EPC, GEIJ, KCNA, KHED DPRK RPDC, Kim Jong Un, PTC, Socialismo, Songun

Manifestación cívico-militar en apoyo a la reelección de Kim Jong Un como Secretario General y al Congreso del Partido del Trabajo de Corea

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tuvo lugar el día 15 de enero en la Plaza Kim Il Sung el mitin conjunto de militares y civiles de esta capital para rendir la máxima gloria al Máximo Dirigente Kim Jong Un por su elección como Secretario General del Partido del Trabajo de Corea y materializar cabalmente la resolución del VIII Congreso del Partido.

Salieron a la tribuna Choe Ryong Hae, Ri Pyong Chol y Kim Tok Hun.

Tomaron asientos ahí los cuadros del Partido y el gobierno, los funcionarios directivos partidistas y administrativos de los comités, ministerios, órganos centrales e instituciones de la capital, los ameritados laborales y los funcionarios de los organismos de fuerzas armadas.

Participaron en la ocasión los funcionarios de los comités, ministerios y órganos centrales, los funcionarios y trabajadores de las instituciones, fábricas, empresas y granjas cooperativas de esta urbe, y los oficiales y soldados del Ejército Popular de Corea y de las Fuerzas de Seguridad Pública.

Pronunció el discurso Choe Ryong Hae, miembro del Presidium del Buró Político del Comité Central del PTC, primer vicepresidente del Comité de Estado y presidente del Presidium de la Asamblea Popular Suprema de la República Popular Democrática de Corea.

El orador dijo que la reelección del Máximo Dirigente como líder del PTC en el histórico VIII Congreso del Partido es el testigo de la absoluta confianza e infinita fidelidad de todos los militantes del Partido y todos los habitantes del país y constituye gran júbilo revolucionario que garantiza la victoria del socialismo al estilo coreano y promete su radiante perspectiva.

Dedicó la máxima gloria y las más calurosas felicitaciones al Máximo Dirigente del PTC y del pueblo coreano, reflejando el alma de fidelidad de todos los militantes del Partido, los habitantes y los oficiales y soldados del Ejército Popular.

Llamó a todos los funcionarios, militantes del Partido, trabajadores y oficiales y soldados del EPC a armarse firmemente con la idea y espíritu principales del VIII Congreso del Partido y traer los éxitos y avances sustanciales en la construcción socialista poniendo de pleno manifiesto sus entusiasmos revolucionarios.

Exhortó a unirse con única voluntad en torno al Comité Central del Partido y levantarse como un solo hombre en la materialización de la resolución del VIII Congreso del Partido para lograr mayor victoria de la causa socialista y adelantar la nueva época en que se harán realidad los ideales y deseos de la población.

En el acto intervinieron Yang Sung Ho, miembro suplente del Buró Político del CC del PTC y vicepremier, Kim Yong Hwan, miembro suplente del Buró Político del CC del PTC y secretario responsable del Comité del Partido en la Ciudad de Pyongyang y el general del EPC Kim Kwang Hyok.

Los oradores destacaron gran orgullo y felicidad del pueblo coreano de haber enaltecido invariablemente al Máximo Dirigente como representante y dirigente del PTC.

La tarea revolucionaria más importante en la materialización de la resolución del Congreso del Partido es revitalizar cuanto antes la economía nacional y lograr el mejoramiento sustancial en la vida de la población, señalaron e insistieron en hacer con escrupulosidad la operación y mando económicos de acuerdo con el propósito del Partido que presenta la autoconfianza y la autosuficiencia como el núcleo del nuevo Plan Quinquenal para el desarrollo de la economía nacional, de manera que se logren las innovaciones, desarrollo y cambio sustancial.

Enfatizaron que siendo medulares y vanguardistas de la lucha por abrir nueva era de auge y saltos de la revolución coreana, los militantes partidistas de la capital deben crear nuevo espíritu y velocidad de Pyongyang y concentrar las fuerzas de las labores partidistas en estabilizar y mejorar la vida poblacional.

Mencionaron que el Ejército Popular de Corea apoyará con fidelidad la orientación del Comité Central del Partido cumpliendo con su sagrada misión y deber asumida ante el Partido y la revolución como las fuerzas armadas revolucionarias del PTC, fuerzas principales de la defensa nacional y grueso de la revolución.

Exhortaron a todos los militantes del Partido, los habitantes y los oficiales y soldados del EPC a apoyar con fidelidad al Máximo Dirigente, empeñarse por la implementación de la resolución del Congreso del Partido sosteniendo en alto los nobles ideales de Iminwichon(considerar al pueblo como el cielo), la unidad monolítica y la autoconfianza, y traer sin falta la nueva era de prosperidad de Pyongyang.

Luego, hubo una manifestación multitudinaria.

Al respecto de la unidad monolítica, el diario Rodong Sinmun (Diario de los Trabajadores), órgano oficial del Comité Central del Partido del Trabajo de Corea, divulgó el 16 de enero un artículo individual dedicado al 9º aniversario de la publicación de la obra del Máximo Dirigente Kim Jong Un «Llevemos a feliz término nuestra revolución con el poderío del compañerismo revolucionario».

El trabajo, publicado el 16 de enero del 101 de la era Juche (2012), presenta las tareas y remedios para llevar a feliz término la revolución coreana con el poderío de la camaradería revolucionaria, inclusive el problema de exigir a todos los funcionarios cumplir con su obligación y deber revolucionarios como camaradas y compañeros de armas del Dirigente Kim Jong Il y el de fortalecer la unidad camaraderil de las filas revolucionarias, adelanta el artículo y continúa:

Los últimos 9 años desde su publicación fueron el tiempo orgulloso en que bajo la guía del Máximo Dirigente, se abrió nueva época de la construcción de potencia socialista superando los desafíos y dificultades múltiples con el poderío de confianza y amor entre compañeros.

Todo el pueblo coreano venera a su dirigente no por el cargo sino como gran camarada y le sigue con la convicción y obligación moral. He aquí la solidez de nuestra unidad monolítica y el carácter invencible de la revolución coreana.

Todos los habitantes se ayudan y están unidos a base de la camaradería y como ente inseparable, lo que se manifiesta en la superioridad absoluta del socialismo al estilo coreano que no puede tener ni imitar ningún otro país.

La unidad monolítica basada en la camaradería revolucionaria es la inagotable fuerza motriz que permite lograr nueva victoria en la construcción socialista.

El trayecto de la lucha heroica del pueblo coreano, que abrió nueva era de saltos de la revolución jucheana, evidencia que es irrefrenable el poderío de tal cohesión.

Todos los funcionarios, militantes del Partido y trabajadores deben ser creadores de proezas en la lucha sagrada por cumplir la estrategia y orientaciones de lucha, presentadas por el VIII Congreso del Partido del Trabajo de Corea, uniéndose más compactamente en torno al Máximo Dirigente.

ACNC

Dejar una respuesta