En su mensaje del Año Nuevo, el Mariscal Kim Jong Un señaló que deben rechazar las fuerzas extranjeras para resolver el problema de reunificación de Corea conforme a la aspiración y la demanda de los connacionales.

    Estas fuerzas son el obstáculo fundamental que impide la unidad de la nación coreana y la reunificación de la patria.

    Para la nación coreana que sufre durante casi 70 años el dolor de división impuesta por las fuerzas extranjeras, rechazarlas es el problema igual a la vida, el unánime deseo y aspiración de todos los coreanos.

    EE.UU. ocupó ilegalmente el Sur de Corea partiendo del intento criminal de convertir el territorio surcoreano en una colonia y trampolín de la agresión a toda la Corea.

    Luego, el imperio norteamericano perpetró incesantemente las maquinaciones de agresión y la guerra contra la RPDC.

    En la década de 1950, EE.UU. provocó la guerra agresiva contra la RPDC y en la actualidad no cesa en el cielo, la tierra y el mar del Sur de Corea los imprudentes ejercicios bélicos.

    Los yanquis aceleran la reubicación de sus tropas agresoras y el traslado de bases para el estallido de segunda guerra coreana y tienen tramados los guiones de guerra para el ataque preventivo nuclear contra la RPDC.

    Debido a las maquinaciones obstructoras de EE.UU. pasan por vicisitudes y contratiempos la reconciliación, cooperación y movimiento por la reunificación independiente efectuados entre el Norte y el Sur de Corea después de publicada la histórica Declaración Conjunta del 15 de Junio bajo el ideal de “Entre nosotros, los connacionales”.

    La historia demuestra la verdad de que sin rechazar las fuerzas extranjeras no se puede eliminar en esta tierra el peligro de agresión y de guerra ni lograr el movimiento por la reunificación independiente.

    El sujeto de la reunificación de la patria es toda la nación coreana en el Norte y el Sur de Corea y en ultramar. Si se unen los connacionales, es posible, en todo caso, resolver el problema de reunificación.

    Todos los connacionales deben luchar con tesón contra la dominación e intervención de las fuerzas extranjeras y por la reunificación independiente enarbolando la bandera de la Declaración Conjunta del 15 de Junio.

KCNA