EPC, GEIJ, Historia, Kim Il Sung, Kim Jong Il, Kim Jong Un, PTC

Primeras fuerzas armadas revolucionarias de Corea cumplen 89 años

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hace 89 años que se fundó la Guerrilla Popular Antijaponesa, primeras fuerzas armadas revolucionarias en Corea.

En la Conferencia de Mingyuegou convocada en diciembre de 20 de la era Juche (1931), el camarada Kim Il Sung declaró la guerra contra el imperialismo japonés y concedió prioridad a organizar las filas armadas para ese fin.

En sus Memorias En el Transcurso del Siglo él escribió como sigue:

“Nuestros esfuerzos para la creación de la Guerrilla Popular Antijaponesa tropezaron, desde el comienzo, con múltiples obstáculos. Esperaban solución muchos y difíciles problemas, de carácter político-militar, en particular, los concernientes a los hombres, las armas, el adiestramiento, las provisiones, las bases de apoyo masivo, y las relaciones con el Ejército de salvación nacional.

Considerábamos los hombres y las armas como los factores de mayor importancia para la construcción de las filas armadas. Pero estábamos muy necesitados de ambos factores.

En cuanto al factor humano, nos referíamos a personas con preparación político-militar. Requeríamos jóvenes que conocieran las cuestiones políticas y militares y que estuvieran dispuestos a luchar con el fusil en la mano y por largo tiempo, en aras de la patria y el pueblo.”

Kim Il Sung

En aquel tiempo, Antu se convirtió en el centro de las actividades de los comunistas coreanos para fundar la Guerrilla Popular Antijaponesa. Ante esta noticia, vigorosos jóvenes, de alrededor de 20 años, procedentes de Corea y de Manchuria, concurrieron allí exponiéndose al peligro, y solicitaron su ingreso.

Hubo días en que llegaban grupos de unos 10 jóvenes. Además, acudieron las personas que trabajaban en diferentes distritos contiguos al río Tuman y muchos jóvenes forjados en las Huelgas de la Cosecha Otoñal y de Miseria Primaveral y estancados en Dunhua y otros lugares de Manchuria del Este.

Al mismo tiempo de ampliar las filas, Kim Il Sung puso empeño en conseguir armas.

Bajo la consigna “¡El arma es nuestra vida! ¡Armas contra armas!”, los grupos guerrilleros, los miembros de la guardia roja, de la vanguardia de niños y de las brigadas locales de choque, indistintamente de que fueran hombres o mujeres, viejos o niños, lucharon a vida o muerte para quitarles armamentos al ejército agresor del imperialismo japonés, a los policías japoneses y manchúes, a los terratenientes projaponeses y a los burócratas reaccionarios. Por otra parte fabricaron armas apoyándose en sus propias fuerzas.

Kim Il Sung hizo preparar el uniforme. Lo confeccionaron con telas teñidas de caqui, con colorantes sacados del roble. En el pecho, a la izquierda, cosían un pedazo de tela roja pentagonal con el número de la compañía. Y establecieron que en la gorra se llevara como símbolo una estrella roja y las piernas se protegieran con polainas blancas.

A finales de abril de 1932, Kim Il Sung convocó en Antu la última reunión preliminar para organizar la GPA, en la cual examinó definitivamente sus candidatos, definió la fecha y el lugar de su fundación, reafirmó las zonas de operaciones inmediatas, y adoptó las medidas generales relacionadas con sus actividades.

El 25 de abril de 1932, tuvo lugar el acto de fundación de la GPA en un terreno elevado del valle Tuqidian en Xiaosahhe, del distrito Antu, y se declaró su nacimiento. Más tarde, la GPA, primeras fuerzas armadas revolucionarias de Corea, se reorganizó como Ejército Revolucionario Popular de Corea y por fin logró la histórica causa de la liberación de la patria (agosto de 1945) tras haber derrotado al imperialismo japonés.

El ERPC, convertido el 8 de febrero de 1948 en el Ejército Popular de Corea, fuerzas revolucionarias regulares, salió victorioso en la Guerra de Liberación de la Patria (1950-1953) para defender el destino del país y la nación de la invasión armada de las fuerzas aliadas imperialistas. Después del cese al fuego, el EPC, fiel a su misión de defender a la patria, la revolución y el pueblo, frustró todas las arriesgadas provocaciones del enemigo y salvaguardó las conquistas de la revolución, recurriendo a la línea militar de autodefensa y la consigna de “Uno contra cien”.

El Dirigente Kim Jong Il presentó el fortalecimiento del potencial militar como la más importante tarea del Estado y fortaleció el EPC como tropas indestructibles.

Su dirección militar comenzó el 25 de agosto de 1960, con la inspección a la División Guardia de Tanques 105 “Seúl” Ryu Kyong Su.

A finales del siglo pasado, cuando el país sufría dificultades debido a las maniobras de aislamiento y acoso de los imperialistas y las sucesivas calamidades naturales, él propuso la política Songun (prioridad de asuntos militares) como el principal método de la política socialista e inspeccionó sin cesar las unidades militares para prepararlas, tanto en el plano ideo-político como en el técnico-militar.

Se estableció el sistema de aparatos estatales en el que prevalece la defensa nacional y se concedió prioridad al desarrollo de la industria de defensa nacional. El EPC se convirtió en el ejército revolucionario élite, dotado de medios de ataque y defensa y desempeñó el papel como destacamento medular que abre brecha en las importantes obras de la construcción socialista.

El EPC demuestra aún más plenamente su poderío por contar a su frente con el camarada Kim Jong Un.

Kim Jong Un planteó la línea estratégica de fortalecer el EPC en lo político-ideológico, moral y técnico-militar bajo la bandera de la identificación de todo el ejército con el kimilsungismo-kimjongilismo.

En un intento de promover la preparación de combate del ejército, le exhortó a impulsar el movimiento para ser excelentes tiradores de fusil y cañón y dirigió sobre el terreno los ejercicios y competencias de las unidades militares.

Bajo su guía, el Ejército Popular de Corea garantiza firmemente la causa del Partido del Trabajo de Corea y manifiesta su temple como invencible ejército versado en las autóctonas estrategias y tácticas militares y los audaces métodos de ataque y plenamente capacitados para la batalla real, como fuerza principal de la defensa estatal y como auténtico ejército del pueblo.

Los desfiles militares que tuvieron lugar en saludo al aniversario 75 de la fundación del PTC (10 de octubre de 2020) y el VIII Congreso del PTC (14 de enero de 2021) demostraron sin reservas la capacidad de la defensa nacional y la fuerza del EPC que defiende fidedignamente la patria y el pueblo, la seguridad y la paz de la Península Coreana y la región a la que ella pertenece.

Naenara

  1. Manuel Briceño

    Saludos camaradas, solidarios con la lucha del pueblo coreano y contentos por el ejemplo revolucionario del camarada Kim Il Sung.

Dejar una respuesta