En estos días, los bribones militares de Park Geun-hye actúan con bajeza para encubrir su imperdonable acto provocador cometido en las aguas candentes del Mar Oeste de Corea.

    Al respecto, el portavoz de la Comandancia del Frente Sudoeste del Ejército Popular de Corea dio el día 26 al periódico Joson Inmingun la siguiente respuesta:

    Desde la antigüedad, se dice que la mentira y la hipocresía son el último recurso de los delincuentes y cobardes.

    Confirman ese dicho el actual proceder de los gángsteres de la capa militar surcoreana.

    Como saben todos, nuestra Comandancia del Frente Sudoeste expuso el pasado día 20 la posición de exterminar a los provocadores en su información importante publicada con motivo del imprudente disparo de bombas y balas de los gángsteres militares surcoreanos hacia un buque de guerra del EPC y los barcos pesqueros pacíficos de China.

    Aturdidos ante la situación dada, los gángsteres militares surcoreanos publicaron de repente el día 22 que el EPC tiró 2 bombas contra un buque de combate surcoreano.

    Por supuesto, este embuste ha sido criticado inmediatamente como farsa barata.

    Sin volverse en sí, la banda de Park comenzó a divulgar mentiras más graves para disimular su acto provocador.

    Park Geun-hye convocó personalmente la reunión emergente de los ministerios encargados de la seguridad mientras que el Ministerio de Defensa Nacional expresó por conducto de su portavoz idiota que la justa insistencia del EPC es una “mentira pura”, orquestando así la doble farsa.

    Agregó entonces que se observaron a 150 metros de donde estuvo un buque surcoreano dos columnas de agua levantadas por las bombas lanzadas por el EPC.

    La existencia o no de tales columnas sabrán sólo los tipejos que declararon haberlas visto.

    Tal vez ellos hayan confundido las olas blancas bravas con columnas de agua y lanzamiento de bombas.

    Lo extraño del caso es que los mismos títeres guardan silencio sobre la causa de producción de esas columnas de agua y el punto de disparo de bombas en cuestión.

    Se mueve a risa la explicación dada al respecto por el ejército títere surcoreano.

    Según dijo Kim Min Sok, portavoz del Ministerio de Defensa Nacional, hay “casos de que no se confirma bien el punto de disparo según las circunstancias” y en el día del suceso, no funcionó el radar de detección de la posición de cañón que debió operar 24 horas.

    Kim Min Sok es un estúpido que repite como papagayo los manuscritos de Park Geun-hye y los mandatos del Ministerio de Defensa Nacional sin criterio propio.

    En aquel entonces se agravaba la tensión militar entre ambas partes coreanas, lo cual exigía la operación plena de radares y otros medios de detección.

    Sin embargo, esos tipejos divulgan a ciegas el rumor de “disparo de bombas por el Norte de Corea”, diciendo contradictoriamente que no “funcionó de repente” el susodicho ultramoderno detector.

    Entonces, ¿con qué medio han confirmado el “disparo de bombas por el Norte”?

    Parece que a esos brutos les cuestan mucho trabajo hasta inventar mentiras.

    No nos importa el levantamiento de columnas de agua en el extenso mar ni el juicio al respecto de los títeres surcoreanos.

    Pero, no podemos pasar por alto la mala conducta de ellos que vinculan injustamente el caso con la RPDC en función de su campaña de enfrentamiento fratricida.

    Es un vicio crónico de los títeres surcoreanos acusar absurdamente a la RPDC cada vez que ocurre algo en su casa.

    Si se hunde un barco, lo atribuyen al “ataque torpedero del Norte” y cuando vuelan drones desconocidos, los califican como “norcoreanos”.

    Si se paralizan las redes de computación, también echan la culpa al Norte de Corea.

    Además, describen hasta la puerta de baño encontrada en un monte y el cilindro de un termo hallado en la isla Yonphyong como “drone norcoreano” y “proyectil norcoreano”.

    Ahora atribuyen el levantamiento de casuales columnas de agua al “disparo de bombas del Norte”.

    Cada vez que los bribones militares de Park Geun-hye se enfrascan en tildar a la RPDC de “provocadora”, quedará expuesta la naturaleza cínica y provocativa de ellos mismos.

    Ellos deben tener presente que no pueden salvar su destino que se va apagando.

    Park, siendo autora que controló por detrás la invención del rumor de “disparo de bombas del Norte”, será registrada en la historia de nuestra nación como mentirosa no. 1.

    A su vez, EE.UU. también mostró a todo el mundo su naturaleza de conspirador y falsificador de peor calaña al sumarse a las mentiras mezquinas de su lacaya.

    Aprovechando esta oportunidad, dejamos en claro que si abren el fuego, los oficiales y soldados del frente sudoeste del EPC no dejan las supuestas columnas de agua sino asestan el golpe certero de un solo tiro.

    La camarilla militar de Park Geun-hye no debe olvidar nunca que todos los oficiales y soldados de nuestro frente ya han recibido la orden de combate de exterminar lo todo en el acto si los provocadores dan algún movimiento sospechoso. 

KCNA