GEIJ, Reunificación

22º aniversario de la primera cumbre intercoreana por la reunificación pacífica de Corea

El gran Dirigente Kim Jong Il tuvo el primer encuentro histórico y sostuvo conversaciones Cumbre Norte-Sur con el presidente Kim Dae Jung que visitó a Pyongyang del 13 al 15 de junio del 89 de la era Juche (2000).

Los mandatarios del Norte y el Sur evaluaron que este encuentro y conversaciones, efectuados por primera vez después de la división nacional, tienen una importancia trascendental para profundizar la comprensión mutua, desarrollar las relaciones entre el Norte y el Sur y lograr la reunificación pacífica.

El 15 de junio ambos mandatarios aprobaron la Declaración Conjunta Norte-Sur.

Bajo el ideal de Entre nosotros, los connacionales, se fomentaron conversaciones y contratos de diversos sectores como diálogo a nivel ministerial entre ambas partes. Se desarrollaron con solemnidad actos conjuntos de unificación de nivel gubernamental y civil, y se efectuaron actos y reuniones en Pyongyang, Seúl, el monte Kumggang, la isla Jeju y otros lugares de la Península Coreana. Además, como un eslabón de la activa colaboración e intercambios multilaterales que abarcan la economía, la cultura, el deporte y otras ramas se estableció la zona industrial en Kaesong; cobró ánimo el turismo por el monte Kumgang; en torneos internacionales ambas partes formaron el mismo equipo con la bandera de la reunificación en el pecho; y las muchachas del Norte elevaron el fervor de hinchas, el de reunificación, en los estadios de Pusan y Taegu.

La siguiente Declaración del 4 de Octubre adoptada en 2007 sirvió de una guía de acción de la era de la reunificación independiente que reafirma el espíritu principal de la Declaración del 15 de Junio y señaló a todas luces las tareas para ejecutarla. El ideal de Entre nosotros, los connacionales, encarnado en las dos Declaraciones, es, precisamente, el de la independencia y la unidad nacional, y su justeza y vitalidad se demostraron sin reservas en la práctica del movimiento de la reunificación de la patria.

El camarada Kim Jong Un llevó adelante dichas declaraciones que reflejan la noble voluntad del Dirigente Kim Jong Il aspirante a la reunificación independiente. En abril de 2018, Kim Jong Un marchó a la parte sureña de Panmunjom para reunirse con el presidente surcoreano Moon Jae In en la Cumbre Norte-Sur y dio a luz la Declaración de Panmunjom, por lo cual se produjo un cambio dramático en las relaciones íntercoreanas congeladas durante largo tiempo.

Mediante la Declaración Conjunta de Pyongyang de Septiembre de ese mismo año, aprobada en el encuentro y las conversaciones y las medidas prácticas para su cumplimiento, todos los coreanos pudieron sentir el fuerte aliento de la época que avanza hacia el futuro brillante de la reunificación independiente, la prosperidad y la paz.

Pero, debido a los movimientos tenaces de enfrentamiento de EE.UU. y los «poderes» conservadores proyanquis surcoreanos, que anteponen las fuerzas foráneas a la nación y dan más importancia a la cooperación con éstas que a los intereses nacionales y recurren abiertamente a la política de sumisión a EE.UU., en vez de la línea independiente, las relaciones íntercoreanas que avanzaban por el camino de la reconciliación y prosperidad fueron retrasadas mucho y llegaron al estancamiento total.

Actualmente, la situación en la Peninsula Coreana es más tensa, los belicistas surcoreanos reanudaron los juegos de guerra conjuntos con el ejército yanki, y el ejército surcoreano disparatea sobre la posibilidad de emprender ataques preventivos contra la RPDC, definiéndola como enemiga y tomando como premisas algunas condiciones, lo que es un indicio muy peligroso. Ante ello, la subjefa Kim Yo Jong, dejó claro que «nuestro enemigo principal es la guerra misma y no el Sur de Corea», abriendo la posobilidad de evitar el horrible desastre, si se abstuviesen de hacer inoportunas provocaciones.

Es una lección marcada en sangre la que enseña la historia de que si una nación practica el servilismo a las grandes potencias, se arruina.

Las autoridades surcoreanas deben tomar una decisión correcta en esta encrucijada importante: independencia o sumisión a fuerzas ajenas y el ideal de «Entre nosotros, los connacionales» o la «alianza Surcorea-EE.UU.». De ella depende la perspectiva de solución del problema de relaciones íntercoreanas y reunificación.

Dejar una respuesta