La Comandancia del frente suroeste del Ejército Popular de Corea publicó el día 7 la siguiente información:

    Tan pronto como terminaron los ejercicios militares conjuntos “Key Resolve” y “Foal Eagle” contra la República Popular Democrática de Corea, los imperialistas yanquis y los títeres surcoreanos comenzaron a perpetrar cada día a partir del 5 de mayo los ejercicios de cañonazo contra ésta en los contornos de las islas Paekryong y Yonphyong del Mar Oeste de Corea.

    La situación dada muestra fehacientemente que los belicistas apelan obstinadamente a la provocación militar planificada para llevar a la guerra real el estado del tiempo de guerra que han agravado hasta la fecha.

    Lo problemático es que tal provocación militar coincide en tiempo con los ejercicios antisubmarinos conjuntos EE.UU.-Sur de Corea iniciados desde el 6 de mayo en el Mar Oeste de Corea y con otro entrenamiento de guerra naval EE.UU.-Sur de Corea que tendrá lugar a eso del 10 de mayo en el Mar Este de Corea junto con el portaaviones nuclear Nimitz.

    En relación con tal situación creada, la Comandancia del frente suroeste del EPC dio la siguiente orden a las unidades subordinadas:

    Que entren de inmediato en el combate de contraataque en caso de que caiga en aguas jurisdiccionales de nuestra parte un solo proyectil en el proceso de los cañonazos provocativos de los enemigos que se perpetran en el área marítima del suroeste.

    Que todos los colectivos de ataque conviertan 5 islas del Mar Oeste de Corea en el mar de llamas aprovechando el inicio de la acción inmediata de las unidades de cohetes ubicadas en la zona del frente suroeste en caso de que los enemigos contesten imprudentemente al combate de nuestro contraataque.

    Que a la orden próxima, todas las unidades y subunidades bajo la égida de la Comandancia del frente suroeste entren a la vez en las acciones militares de acuerdo con el plan de operaciones firmado finalmente por la Comandancia Suprema del EPC.

    Si los yanquis y los gángsteres de la capa militar títere del Sur de Corea se recurren por fin a la aventurera guerra de agresión contra la RPDC, ésta no perderá jamás tal oportunidad.

KCNA