ONU

El “relator especial” de derechos humanos en Corea es un “cargo” fabricado por EEUU y Occidente

Tomás Ojea Quintana, “relator especial” de la situación de derechos humanos de la RPDC

Recientemente en la sesión 49 del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, el llamado “relator especial” de la situación de derechos humanos de la República Popular Democrática de Corea soltó otra vez más disparates que difamaron y calumniaron maliciosamente a nuestro Estado.

Originalmente, el llamado “relator especial” de la situación de derechos humanos de la RPDC es un “cargo” creado según la ilegal “resolución de derechos humanos” contra la RPDC que fue fabricada por EE.UU. y el Occidente con el objetivo de destruir nuestra unidad monolítica y derrocar nuestro sistema socialista.

Es sumamente claro que no se puede desear palabras imparciales y objetivas de tal “relator especial”.

En realidad, el trabajo que ha hecho el “relator especial” durante los últimos 6 años, valiéndose de las maniobras de las fuerzas malsanas como EE.UU., fue ignorar a ciegas la superior política de protección y mejoramiento de los derechos humanos de nuestra República y la realidad de su goce y manchar la opinión pública internacional difundiendo a nombre de la ONU los datos manipuladores llenos de todo tipo de engaños y falsificaciones.

El hecho de que en esta ocasión el “relator especial” soltó críticas maliciosas en contra de nuestro país hasta el final, solo sirvió para poner al desnudo más claramente su asquerosa identidad como lacayo y propagandista venal de la campaña de manipulación de “derechos humanos” de EE.UU. contra la RPDC.

El tal llamado “informe” fabricado por este tipo no pasa de ser un documento estafador que no vale ni un centavo y que está conformado por datos manipuladores facilitados por los elementos malsanos y hostiles llenos de sentimientos de negación inveterada y hostilidad extremas hacia nuestra República.

En nuestro país, la política de dar primacía a las masas populares se aplica cabalmente en todos los sectores de la vida social y gracias a ello, los derechos e intereses del pueblo son priorizados absolutamente y su dignidad y derechos son garantizados firmemente.

Muchas gentes que han presenciado con sus propios ojos la situación real de los derechos humanos de nuestro pueblo elevan las voces de elogio y expresan indignaciones sobre las sucias conductas y posturas del Occidente y sus lacayos que abusan de los derechos humanos como los instrumentos políticos de agresión e intervención en los asuntos internos a los países soberanos.

Muchos países dijeron en esta sesión que el sistema del relator especial sobre los países individuales como el “relator especial” de la situación de derechos humanos de la RPDC, en su esencia, fue fabricado para perseguir el objetivo político del Occidente y expresaron burlas y frialdades al “relator especial” que destruye y viola la imparcialidad y objetividad de los derechos humanos. Esto no es algo casual.

La realidad demuestra claramente que por mucho que EE.UU. y el Occidente hagan esfuerzos desesperados poniendo delante a los títeres como el “relator especial” de la situación de derechos humanos de la RPDC jamás podrán bloquear la corriente del mundo que aspira a la independencia y justicia.

Los derechos humanos son precisamente el poder soberano.

En el futuro también como en el pasado, no reconoceremos ni trataremos absolutamente al “relator especial” de la situación de derechos humanos de la RPDC.

Sea quien sea, no perdonaremos en absoluto a los que se atreven a ofender nuestro poder soberano.

Kim In Guk

Investigador de la Asociación de Estudio de Derechos Humanos de Corea

Dejar una respuesta