un estado muy deplorable.

El sector docente ha de realizar de manera ingeniosa y con vistas al futuro los trabajos orientados a llevar a otra etapa superior el nivel cualitativo de la enseñanza primaria, la media y la superior a tenor de la política educacional del partido. Y trabajará con conato para consolidar la capacidad de suministro de equipamientos escolares y aparatos para el laboratorio y curso de producción al acelerar la construcción de la fábrica de equipos y materiales docentes actualmente en marcha.

Lo más importante es conceder la prioridad a la formación de los talentos de competitividad mundial en los órganos centrales de enseñanza y reducir decisivamente las diferencias de nivel educacional entre la ciudad y el campo al enfocar las fuerzas estatales en revitalizar las escuelas rurales y las instituciones locales de educación.

A la rama de salud pública le toca elevar la calidad del servicio médico al pueblo.

Si se inaugura este año el Hospital Universal de Pyongyang y se construye a la vez el otro moderno en la provincia de Kangwon, se sentará un excelente ejemplo de las instalaciones sanitarias, conveniente a la nueva época.

En lo adelante, debemos construir cada año modernos hospitales universales en otras provincias y acondicionar bien los centros asistenciales en las ciudades y distritos para que todos los habitantes puedan recibir el servicio médico en cualquier lugar.

Y hemos de mejorar la base material y técnica de la rama sanitaria al renovar las fábricas farmacéuticas y las plantas de aparatos médicos y dar espuelas a la construcción de la fábrica farmacéutica Coryo de nivel central y prestar atención a poner en operación el sistema de aseguramiento médico según el fondo del seguro para la salud pública que se amplía en escala nacional.

Camaradas diputados;

La RPDC es un Estado socialista amante de la paz y es invariable nuestra aspiración a marchar por la vía de desarrollo independiente en un ambiente tranquilo y estable sin la agresión ni intervención y hemos pagado enorme costo para este fin.

Sin embargo, el ambiente de seguridad de nuestro Estado se empeora cada día más lejos de aliviarse y hoy día, la Península Coreana se convirtió en la zona más vulnerable a la guerra en este mundo.

Perjudican cada momento más la seguridad de nuestro Estado el disparate del “fin del régimen” de la RPDC que dicen a cualquier hora las autoridades norteamericanas, las colosales propiedades estratégicas nucleares que se despliegan de una manera casi permanente en los alrededores de la RPDC, los ejercicios de guerra de mayor dimensión en la historia que se libran sin cesar junto con las fuerzas satélites, el contubernio militar entre Japón y la República de Corea que se intensifica bajo la instigación de EE.UU., etc.

La política conflictiva con la RPDC de EE.UU., que persiste década tras década, y la locura autodestructiva de los países sirvientes como la República de Corea que obedecen incondicionalmente a ella, fomentan más la enemistad de la RPDC y, al mismo tiempo, le ofrece la justificación de fortalecer la capacidad militar y la razón de incrementar más el aplastante disuasivo de guerra nuclear.

Ahora, EE.UU. y sus lacayos andan colmados de la fiebre belicista.

Debemos marchar invariablemente por la senda del fortalecimiento de la capacidad de autodefensa nacional en aras de defensa de la tranquilidad de la patria, el pueblo y todas las generaciones venideras.

Los diputados reunidos aquí no deben considerar como un asunto ajeno la calamidad de guerra indiscriminada en el Medio Oriente y hacer todo lo posible para centuplicar la capacidad de autodefensa nacional abrigando la firme convicción de que el poderío militar es precisamente la seguridad, la dignidad y el prestigio del Estado y el pueblo.

Resalto una vez más que nuestro Ejército debe tener siempre presente su noble misión de defender a costa de vida la seguridad del Estado y la tranquilidad del pueblo y prepararse en la medida confiable y perfecta para frustrar cabal e implacablemente con la respuesta aplastante cualquier forma de acto provocativo de los enemigos vigilando agudamente todos sus movimientos militares hasta los menores.

Se plantea la urgencia real de los preparativos para el gran acontecimiento y se le asignó a nuestro Ejército la importante misión de costearlo con acciones militares poderosas. De ahí, las unidades de todos los niveles del ejército deberán asimilar profundamente y materializar el espíritu de los Plenos del VIII Período del CC del PTC y de su Comisión Militar Central y reforzar los ejercicios en un clima de combate real. Al mismo tiempo, han de prepararse para lograr sin falta las victorias en el enfrentamiento con enemigos con la superioridad ideo-política y la técnico-militar al seguir canalizando mayor fuerza a la educación ideo-política.

Los preparativos de guerra del Ejército Popular son inconcebibles al margen de la modernización de armamentos, destacó y presentó las tareas estratégicas a mantener y materializar por la rama de industria bélica en su lucha responsable para el fortalecimiento del disuasivo de guerra nuclear de la RPDC y el aumento del poderío de defensa nacional, según la situación creada y las demandas de la revolución en desarrollo.

A continuación, se ha referido a los siguientes problemas:

Cualquier ciudadano que vive en esta tierra ha de levantarse voluntariamente en la defensa de la patria considerándola como máxima muestra de patriotismo.

Nuestro Partido tiene el proyecto estratégico de defender el país y acoger el gran acontecimiento revolucionario con la resistencia de todo el pueblo.

La rama de defensa civil ha de redoblar esfuerzos de manera radical partiendo del punto de vista y posición de iniciar nuevamente sus trabajos buscando las lecciones serias de haber realizado de modo formal y embaucador los preparativos de guerra tratándolos como cosa crónica.

El fortalecimiento del poderío defensivo y el militar del país devienen así el trabajo de todo el Estado.

Todos los órganos, empresas, entidades y habitantes dentro del territorio de la RPDC deberán tomar como principio inviolable asegurar con preferencia y mejor calidad todo lo necesario al fortalecimiento del poderío estatal teniendo una correcta concepción sobre los asuntos militares.

Las instituciones del Poder Popular a todos niveles tomarán las medidas estrictas para pasar inmediatamente al sistema de guerra en el tiempo de emergencia y se esmerarán en completar los preparativos materiales para la resistencia de todo el pueblo.

Los diputados a la APS cumplirán sin falta las tareas militares asignadas a sus sectores y entidades considerando como su misión merecida desempeñar un papel importante en consolidar el poderío nacional de autodefensa y cuestionarán y superarán a tiempo los fenómenos de menospreciar los asuntos militares.

Camaradas diputados;

En el día de hoy, la APS legalizó nuevamente la política de la RPDC sobre el Sur de Corea luego de dar punto final a la historia de relaciones íntercoreanas de casi 80 años y reconocer los dos Estados coexistentes en la Península Coreana.

Como se ha declarado solemnemente también en el Pleno de Diciembre de 2023 del CC del PTC, durante largo tiempo de la historia transcurrida, nuestro Partido, gobierno y pueblo habían discutido sinceramente la gran causa de reunificación de la patria con la gentuza de la República de Corea dando muestras de la magnanimidad, paciencia y esfuerzos sinceros y partiendo siempre de la concepción sobre los compatriotas y connacionales.

Pero, la amarga historia de relaciones íntercoreanas nos da la conclusión final de que es imposible marchar por el camino de prosperidad nacional y reintegración territorial junto con los tipejos de la República de Corea que toman como política estatal la confrontación total con la RPDC ilusionándose con el “derrumbe del régimen” y la “unificación mediante la absorción” y sin la conciencia connacional, calientan más su fiebre conflictiva que se torna peor y grosera con el paso del tiempo.

El Norte y el Sur de Corea no tienen nunca más las relaciones connacionales y homogéneas sino se han fijado sus vínculos en los de dos Estados hostiles en beligerancia. Esta realidad es la situación actual causada por la campaña de confrontación brutal y autodestructiva de la República de Corea, colectivo de sirvientes fieles a las fuerzas foráneas, y el panorama real de la Península Coreana, desvelado sin titubeo a la vista del mundo.

Esta vez, hemos determinado nuevamente la posición sobre los nexos íntercoreanos y las políticas sobre reunificación en la APS, que discute las leyes estatales de la RPDC, y ordenado todas las entidades vinculadas de nuestra parte que fueron organizadas como órganos solidarios para la reunificación pacífica, lo que vale decirse como un proceso indispensable que debemos pasar sin falta.

Ya que se ha definido claramente la línea fronteriza del sur de nuestro Estado, es inadmisible ninguna línea divisoria, inclusive la ilegal “línea de límite al Norte“. Si la República de Corea invade, aunque sea 0.001mm, la tierra, el cielo y el mar jurisdiccionales de la RPDC, eso será considerado como provocación de guerra.

Al respecto, creo que es necesario modificar algunos contenidos de la Constitución de la RPDC.

En el reciente Pleno partidista, hice recordar el hecho de que en la llamada “Constitución” de la República de Corea se ha estipulado realmente que “el territorio de la RC abarca la Península Coreana y sus islas anexas“.

A través del estudio sobre los datos de las Constituciones de algunos otros países, llegue a conocer que en ellas está estipulada una clara definición política y geográfica sobre los espacios bajo la soberanía estatal, o sea, la tierra, el mar y el cielo de su país.

Actualmente, nuestra Constitución no tiene ningún artículo referente a los contenidos arriba citados. Es menester establecer las medidas jurídicas para determinar correctamente los campos donde la RPDC ejerce su soberanía como Estado independiente socialista, ya que se ha borrado completamente el existente concepto contradictorio de que la República de Corea es la contraparte de reconciliación y reunificación y la parte connacional y se la ha catalogado como país extranjero y el Estado más hostil.

Creo que resulta importante reflejar el asunto de anexar la República de Corea al territorio de la RPDC tras ocuparla, pacificarla y recuperarla completamente en el caso de que estalle una guerra en la Península Coreana.

También opino que es correcto estipular en los artículos correspondientes el no usar en las esferas de vida ideológica y política y la espiritual y cultural de nuestro pueblo las palabras residuales ya extrañas como “tierra coreana de tres mil ri tan hermosa como un bordado en oro” y “80 millones de compatriotas“, que hacen confundir que el Norte y el Sur son de la misma nación, e intensificar la enseñanza y educación para que los habitantes consideren a la RC como primer país hostil e invariable enemiga principal.

Además, sería correcto tachar las expresiones incluidas en la Constitución como “Parte norteña de Corea” y “independencia, reunificación pacífica y gran unidad nacional“.

Creo que recogiendo tales problemas, debe ser enmendada la Constitución de la RPDC y deliberado este tema en la próxima sesión de la APS.

Además de la enmienda de la Constitución, hay que tomar a tiempo las medidas prácticas para eliminar los residuos de la época pasada que podrían verse como símbolos de “las relaciones connacionales y homogéneas entre el Norte y el Sur de Corea“, “Entre nosotros, los connacionales“, la “reunificación pacífica“, etc.

Por inmediato, hay que ejecutar con rigor las medidas por etapas para deshacer todas las condiciones de enlace entre el Norte y el Sur en la región limítrofe, como romper físicamente en el grado irrecuperable el tramo de nuestra parte de la línea ferroviaria Seúl-Sinuiju, que existía como símbolo de intercambio y cooperación N-S.

Resulta imperioso ejecutar las demás medidas, entre otras, el desmantelamiento del “Monumento a las Tres Cartas para la Reunificación de la Patria, que está levantado con un aspecto feo en la puerta sur de la capital Pyongyang, eliminando así los conceptos de la “reunificación“, “reconciliación” y “connacionales” en la historia nacional de la RPDC.

Aprovecho la ocasión para reiterar el carácter revolucionario del fortalecimiento de la capacidad autodefensiva que la RPDC lleva adelante sin vacilación alguna pese a cualquier cambio de la situación considerando como su vida.

Reafirmo que la fuerza absoluta, que cultivamos, no es el medio de primer golpe para la unilateral “reunificación con las fuerzas armadas” sino la capacidad de defensa legítima que forma parte del derecho a autodefensa y deberá ser poseída indispensablemente para este fin.

En el mundo de hoy donde predomina la lógica de fuerza, para nuestro Estado, situado en la zona más candente que corre el permanente peligro de guerra durante varios decenios, la posesión de la poderosa capacidad militar es un proceso de lucha inevitable a ser optado sin falta para resguardar el destino del país y la nación y una tarea histórica que debemos aceptar como fatalidad.

A pesar de las persistentes dificultades extremadas, acompañadas de la presión y sanción de los enemigos, hemos venido fortaleciendo sin vacilación alguna el mejor potencial de autodefensa nacional y el disuasivo de guerra nuclear. Como resultado, ninguna fuerza agresora no pudo atreverse a desatar hasta la guerra en este territorio durante largo tiempo.

Dejo en claro que si no nos atacan los enemigos, no emprenderemos unilateralmente la guerra en ningún caso.

Ellos no deberán juzgarlo erróneamente como nuestra debilidad.

Entonces, ¿se mantendría limitada nuestra capacidad de autodefensa nacional a defender solamente a nuestro país y prevenir la guerra?

¡Qué va!

Ya he mencionado claramente sobre la segunda misión de nuestras fuerzas armadas nucleares, además de su deber principal de disuadir la guerra.

Si observamos con serenidad el ambiente especial de que el peor país enemigo llamado República de Corea coexiste más de cerca y la realidad en que se agranda la inestabilidad de la situación regional debido a la exacerbación de tensión militar cuyo autor principal es los tipejos norteamericanos, se eleva considerablemente y llega a la fase peligrosa el peligro de estallido de guerra a causa del conflicto expandido por un choque físico.

No deseamos la guerra, pero tampoco tenemos la voluntad de evadirla.

No hay ningún motivo de optar por la guerra ni tenemos la intención de ejecutarla de manera unilateral. Sin embargo, si la guerra se nos acerca como un hecho, nunca nos esforzaremos por evitarla, sino emprenderemos una perfecta y rápida acción bien preparada para defender nuestra soberanía, la seguridad del pueblo y el derecho a subsistencia.

La guerra terminará con el arruinamiento espantoso de la República de Corea.

Y a Estados Unidos le hará sufrir una calamidad y derrota inimaginables.

Nuestra capacidad militar ya está en tal disposición y se renueva a una alta velocidad.

Si los enemigos encienden la menor chispa de guerra, castigaremos rotundamente a nuestros enemigos valiéndose de todas las fuerzas armadas disponibles, incluyendo los artefactos nucleares.

Compañeros diputados;

La independencia antiimperialista es la justicia y verdad y, sólo en esta vía, se puede defender con firmeza la dignidad, la soberanía, la paz y la seguridad.

La posición de política exterior de nuestro Partido y Estado consiste en defender la justicia y paz, aspirar al progreso y desarrollo y fomentar la amistad y unidad.

La RPDC no tolerará jamás la violación brutal de soberanía por parte de EE.UU., que vulnera y destruye la paz y estabilidad del mundo con su ilegal pauta de doble rasero, considerando la independencia antiimperialista como invariable política nacional no.1 y dinamizará la lucha por realizar la justicia internacional, basada en el respeto a la soberanía, la no intervención en asuntos internos, la igualdad y beneficios mutuos, y establecer un nuevo orden internacional.

La rama de asuntos exteriores debe preparar las condiciones y ambiente favorables a la revolución coreana al desarrollar de modo ingenioso y activo los trabajos para enfrentarse con iniciativa a la situación política internacional en cambio brusco y al ambiente de seguridad y no permitir ni la menor desviación ni concesión en el principio de defensa de derechos e intereses estatales.

Hay que estrechar aun más la cooperación bilateral y multilateral al presentar como tarea primordial el desarrollo de relaciones con los países socialistas y lograr el nuevo avance en la obra para ampliar aun más la esfera de relaciones exteriores del país desplegando con osadía en escala internacional la acción antiimperialista y la lucha conjuntas y uniéndose y cooperando por encima de las diferencias de ideas y regímenes con todos los países y naciones aspirantes a la independencia y justicia.

Las tareas susodichas son la política principal a ser materializada sin falta por el gobierno de la RPDC.

El resultado de los sagrados trabajos a ser realizados para la dignidad y prestigio del Estado y el bienestar del pueblo y para el avance victorioso de la construcción socialista depende en gran medida del papel de los órganos del Poder Popular.

Nuestro Poder Popular es la poderosa arma política de la construcción socialista y el ejecutor de la línea y política del Partido.

Todos los órganos del Poder Popular deben establecer el sistema y disciplina de trabajo que exijan acatar con fidelidad incondicional la idea y dirección del PTC, eliminar totalmente la posición pasiva e indiferente y materializar precavidamente las políticas partidistas presentadas ante sus regiones y unidades.

Deben poner en juego el alto sentido de responsabilidad para que los beneficios de políticas populares del Partido y el Estado lleguen correctamente a nuestros niños y ciudadanos, conforme a su misión de existir por el pueblo y servir para sus intereses, y considerar los trabajos por resolver el problema de vida poblacional no para congraciarse con alguien, sino para beneficiar realmente a la gente.

Habrán de hacer un aporte verdadero al desarrollo nacional al asumir voluntariamente y cumplir hasta el final los trabajos apremiantes para resolver los asuntos económicos, inclusive la revitalización de la economía local.

Les compete a los órganos del Poder Popular jugar un papel debido en defender y consolidar el régimen socialista.

Prestarán siempre la atención a fortalecer la unidad monolítica y alentar el patriotismo del pueblo en el curso de organizar y dirigir las actividades de las respectivas unidades y habitantes. Mantendrán con rigor el carácter socialista de nuestra sociedad y garantizarán el funcionamiento flexible del Estado mediante el control y administración en apego a los principios.

Siguen siendo importantes el deber y la responsabilidad de los diputados en la marcha del año nuevo para el desarrollo de la construcción socialista y el fomento de bienestar del pueblo.

Los diputados a las asambleas populares a todos niveles, incluso los de la APS, son activistas políticos elegidos con el apoyo del pueblo que tomando parte directa en los gestiones estatales, reflejan en las políticas del gobierno las opiniones y demandas de la población y conducen su ejecución correcta y sugieren remediar a tiempo las desviaciones observadas.

Ustedes deberán cumplir con sus responsabilidades teniendo una correcta conciencia de su posición y autoridad como representantes del pueblo. De esta manera, el partido y el gobierno se unirán con el pueblo como un cuerpo orgánico, recobrará el ánimo toda la vida social del Estado y se cumplirán consecuentemente las líneas y políticas para el pueblo.

No tienen el derecho a caerse ni por un minuto en el pancismo o la indolencia y relajación, sino garantizarán con acciones protagónicas y sustanciales la materilización de los asuntos estatales.

Compañeros diputados;

Reitero que hoy día, nuestro Estado puede prever el futuro maravilloso de prosperidad total con la firme garantía llevando la fama y prestigio que no puede subestimar el mundo, lo cual es el producto de la sangre y sudor y la abnegación del gran pueblo que ha dedicado todo lo suyo por la victoria de la causa socialista depositando su confianza sólo en el Partido y el Poder de la RPDC aun en los tiempos difíciles.

Los logros alcanzados hasta la fecha son demasiado pocos en comparación con las expectativas del pueblo, que apoya absoluta y sinceramente las políticas del Partido y el gobierno de la RPDC, y no tenemos el derecho a dejar en vano la abnegación y esfuerzos hechos por él resistiendo toda clase de sufrimientos.

Cuanto más se multiplique el poderío nacional y se agrande la seguridad en sí mismo, tanto más esfuerzos debemos realizar sin olvidar ni un momento el trayecto de pruebas recorrido por nuestro pueblo y abriremos así a toda costa en un futuro cercano una época rica y civilizada que le hemos prometido.

Aunque existen muchos obstáculos y nos encaramos con las dificultades, nuestro ideal y causa son la verdad y ciencia y son muy elevados el coraje e ímpetu por alcanzar la victoria.

Unidos firmemente con el patriotismo, luchemos todos enérgicamente por la prosperidad eterna de nuestro Estado muy digno, por la felicidad y gloria de nuestro gran pueblo y por el desarrollo integral del socialismo al estilo coreano.

¡Viva la República Popular Democrática de Corea, nuestro gran Estado!


La cita fue convocada en el momento importante en que todo el pueblo del país emprendió con osadía la ofensiva para dar continuidad a las victorias y glorias del año pasado, coronado con la lucha grandiosa y éxitos orgullosos, en este año que ha de determinar la posibilidad de alcance de las metas indicadas por el VIII Congreso del Partido.

El discurso de apertura estuvo a cargo del presidente de la Asambles Popular Suprema, Pak In Chol.

Una vez declarada la apertura, quedó interpretado el Himno Nacional de la RPDC.

Se planteó en la reunión la siguiente agenda:

Primero, Sobre el balance de ejecución de los presupuestos estatales en el año 112 de la era Juche (2023) y los mismos para el año 113 de la era Juche (2024)

Segundo, Sobre la disolución del Comité por la Reunificación Pacífica de la Patria, la Dirección de Colaboración de Economía Nacional y la Dirección de Turismo Internacional al Monte Kumgang, de la RPDC.

El estimado camarada Kim Jong Un, Secretario General del PTC y Presidente de Asuntos Estatales de la RPDC, expuso la orientación política del gobierno de la RPDC.

Como primer punto de la agenda, fueron discutidos el estado de ejecución de los presupuestos estatales en el año pasado y el proyecto de los mismos para el año nuevo.

El ministro de Finanzas, Ko Jong Bom, presentó el informe.

Luego, intervinieron los diputados Pak Jong Gun, Jon Hak Chol, Ri Yong Chol, Han Nam Chol y Kim Myong Chol.

Ellos expusieron apoyo total diciendo que en el informe sometido a la deliberación, se balanceó correctamente la ejecución de los presupuestos estatales del año pasado y se compusieron los mismos para el año nuevo en el principio de asegurar en lo financiero la lucha encaminada a preparar una garantía evidente y práctica para el cumplimiento del Plan Quinquenal, en apego al espíritu del 9º Pleno del VIII Período del Comité Central del Partido.

Analizaron y balancearon con rigor los éxitos, experiencias y errores observados el año pasado en los respectivos sectores y entidades y plantearon las medidas orientadas a corregir los problemas pendientes en la realidad y fomentar el impulso del desarrollo perspectivo, de acuerdo con el ambiente y situación cambiados.

Los oradores expresaron la decisión de garantizar con el trabajo audaz y sustancial el ascenso continuo de la construcción socialista, al poner en pleno juego el sentido de responsabilidad y activismo en la lucha de este año que reviste gran importancia para la ejecución exitosa del programa del PTC.

Quedaron adoptadas por unanimidad la resolución de la APS de la RPDC “Sobre la aprobación del balance de ejecución de los presupuestos estatales de la RPDC para el año 112 de la era Juche (2023)” y la ley de la APS de la RPDC “Sobre los presupuestos estatales de la RPDC para el año 113 de la era Juche (2024)”.

Como segundo punto de la agenda, se puso a debate la disolución de los aparatos para el trabajo con el Sur de Corea.

El diputado Maeng Kyong Il, vicepresidente de la APS, presentó el proyecto de resolución de la APS que estipula lo justo y legal de la disolución inmediata de las instituciones existentes para el diálogo, las negociaciones y la colaboración entre el Norte y el Sur de Corea.

La cita aprobó por unanimidad la resolución de la APS de la RPDC “Sobre la disolución del Comité por la Reunificación Pacífica de la Patria, la Dirección de Colaboración de Economía Nacional y la Dirección del Turismo Internacional al Monte Kumgang, de la RPDC”.

El presidente de la APS, Pak In Chol, pronunció el discurso de clausura.

La 10ª reunión de la XIV legislatura de la APS concluyó con éxito su trabajo gracias al extraordinario entusiasmo político de los participantes por cumplir su cargo importante como representante del pueblo y autor de gestiones estatales al frente de la lucha decisiva por garantizar la dignidad, la soberanía y el desarrollo independiente del Estado y el pueblo y ascender y ampliar la coyuntura de cambio por la prosperidad nacional.

ACNC

Descubre más desde KFA Euskal Herria

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo