El vocero del Departamento de Política del Comité de Defensa Nacional de la República Popular Democrática de Corea hizo pública el día 20 una declaración para condenar la campaña anti-RPDC que lanzan Estados Unidos y sus satélites cuestionando la justa medida de la RPDC para incrementar su capacidad de autodefensa nacional.

    La nota señala como sigue:

    Las unidades de las fuerzas terrestres, navales, aéreas y antiaéreas del Ejército Popular de Corea, inclusive las estratégicas, realizan sucesivamente los lanzamientos de cohetes tácticos de alta precisión y los ejercicios de artillería de diferentes misiones como parte de las maniobras para mejorar la capacidad de autodefensa nacional.

    El triunfo de gran importancia alcanzado en esos ejercicios de combate estimula mucho al ejército y pueblo siendo envidiado por los hombres del mundo amantes de la paz y aspirantes a la justicia.

    Se portan mal sólo EE.UU. y sus satélites como la banda de Park Geun-hye y otras fuerzas malsanas exponiendo sus entrañas aviesas.

    EE.UU. dice que “el Norte de Corea le ejerce una amenaza inusual y especial” como si los cohetes tácticos de la RPDC hubieran entrado en el ataque al territorio estadounidense. Y describe los ejercicios rutinarios del EPC como “provocación de baja intensidad con fines políticos” y “sucesiva amenaza militar contra los países aliados de la región”.

    Las autoridades surcoreanas también dicen que los lanzamientos de cohetes tácticos y los ejercicios de artillería del EPC son una “reacción a la negativa a la propuesta especial y la declaración del gobierno (de la RPDC)”, “provocación peligrosa que exacerba la tensión militar” y “amenaza intencional” a sí mismas.

    Además, arman escándalo por conducto del Consejo de Seguridad de la ONU, que hace mucho tiempo perdió la imparcialidad, para inducir en error la opinión pública.

    Se suman a esa payasada algunos países flojos que siendo cómplices de EE.UU., tratan de abrazar a Park Geun-hye actualmente en la situación miserable.

    En cuanto a esa campaña absurda que se libra invirtiendo la verdad, el Departamento de Política del CDN vuelve a advertir a EE.UU. y las autoridades surcoreanas recogiendo la opinión del ejército y el pueblo de la RPDC.

    EE.UU. y las autoridades surcoreanas deben hablar conociendo bien primero la concepción de “provocación” y “amenaza”.

    ¿Si el lanzamiento de cohetes tácticos de la RPDC constituye la “provocación” contra EE.UU. y la “amenaza” a la estabilidad y la paz de la región, cómo se debe decir de los incontables lanzamientos de misiles estratégicos de EE.UU. y los ejercicios militares contra la RPDC que realiza a menudo el imperio en la tierra ajena con los gángsteres de la capa militar del Sur de Corea?

    Las provocaciones y la amenaza de verdad en la Península Coreana son las maniobras políticas y militares que se promueven según la política hostil contra la RPDC y la belicosa estrategia militar de EE.UU.

    La provocación típica es la imprudente intrusión en las aguas jurisdiccionales de la RPDC que cometen casi todos los días los belicistas surcoreanos.

    EE.UU. y las autoridades del Sur de Corea no deben incurrir más en el descarado acto de bandido.

    ¿Cómo se puede describir el acto bandidesco de EE.UU., fautor de provocación y amenaza, que desarrolla casi todos los días en otro país los ejercicios de agresión y guerra, y de las autoridades surcoreanas enloquecidas por la confrontación fratricida que tildan de “provocación” y “amenaza” los ejercicios militares autodefensivos de la RPDC que se realizan en la tierra, mar y cielo propios?

    Es un procedimiento de bandido que ultraja al dueño que quiere defender su casa con fuerzas propias.

    Tal vez salga con la suya en otras partes ese acto de bandido, pero nunca será aceptado en esta tierra defendida por el ejército y el pueblo de la RPDC.

    Cuanto más recurran a las hostilidades gangsteriles, EE.UU. y las autoridades surcoreanas tanto más enfrentarán la represalia inimaginablemente fuerte de la RPDC.

    A través de la propuesta importante y el mensaje abierto de enero pasado, la propuesta especial de junio y la declaración del gobierno de julio, la RPDC hizo todo lo posible por mejorar las relaciones íntercoreanas y lograr la reunificación, la paz y la prosperidad del país.

    Lo único que falta es la opción final.

    EE.UU. y las autoridades surcoreanas no deben actuar con imprudencia hablando de la “provocación” y “amenaza” de alguien.

    Por el contrario, todas las fuerzas disuasivas de la RPDC para la autodefensa se mantendrán en la disposición perfecta para castigar todas las fuerzas malsanas de este mundo, manifestarán su poderío sin rival y responderán con las justas acciones de venganza.

KCNA