Muy indignados por las imprudentes maniobras de provocación de nueva guerra del imperialismo norteamericano, los militares del Ejército Popular de Corea esperan ahora la orden final redoblando la voluntad de liquidar las cuentas con aquél.

Las unidades de cohetes estratégicos ocuparon sus posiciones y se mantienen en el estado de espera de fuego mientras las otras de ejércitos y especialidades militares acabaron también sus preparativos de golpe.

En el diálogo con la ACNC, el oficial del EPC Kim Un Gil (56 años de edad) dijo como sigue:

Tanto las fuerzas coheteriles estratégicas como todos nuestros marineros recibieron el plan de fuego artillero firmado por el Comandante Supremo Kim Jong Un como una decisión importante para poner punto final a la historia de confrontación con el imperialismo norteamericano que perdura de siglo en siglo.

Si el imperialismo norteamericano piensa que nuestra zona operacional se limitará a las aguas marítimas de la Península Coreana, se equivoca en grande.

Nuestros valientes buques de guerra eliminarán no sólo el Sur de Corea y Japón sino también las bases de las tropas yanquis en el Mar Pacífico y el propio territorio norteamericano.

El oficial Yang Hyok Gi (de 32 años) subrayó:

Durante su reciente visita a una unidad del EPC, el Comandante Supremo señaló que ella debe ser heroica en la batalla para abrir la brecha en la guerra por la reunificación de la patria.

Nuestros oficiales y soldados guardan en el profundo del corazón las instrucciones del Comandante Supremo de reducir lo todo a cenizas con el primer golpe cuando se dé la orden.

Si estalla la guerra, eliminaré de un tirón y sin piedad a los enemigos.

KCNA