COVID-19, EPC, GEIJ, KHED DPRK RPDC, Kim Jong Un, PTC, Songun

Análisis del discurso de Kim Jong Un

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Kim Jong Un, el Máximo Dirigente de República Popular Democrática de Corea, pronunció un discurso en la parada militar por el 75º aniversario de la fundación del Partido del Trabajo de Corea, atrayendo la atención de todos.

Su discurso se divide en tres partes.

Primero, la declaración de que ningún ciudadano de Corea del Norte se ha contaminado por el Covid-19.

Al Presidente Kim Jong Un, por su mérito de haber defendido la seguridad de su pueblo y Estado en medio del tumulto mundial de contaminación del virus malévolo, merece un registro en la historia. Pero, el líder coreano no lo reconoció al pueblo.

En su discurso el mandatario coreano expresó:

Mil gracias por estar todos sanos, sin un solo contagiado del covirus. Hemos defendido a todos nuestros coterráneos de la malvada epidemia que arrasa peligrosamente a todo el mundo, este ha sido un deber de nuestro Partido y un éxito que él debe lograr. Se me nubla la vista por la alegría de haberlos protegido y, viendo saludables a ustedes, no puedo decirles más que gracias.

El gran triunfo de hoy que indudablemente dejará asombrado a todo el mundo ha sido alcanzado por nuestro propio pueblo.

Todas sus palabras causaron la emoción de todos los oyentes.

Segundo, la declaración de su firme voluntad de corresponder hasta el fin a la confianza del pueblo.

Kim Jong Un dijo:

El pueblo siempre confía en mí, deposita en mí una fe absoluta, apoya y sigue mis opciones y decisiones, sean lo que fueren. Para mí esa plena y sincera confianza y estímulo constituyen un tesoro que no voy a cambiar por ningún honor ni puedo comparar con ninguna otra riqueza del mundo, y una fuerza inagotable que me quita todo el temor y me infunde la convicción de que nada es irrealizable,… Gracias a esta grandiosa confianza a la que nadie puede aspirar, he arrostrado sin titubeos los incontables retos con el deber y la voluntad de servir al pueblo con total entrega, he encarado batallas enconadas que hasta pueden desencadenar una guerra y he afrontado resueltamente un desastre natural que no tiene par en la historia.

Y reafirmó solemnemente su determinación de no vacilar en dar su vida para corresponder a la gran confianza depositada en él por el pueblo aunque se haga trizas el cuerpo y de seguirle fiel hasta el fin del mundo.

Tercero, la declaración de que nadie puede atentar contra la RPD de Corea.

Kim Jong Un expresó que el ritmo de desarrollo, calidad y cantidad de nuestras fuerzas militares están cambiando a su estilo, según sus exigencias y horario, que nuestra disuasiva de guerra, que debería contribuir a defender la soberanía y el derecho a la existencia del Estado y a preservar la paz en la región, jamás se utilizaría arbitrariamente para otros fines ni como medio de ataque anticipado.

Y afirmó que por si acaso alguna fuerza atenta contra la seguridad de nuestro Estado o recurre a los medios militares contra nosotros, lo castigaría movilizando con antelación sus más poderosos medios de ataque.

  1. como líder máximo preocupado de su pueblo sus principios revolucionarios están al servicio de la nación coreana para ello tiene alta fe en su pueblo solo juntos con pueblo en la unidad de su pueblo tiene la firme convicción de vencer a los enemigos de siempre promoviendo ininterrumpidamente el trabajo incesante fieles a los principios de la revolución socialista

Dejar una respuesta