El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Comandancia Suprema del Ejército Popular de Corea hizo pública el día 5 la siguiente declaración:

    El 12 de diciembre del año pasado, la República Popular Democrática de Corea lanzó de manera justa y exitosa el satélite artificial con fines pacíficos asegurando la transparencia internacional por encima de la costumbre y optando el momento relativamente tranquilo de la situación.

    Sin embargo, Estados Unidos y sus satélites, que desde el principio planearon convertir el lanzamiento de tal satélite en una oportunidad para aplastar a la RPDC, negaron obstinadamente el derecho de soberanía de la RPDC al lanzamiento de satélite.

    Al final, adoptaron la “resolución de sanción” movilizando el Consejo de Seguridad de la ONU y tomaron el camino de hostilizar sin ton ni son la RPDC.

    Tal acto hostil continúa hasta este momento año tras año.

    En tal circunstancia, la RPDC realizó con éxito en el nivel más elevado el 12 de febrero la tercera prueba nuclear subterránea como un eslabón de las contramedidas sustanciales para defender la seguridad y soberanía del país.

    Pero, los imperialistas yanquis, los títeres surcoreanos y otros seguidores, en vez de sacar la debida lección, se desesperan con más tenacidad para aprobar una nueva “sanción” más fuerte.

    Insatisfechos de tal complot, emprendieron el camino de volver a desarrollar durante los 60 días a partir del día primero del mes en curso los ejercicios militares conjuntos “Key Resolve” y “Foal Eagle” para aplastar de manera militar a la RPDC movilizando las enormes fuerzas armadas de agresión.

    A diferencia del año pasado, los presentes simulacros planean movilizar mucho el colectivo de ataque de portaaviones supergrande de propulsión nuclear de las tropas agresoras yanquis cargado de más de 100 ojivas nucleares, el bombardero estratégico B-52H y otros medios de ataques nucleares terrestres, navales y aéreos y hasta las fuerzas armadas de los títeres surcoreanos, Gran Bretaña, Australia y otros países satélites.

    En tal sentido, los calificamos del más peligroso alboroto de guerra nuclear cuyo blanco es la RPDC y de la más abierta provocación militar de todas las fuerzas hostiles.

    Tal situación muestra fehacientemente que la violación de la soberanía de la RPDC por EE.UU., los títeres surcoreanos y otras fuerzas hostiles pasó la esfera de “sanción económica” y se dirige a la abierta y agresiva ofensiva militar.

    Con respecto a tal situación creada, la Comandancia Suprema del EPC, encargada de la defensa nacional y seguridad del país y asumida del destino de la nación, emitió el 23 de febrero pasado a los agresores norteamericanos el aviso de advertencia vía telefónica a través de la representación de Phanmunjom de que si encienden por fin la mecha de la guerra de agresión, desde ese momento correrá el tiempo más fatigoso en que será descontado minuto por minuto y segundo por segundo su destino miserable.

    Pero, prosiguen los aventureros entrenamientos militares conjuntos y se torna cada día más abierta la vil conspiración del imperio y los títeres surcoreanos para armar la campaña de “sanción” anti-RPDC.

    Históricamente, el pueblo coreano no ha tirado nunca ni una flecha ni piedra al territorio norteamericano.

    Sin embargo, el imperio, insatisfecho de haber dejado el indeleble rencor de sangre a la RPDC, actúa desesperadamente para ocupar a ésta.

    Lo problemático es que los títeres surcoreanos, contagiados de adoración al imperio y el servilismo a grandes potencias, se suman a tales maquinaciones.

    Sólo en estos días, Kim Kwan Jin, ministro títere de Defensa Nacional, y Jong Sung Jo, jefe de la Junta de Jefes de Estado Mayor, recorrieron los cuerpos en el frente avanzado, la comandancia de flota y las unidades de proyectiles teledirigidos, ocasiones en las cuales hablan tanto del “ataque horroroso” y “ataque preventivo” a los “puntos originales de provocación” divulgando que se prevé la llamada “provocación militar” de la RPDC.

    Esos tipejos son la horda de los traidores, que interrumpió por completo las relaciones íntercoreanas junto con el traidor Lee Myung Bak carente de la política y los asuntos militares, y son los gángsteres militares que andan atareados sin saber qué piensa su amo gringo, cuál es la intención oculta de los países vecinos y qué desean todos los connacionales y la nación.

    A porfía, las autoridades títeres surcoreanas, sin saber cuál es el patrimonio valioso de la nación, se portan como un robot e imitan como papagayos a la orden de su amo yanqui hablando tanto de la renuncia nuclear y el cese de la provocación.

    El ejército y pueblo de la RPDC no pueden estar con brazos cruzados ante la realidad en que se violan la soberanía y la dignidad de la nación y se ve amenazado el máximo interés del país, precisamente debido a EE.UU., enemigo jurado del pueblo coreano, y los maniacos de la confrontación fratricida, horda de traidores sin precedente.

    El portavoz de la Comandancia Suprema del EPC, por encargo, aclara al interior y exterior del país, las siguientes medidas importantes:

    Primero, la Comandancia Suprema del EPC tomará consecutivamente la segunda y tercera contramedidas fuertes y prácticas frente al brutal acto bélico de EE.UU. y otras fuerzas hostiles como ya había declarado.

    El ejército y pueblo de la RPDC no conocen las palabras hueras.

    Cumplir lo decidido, esto es el temperamento de la Corea del Songun.

    Lo confirma la pasada historia en que venció a los enemigos en dos guerras revolucionarias y ha recorrido por el camino victorioso superando toda clase de pruebas.

    El colectivo de las tropas del frente y otras unidades de las fuerzas terrestres, navales, aéreas y antiaéreas, los destacamentos de cohetes estratégicos, el Ejército Rojo Obrero-Campesino y la Guardia Juvenil Roja ya han entrado en el estado de enfrentamiento total según el plan operacional firmado finalmente por el Comandante Supremo.

    Ya que el imperialismo yanqui nos invade con armas nucleares, también nosotros le enfrentaremos con los diversificados medios de golpe nuclear a precisión a nuestro estilo.

    Si apretamos el botón se descargarán fuegos, que convertirán todos en el mar de fuego.

    Este territorio no es la península de Los Balcanes ni Irak ni Libia.

    A diferencia del tiempo pasado, el ejército y pueblo de la RPDC tienen lo todo incluyendo las armas nucleares pequeñas y ligeras.

    Segundo, invalidará completamente el Acuerdo de Armisticio de Corea.

    El presente simulacro, que desarrollan los imperialistas yanquis y los títeres surcoreanos, es también la demostración concentrada del sistemático acto destructivo al mencionado acuerdo.

    Por eso, la Comandancia Suprema del EPC invalidará por completo el vigor de ese acuerdo, que venía manteniéndose formalmente, desde el próximo día 11 de marzo en que pasará a la etapa decisiva el presente entrenamiento.

    Así lograremos la gran causa de la reunificación de la patria, anhelo de la nación, tras dar el ataque de justicia según nuestra decisión en cualquier momento y a cualquier blanco sin ser restringidos de ese acuerdo.

    Tercero, anulará totalmente las actividades de la Representación del EPC en Phanmunjom establecida y manejada temporalmente por nuestro ejército como mecanismo de negociación para establecer el sistema de paz en la Península Coreana.

    Al respecto, tomará paralelamente la medida de cortar las comunicaciones telefónicas entre las capas militares RPDC-EE.UU. en Phanmunjom.

    Puesto que se desarrollan al estado riguroso los imprudentes actos de todas fuerzas hostiles para atentar la soberanía y la dignidad de la RPDC, se ha hecho clara nuestra opción.

    La invariable posición y el modo de reacción a estilo del monte Paektu del ejército y pueblo de la RPDC son enfrentar con espada al cuchillo, destruir con cañones a fusiles y responder con el más poderoso ataque nuclear a precisión a nuestro estilo a la amenaza nuclear de los enemigos.

    Los yanquis y sus satélites no deben olvidarse nunca de que ellos mismos se hallan en la encrucijada del destino.

    La victoria final está al lado del ejército y pueblo de la RPDC que se han levantado en la defensa de la soberanía.

KCNA