En estos días, debido a los ejercicios militares conjuntos “Key Resolve” y “Foal Eagle” de Estados Unidos, la banda de los traidores títeres surcoreanos y otras fuerzas hostiles se ha creado en la Península Coreana la situación muy delicada.

    En los simulacros militares participan la flota de ataque de portaaviones nuclear del ejército norteamericano cargada de más de 100 ojivas atómicas y los medios de ataque nuclear de tierra, mar y aérea incluyendo el bombardero estratégico “B-52H”.

    El imperio intenta desatar la guerra anti-RPDC movilizando a los títeres surcoreanos y hasta las fuerzas de varios países satélites que tomaron parte en la pasada guerra coreana disfrazando del casco de las “fuerzas de la ONU”.

    Debido a las recrudescentes maquinaciones hostiles anti-RPDC de EE.UU. enfrentó con graves dificultades los esfuerzos del gobierno de la RPDC por la construcción de un Estado próspero y el mejoramiento de la vida del pueblo y en este territorio corre la situación supertensa al borde de la guerra.

    EE.UU., que libra los simulacros peligrosos en la zona muy candente del mundo, donde están amontonadas armas y equipos nucleares, es el destructor y autor que amenaza la paz.

    Acorde con su nueva estrategia de defensa nacional, EE.UU. trasladó en gran escala sus fuerzas a la zona de Asia-Pacífico.

    Está emplazado 60 por ciento de sus fuerzas marítimas y se instalan nuevas bases norteamericanas en las zonas del Nordeste y Sudeste Asiáticos y el Oceánico.

    Por otra parte, fundó las alianzas militares multinacionales cuyo centro es EE.UU. y Japón y controla a los países aliados para que no hagan la cooperación militar con las potencias de esta región.

    El propósito es formar la red de cerco a las potencias de la región y sacar provecho vendiendo las armas a la región de conflicto.

    Debido a la injerencia de EE.UU. la región de Asia-Pacífico se ha convertido en una zona muy candente.

    El Instituto Internacional de la Paz en Estocolmo de Suecia, en su informe de negocios internacionales de armas 2012, señaló que el continente Asiático y el Oceánico ocuparon 44 por ciento de importación de armas del mundo en 2007-2011 y los países asiáticos tomaron parte del primer lugar al quinto en la importación de armas.

    El hecho está relacionado con las maniobras de EE.UU. que incita en esta región la carrera armamentista usando el problema de frontera y el de derecho a posesión.

    Si se tolera tales maquinaciones de EE.UU. Asia no podrá evitar grandes calamidades.

    Los países y los pueblos asiáticos deben rechazar la anacrónica política de guerra fría de EE.UU. y adelantar la paz duradera y la prosperidad de la región.

KCNA