EPC, Historia, KCNA, KHED DPRK RPDC, Kim Jong Un, Rodong Sinmun, Sur de Corea, USA

Kim Jong Un visita el cementerio de mártires de guerra

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En ocasión del 67º aniversario de la gran victoria en la Guerra de Liberación de la Patria, Kim Jong Un, Presidente del Partido del Trabajo de Corea y del Comité de Estado de la República Popular Democrática de Corea y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas de la RPDC, acudió al Cementerio de Mártires de la Guerra de Liberación de la Patria para rendir homenaje a los mártires del Ejército Popular de Corea.

Le acompañaron el vicemariscal del EPC, Pak Jong Chon, jefe del Estado Mayor General del EPC, y los comandantes del ejército.

El Máximo Dirigente del partido, el Estado y las fuerzas armadas depositó una flor ante el cementerio.

Rindió tributo a los héroes de la gran década que defendieron la patria y sentaron la piedra angular de nuestro Estado poderoso con su sacrificio valioso.

Brillarán eternamente en los anales los méritos de los defensores de la patria de la década de 1950 que prepararon la noble herencia espiritual de la revolución en medio de las detonaciones de la guerra encarnizada, recalcó.

Por último, expresó la seguridad de que el espíritu de lucha heroica de los mártires será siempre el alma de la Corea socialista.

Aunque pasaron varios decenios desde el alto de fuego, brillan en el curso de avance de la patria el espíritu combativo y méritos heroicos de la generación anterior que salió victoriosa de la Guerra de Liberación de Corea al aniquilar a los agresores luchando como fénix.

Comienza así un artículo individual publicado el 26 de julio en el diario Rodong Sinmun y prosigue:

El espíritu de defensa de la patria, creado en el fragor de guerra, es la fuerza más poderosa que cualquier energía física y el patrimonio más valioso que debe heredar nuestra generación de la de triunfadores.

Sobre todo, hay que aprender de ellos la confianza absoluta en el líder que constituye el eje del mundo espiritual de la generación de la década de 1950.

Además, hace falta asimilar el espíritu de sacrificio heroico que deviene el nutrimento ideológico y espiritual para los militantes del Partido y trabajadores movilizados ahora en la arremetida frontal.

Lo último es la noble concepción de vida consistente en dedicar la sangre y sudor por la prosperidad de la patria apoyando sinceramente al Partido y al líder hasta el último momento de la vida.

Hoy día, se mantiene firmemente el linaje de patriotismo gracias a los excelentes predecesores de la revolución que vienen sirviendo en toda su vida por el Partido, el líder, la patria y el pueblo sin desear ningún honor o remuneración.

ACNC

Deja un comentario