Las coreanas acogen significativamente el Día Internacional de la Mujer (8 de marzo).

Siendo flores de la sociedad, el colectivo y la familia, vinieron cumpliendo satisfactoriamente su papel como poderosas fuerzas para la prosperidad de la patria.

En el período de la Guerra de Liberación de la Patria (1950-1953) y en el tiempo de la construcción socialista, las heroínas como An Yong Ae, Jo Ok Hui, Thae Son Hui, Ri Sin Ja y Kil Hwak Sil lograron méritos militares y de trabajo.

Bajo la profunda atención del Partido del Trabajo de Corea y el gobierno de la RPDC, se adoptaron las leyes como la del trabajo socialista, la de derechos de la mujer y la de crianza y educación de los niños y se toman las medidas estatales y sociales por el trato preferencial a las mujeres, gracias a lo cual ellas ejercen plenamente los derechos igualitarios con los hombres en la vida política y social.

Desde noviembre del 35 (1946) de la Era Juche cuando se realizaron las primeras elecciones democráticas hasta la fecha, decenas de miles de mujeres fueron elegidas como diputadas a la Asamblea Popular Suprema y las instituciones del poder a todos los niveles.

Muchas científicas y profesoras condecoradas con los títulos de Científicas del Pueblo y Beneméritas, Candidatas al Académico, Profesoras Titulares y Doctoras hacen gran contribución al desarrollo de ciencias y técnicas y educación del país.

Las trabajadoras de la industria ligera, la agricultura y otros dominios de la economía nacional registran milagros y méritos en sus puestos de trabajo.

Son adoradas por el pueblo las artistas de la Banda Electrónica Moranbong y otras entidades artísticas y las deportistas heroínas como Pak Yong Sun, Jong Song Ok y Kye Sun Hui.

Las madres heroínas que parieron a muchos hijos, la “muchacha madre” que cría a muchos huérfanos y otras mujeres de conductas loables hacen más armoniosa la gran familia socialista.

 

KCNA