GEIJ

Reparten gratuitamente nuevas viviendas en la comuna Changhyo

Al pie del hermoso monte en la comuna Changhyo, de la ciudad de Hoeryong, se levantaron viviendas de uno y varios pisos para más de 120 familias, dotadas con todas las condiciones y ambientes necesarios para la vida de acuerdo con el principio de la preponderancia de la comodidad y la estética.

Los albarillos de Hoeryong plantados en los alrededores de nuevos edificios hacen resaltar el paisaje de la nueva aldea.

El acto de mudanza a la nueva aldea de la brigada agrícola No. 4 de la Granja de Changhyo tuvo lugar el 15 de noviembre en presencia de Kim Chol Sam, secretario responsable del Comité del Partido en la provincia de Hamgyong del Norte; Sin Chol Ung, presidente del Comité de Economía Rural de la provincia, así como funcionarios del sector relacionado, constructores, funcionarios y trabajadores de las respectivas unidades que contribuyeron a la obra y granjeros.

Tras el discurso de felicitación de Pak Man Ho, presidente del Comité Popular de la provincia, se otorgaron licencias de uso de viviendas a los campesinos y hubo intervenciones.

Acto seguido, festejaron con bailes al son de música campesina y se realizó la mudanza a nuevas las moradas, según el grandioso proyecto de construcción rural del estimado camarada Kim Jong Un.

En Corea se hace mantener con firmeza el principio del carácter popular en la distribución y el uso de las viviendas, y se establece estrictamente el orden del uso de las viviendas, para que estas modernas viviendas construidas a expensas del Estado, sean distribuidas por igual a los habitantes y que ellos usen las viviendas sin ninguna incomodidad.

La distribución y el uso de las viviendas en Corea se realiza según el orden y el método determinado en la ley sobre las viviendas de la RPDC, a base del principio de distribuirlas a los habitantes de manera gratuita, al construir las viviendas de las ciudades modernas y del campo, a expensas del Estado.

El ciudadano tiene los derechos a cambiar y mudarse de vivienda y hacer la convivencia, después de recibir el permiso del comité popular o del órgano correspondiente en el caso necesario, y tiene el deber de arreglar de manera limpia el interior y el exterior de la vivienda y pagar a tiempo los gastos.

Están prohibidos estrictamente los actos ilegales, entre ellos el acto de mudanza sin tener el permiso del uso de la vivienda, el acto que intercambiar la vivienda con el objetivo egoísta o injusto y el acto de vender y comprar la vivienda de la propiedad estatal o alquilarla a otro ciudadano y conseguir ganancias ilegalmente.

ACNC y KASS

Dejar una respuesta