Corea socialista condena las tentativas de EEUU de rehabilitar la “Comandancia de las Fuerzas de la ONU”

Joe Biden en la frontera entre la RPDC y la RC, bajo banderas de EEUU, ONU y la RC

El investigador del Instituto de Desarme y Paz del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular Democrática de Corea, Kim Kwang Myong, publicó un artículo intitulado “El renacimiento de la ‘Comandancia de las Fuerzas de la ONU’ es la segunda edición de ampliación de la OTAN y el detonante de nueva guerra mundial”.

Su texto íntegro sigue:

EE.UU. fabricó hace 74 años la “Comandancia de las Fuerzas de la ONU” y la introdujo hace 67 años en la República de Corea persiguiendo la agresión a la RPDC.

Hace más de 40 años, quedó aprobada en la Asamblea General de la ONU la resolución de disolver la misma “comandancia” con el fin de establecer la paz duradera en la Península Coreana y recuperar el prestigio e imparcialidad de la ONU. Pero, hoy en día, ella va poniendo de realce su atributo agresivo y provocador.

El renacimiento y ampliación de este connotado aparato para la guerra y el enfrentamiento prenuncian un ambiente de seguridad más inestable e imprevisible con que se encarará todo el mundo para no hablar de la Península Coreana y la región de Asia-Pacífico.

Esta “comandancia”, que debió haber sido disuelta hace mucho tiempo, es el aparato militar, fabricado por EE.UU. abusando del nombre de la ONU para despachar a la guerra coreana las fuerzas armadas de los países satélites.

Aprovechando la ausencia de la ex URSS en las actividades del Consejo de Seguridad de la ONU (la cual la boicoteaba por el veto del CS de la ONU a la República Popular China), EE.UU. aprobó por la fuerza en julio de 1950, poco después de estallido de la guerra coreana, la resolución de introducir en el frente coreano las fuerzas multinacionales lideradas por sí mismo y fabricó la “Comandancia de las Fuerzas de la ONU”.

Después del armisticio, trasladó su sede en julio de 1957 a la Península Coreana para preparar una nueva guerra contra la RPDC.

Resignándose a la exigencia de la sociedad internacional sobre la disolución, traspasó en la década de 1970 su “autoridad de operación militar” a la comandancia de fuerzas combinadas EE.UU.-República de Corea.

Países satélite de EEUU en el Pacífico en la Cumbre de la OTAN, 29 de junio de 2022 en Madrid

Empero, recupera una tras otra en el siglo 21 las funciones militares de la “Comandancia de las Fuerzas de la ONU” dando enfoque estratégico en la región de Asía-Pacífico.

Para rehabilitar su posición como la de combate que controla las fuerzas multinacionales, nombró a los generales del círculo militar de los países seguidores como subcomandante y, por otra parte, ubica a los oficiales en activo en el cargo de delegado de enlace, que ocupaban de manera concurrente los agregados militares de las embajadas de los países satélites en la RC, entre otras medidas de reajuste estructural.

Además, se realizan los ejercicios en que se movilizan las fuerzas armadas como cazas y buques de los países miembros de la “comandancia”, fuera de la costumbre de limitar la participación de sus representantes en el simulacro computarizado durante la maniobra militar conjunta EE.UU.-RC.

En tales circunstancias, EE.UU. efectuó en noviembre del año pasado la reunión de autoridades de defensa RC-países miembros de la “comandancia” donde discutió el asunto de utilizar prácticamente toda la capacidad de ésta, el de elevar su potencial de cumplimiento de la guerra y el de preparar el marco institucional de la introducción de los efectivos de sus miembros en el tiempo de emergencia de la Península Coreana.

Esto comprueba que la “comandancia”, que existía nominalmente, se convierte en la efectiva de guerra contra los países soberanos e independientes de la región.

Hoy en día, el mundo ve con ojos propios cuál resultado fatal ha causado el “avance al este” de varias décadas de la OTAN en el ambiente de seguridad de Europa.

Como la OTAN que generó la crisis de seguridad de Europa al alistar a los 14 países faltando a su promesa de no ampliar su campo, EE.UU. intenta rehabilitar y ampliar la función de la “comandancia” desoyendo las voces de preocupación y exigencias de la sociedad internacional, lo cual deviene la causa de aumento de las posibilidades de nuevo conflicto físico en Asía-Pacífico.

Yoon Suk Yeol, Joe Biden y Fumio Kishida en la Cumbre de la OTAN, 29 de junio de 2022 en Madrid

Este intento es la segunda edición de ampliación de la OTAN y el detonante de una nueva guerra mundial.

Valdrá la pena a los países involucrados en el caso pensar en serio que su coparticipación es un acto muy peligroso y perjudicial para ellos mismos.

La conducta de EE.UU., que se muestra más entusiasta en la confabulación militar con las fuerzas seguidoras para mantener su posición hegemónica que se torna cada día más vulnerable, demanda la contramedida continua para corregir el desequilibrio de fuerzas y detener nuevo conflicto armado que pueden llegar a la región.

La RPDC defenderá firmemente sus intereses de seguridad y la paz y estabilidad del mundo mediante los esfuerzos responsables y constantes por frenar los actos imprudentes de EE.UU. y sus satélites que destruyen la paz y estabilidad de la Península Coreana y la región e imponen a la humanidad los desastres de guerra.

ACNC

Descubre más desde KFA Euskal Herria

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo