KCNA

Coreanos recuerdan con añoranza al camarada Kim Jong Il

Con motivo del día de máxima recordación nacional, los habitantes de todo el país expresan la fuerte añoranza y veneración al Dirigente Kim Jong Il, eterno líder del Partido y el pueblo y gran sabio virtuoso de la revolución, dirigiéndose hacia el Palacio del Sol Kumsusan, lugar sagrado del Juche.

Desde el primer día de su dirección sobre la revolución hasta el último momento de su vida, el líder destacado y patriota sin igual allanó el camino inexplorado con su voluntad de acero y esfuerzos sobrehumanos levantando en alto la bandera roja del Juche y dedicó todo lo suyo por la prosperidad eterna de la Corea socialista, la felicidad del pueblo y el cumplimiento de la causa revolucionaria del Juche.

Durante el último decenio en que se dio firme continuidad a la sagrada historia de eternidad del líder, el pueblo coreano vino impulsando con seguridad la causa socialista del Juche tomando el nombre de sol del Dirigente como bandera de victoria y su legado como cuestión vital y logrando bajo la guía del estimado ccamarada Kim Jong Un los cambios del siglo, dignos de registrarse especialmente en la historia nacional de cinco milenios.

Tuvo lugar el día 17 con solemnidad en la Plaza del Palacio del Sol Kumsusan el acto central de recordación por el 10º aniversario de deceso del Dirigente Kim Jong Il.

Estuvieron presentes en la ocasión los funcionarios de los organismos del Partido y el Poder, entidades de masas, ministerios, órganos centrales e instituciones de las fuerzas armadas, los oficiales y soldados del Ejército Popular de Corea y de las Fuerzas de Seguridad Pública, y los funcionarios y trabajadores capitalinos.

Estuvo sumergida en el clima más sublime la sede del acto donde saltaba a la vista la imagen sonriente del líder antecesor.

Salió a la tribuna del acto el estimado camarada Kim Jong Un, Secretario General del Partido del Trabajo de Corea y Presidente de Asuntos Estatales de la República Popular Democrática de Corea.

También lo hicieron Choe Ryong Hae, miembro del Presidium del Buró Político del Comité Central del PTC, primer vicepresidente del Comité de Asuntos Estatales y presidente del Presidium de la Asamblea Popular Suprema de la RPDC, Jo Yong Won, miembro del Presidium del BP y secretario de organización del CC del PTC, Kim Tok Hun, miembro del Presidium del BP del CC del PTC, vicepresidente del CAE y primer ministro de la RPDC, y Pak Jong Chon, miembro del Presidium del BP y secretario del CC del PTC.

Se presentaron igualmente ahí los cuadros del Partido y el gobierno Ri Il Hwan, Jong Sang Hak, O Su Yong, Thae Hyong Chol, Kim Jae Ryong, O Il Jong, Kim Yong Chol, Jong Kyong Thaek, Kim Yo Jong, Kim Song Nam, Ho Chol Man, Pak Thae Dok, Kim Hyong Sik, Yu Jin, Pak Myong Sun, Ri Chol Man, Jon Hyon Chol, Pak Jong Gun, Yang Sung Ho, Ju Chol Gyu, Ri Son Gwon, U Sang Chol y Kim Yong Hwan, el presidente del CC del Partido Social-Demócrata de Corea, Pak Yong Il, así como los funcionarios ejemplares y ameritados en el cumplimiento del legado del Dirigente y de las tareas del primer año del Plan Quinquenal, presentado en el VIII Congreso del Partido.

Salieron también los funcionarios de las instituciones de fuerzas armadas como Kwon Yong Jin y Ri Yong Gil.

Ri Il Hwan, miembro del Buró Político y secretario del CC del PTC, declaró la apertura del acto.

Todos los participantes guardaron un momento de silencio en memoria del Dirigente.

Se interpretó la «Canción del General Kim Jong Il«.

Choe Ryong Hae pronunció el discurso de la ocasión intitulado «El gran Dirigente camarada Kim Jong Il vive siempre en nuestro pueblo».

El orador dijo que el Dirigente, nacido en el monte Paektu, el sagrado de la revolución, presentó como causa de toda su vida la edificación de un país poderoso y próspero del pueblo en la tierra patria y dedicó lo todo de su vida a la lucha por su cumplimiento.

Alabó las indelebles proezas revolucionarias del líder antecesor quien en todo el período de su dirección sobre la revolución, defendió firmemente la patria, la nación y el socialismo de tipo jucheano con su firme convicción independiente y audacia incomparable y convirtió a la RPDC en la potencia muy digna al crear milagros del siglo en la construcción de una patria próspera.

Enfatizó que a través de la lucha del último decenio, el pueblo coreano obtuvo la convicción revolucionaria de que gracias al estimado camarada Kim Jong Un, el Dirigente estará siempre vivo en nosotros y se edificará sin falta la potencia socialista deseada por él.

Exhortó a todos los militantes del partido, habitantes y oficiales y soldados del Ejército Popular a luchar con dinamismo por nueva victoria del socialismo y por el avance vigoroso de la revolución del Juche, enalteciendo al Dirigente como eterno Sol del Juche y siguiendo la orientación del Secretario General del PTC.

El acto terminó con la interpretación de la canción «General Kim Jong Il siempre está vivo como el Sol».

Se tiraron las salvas en memoria del líder predecesor.

Todos los participantes expresaron gran reverencia al Dirigente con la firme convicción y voluntad de glorificar generación tras generación su noble vida y proezas revolucionarias.

Habrá siempre victorias y glorias en la ruta de avance del pueblo coreano que marcha a galopes por el cumplimiento de la causa revolucionaria del Juche apoyando con fidelidad la idea y dirección del Secretario General y glorificando la era de dar primacía a nuestro Estado.

El mismo día 17, fecha de máxima recordación nacional, acudió al Palacio del Sol Kumsusan el estimado camarada Kim Jong Un, Secretario General del Partido del Trabajo de Corea y Presidente de Asuntos Estatales de la República Popular Democrática de Corea.

Le acompañaron Choe Ryong Hae, miembro del Presidium del Buró Político del Comité Central del PTC, primer vicepresidente del Comité de Asuntos Estatales y presidente del Presidium de la Asamblea Popular Suprema de la RPDC, Jo Yong Won, miembro del Presidium del BP y secretario de organización del CC del PTC, Kim Tok Hun, miembro del Presidium del BP del CC del PTC, vicepresidente del CAE y primer ministro de la RPDC, Pak Jong Chon, miembro del Presidium del BP y secretario del CC del PTC, y otros cuadros del Partido y el gobierno, así como los funcionarios directivos de los ministerios, órganos centrales e instituciones de las fuerzas armadas.

Se encontraba en el ambiente más solemne el Palacio del Sol Kumsusan donde están conservados los cuerpos del Presidente Kim Il Sung y el Dirigente Kim Jong Il, eternos líderes del Partido, Estado y pueblo muy dignos de Corea y grandes sabios virtuosos de la revolución.

Ante las estatuas de pie del Presidente y el Dirigente, fue depositado un cesto de flores dedicado por el Secretario General del PTC.

Se colocaron también los cestos florales a nombre del CC del PTC y el CAE, el Presidium de la APS y el Consejo de Ministros de la RPDC.

Junto con los participantes en la ceremonia de homenaje, el Secretario General rindió homenaje a los grandes Líderes antecesores ante sus estatuas de pie y en el salón de eternidad donde está conservado el cuerpo del Dirigente quien dedicó todo lo suyo a la sagrada causa por la patria y el pueblo y preparó el firme cimiento de la dignidad y prosperidad de todas las generaciones venideras, sosteniendo en alto la bandera roja del Juche en toda su vida.

Los cuadros del Partido y el gobierno redoblaron la decisión de cumplir con su honrosa misión y deber, que les han asignado la época y la revolución, en la magna lucha de hoy por dar impulso fuerte al desarrollo integral de la construcción socialista guardando en lo profundo del corazón la imagen sonriente del Dirigente e incrementando el poderío con que se ha forjado la era de dar primacía a nuestro Estado bajo la guía del Secretario General.

ACNC

Dejar una respuesta