El portavoz de la Asociación de Esquí de la República Popular Democrática de Corea hizo pública el día 24 la siguiente declaración:

    Ahora se impulsa en etapa final la construcción del campo de esquí del monte Masik de talla mundial, iniciada el año pasado según la decisión y proyecto del Partido del Trabajo de Corea de ofrecer a los habitantes, jóvenes y niños escolares las condiciones de vida más culta y feliz.

    Quedaron completadas las pistas de esquí y están a punto de inauguración todos los establecimientos, incluso hoteles y edificios de servicios y alojamientos.

    Se ha preparado además la garantía para terminar dentro de este año la construcción del campo de esquí.

    Pero, sucedió hace poco un incidente muy anormal en que algunos países impidieron la exportación a la RPDC de los equipos de teleférico del campo de esquí como parte de la “sanción” de la ONU.

    La RPDC no reconoce desde el principio la “resolución de sanción” de la ONU en su contra y este mismo documento no incluye en los reglones de sanción los objetos necesarios a la construcción económica y a la vida del pueblo.

    No se puede hacer un cohete ni arma nuclear con los equipos de teleférico del campo de esquí.

    Si los gobiernos de algunos países han pensado que los habitantes comunes de la RPDC no pueden usar el campo de esquí, esto sería insoportable insulto al régimen y pueblo coreanos.

    EE.UU. y sus satélites tratan de impedir que se levanten en la RPDC las creaciones monumentales y crezca el prestigio de ella, considerando estos éxitos como espina atravesada en su garganta.

    Rendidos a la coacción de EE.UU., algunos países impiden el suministro a la RPDC hasta de los equipos a instalar en las facilidades de deporte masivo como campo de esquí, lo cual significa violación flagrante de la Carta de la ONU que establece que la sanción no debe causar daños a la existencia y actividades pacíficas de la humanidad ni a los pueblos de los países correspondientes.

    No se puede justificar por nada esa conducta sucia.

KCNA