Historia, KHED DPRK RPDC, Tecnología

Culminan nuevas marismas para obtener tierras cultivables, ganando terreno al mar

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La República Popular Democrática de Corea, donde las montañas representan casi el 80% del territorio y las tierras aptas para el cultivo son escasas, se concede gran importancia a las obras de roturación de marismas para ampliar la superficie cultivable.

A la inauguración, en septiembre del año pasado, de la marisma de Ansok, para cultivar una variedad de arroz resistente a la salinidad, le sigue ahora el acabado de la obra de segunda etapa de la marisma Honggondo y la de las áreas núm. 3 y 4 de la marisma Ryongmaedo.

Según el documento detallado, publicado por la Agencia Central de Noticias de Corea el 30 de abril, los constructores de los combinados de construcción de marismas de las provincias de Phyong-an del Norte y Hwanghae del Sur terminaron las obras aludidas luchando contra las aguas bravas del mar.

De esta manera, concluyeron la construcción de las marismas Honggondo de mayor dimensión en la historia de roturación de pólderes y la de porciones referidas de la otra Ryongmaedo obteniendo más de 13 mil hectáreas de nuevas tierras cultivables.

A lo largo de los diques extendidos desde la comuna de Ansan, del distrito de Tongrim, hasta la isla Sinmi, del distrito de Sonchon de la provincia de Phyong-an del Norte, y desde la comuna de Sinsaeng hasta la de Sinphung, del distrito de Chongdan de la provincia de Hwanghae del Sur, se han formado carreteras de circunvalación, llanuras y criaderos estandarizados, en armonía con el panorama litoral.

Este éxito contribuirá a alcanzar la meta de producción agrícola presentada por el VIII Congreso del Partido y mejorar la vida poblacional.

La roturación de marismas es una labor patriótica de largo alcance para hacer realidad los legados de los grandes Líderes Kim Il Sung y Kim Jong Il, asegurar la felicidad de las generaciones venideras y lograr la prosperidad del país.

En acato a los legados de los grandes Líderes antecesores y a la política del Partido, los constructores comenzaron la roturación de la marisma Honggondo desde el principio de la primera marcha en la nueva centuria del Juche.

La obra, dividida en dos etapas, requería de la acumulación de tierras de más de 13 millones de metros cúbicos y del empedramiento en una superficie de más de un millón 100 mil metros cuadrados, así como la construcción de compuertas y otras estructuras para bloquear la oleada en un tramo de más de 32 kilómetros.

Los funcionarios y obreros del Combinado de Construcción de Marismas de la Provincia de Phyong-an del Norte procedieron a la obra de primera etapa el 6 de septiembre del 101 de la era Juche (2012) y la acabaron en el año significativo en que se celebró el VII Congreso del Partido del Trabajo de Corea.

A base de los éxitos y experiencias adquiridos entonces, pasaron el 2 de diciembre de 2016 a la segunda etapa en que ensancharon mil hectáreas más en comparación con la primera etapa, renovando constantemente las normas y récords de construcción.

Terminaron así en 4 años la obra de segunda etapa que de costumbre debió demorar 8 años.

Entre tanto, se desarrolló también en la provincia de Hwanghae del Sur la roturación de la marisma Ryongmaedo, de gran dimensión.

En la construcción de áreas núm. 3 y 4, que formaba parte importante de la obra en total, los obreros del Combinado de Construcción de Marisma de la Provincia de Hwanghae del Sur, pusieron en pleno juego su espíritu de autoconfianza e inagotable capacidad combativa.

Dieron la primera palada en agosto y en diciembre de 2018 en el área 4 y el 3, respectivamente.

A diferencia del pólder Honggondo, donde se interconectan por los diques las tierras y los islotes, la construcción de las áreas 3 y 4 de la marisma Ryongmaedo fue una obra muy difícil para obtener miles de hectáreas de nuevas tierras cultivables bloqueando por entero las zonas marítimas porque ahí no había islotes que podían servir de puntos de conexión de diques.

Las obras de primera ataguía terminaron durante 4 y 7 meses, respectivamente, y la de rompeolas, en menos de 2 años.

Los obreros crearon el mito de construcción de completar en dos años y pico la obra de dos áreas, que debió demorar 7 años según la pauta normal.

El Comité Estatal de Planificación, el Comité de Inspección Estatal, la Dirección de Construcción de Marisma, el Instituto de Marisma adscrito a la misma dirección, el Instituto de Diseño de Pólderes de Sariwon, el Instituto Superior de Hidráulica de Hamhung y otras instituciones resolvieron los problemas científico-técnicos y prácticos surgidos en la construcción.

Las ramas y unidades correspondientes y las provincias de Phyong-an del Norte y Hwanghae del Sur abastecieron con responsabilidad los materiales y equipos necesarios y enviaron muchos materiales de asistencia a los constructores.

La roturación de las marismas Honggondo y Ryongmaedo comprueba de nuevo que es prometedor el futuro de la patria en avance, gracias a la sabia orientación del gran Partido del Trabajo de Corea y a la fidelidad patriótica e inagotable fuerza creativa de las masas populares que unidas monolíticamente en torno al Partido, allanan la vía de fortalecimiento y prosperidad con fuerzas propias.

En la actualidad, se cambia incesantemente la fisonomía costera del Mar Oeste de Corea, gracias a la transformación de marismas que se impulsa enérgicamente.

La primera obra de este tipo en la RPDC se inició en la isla Pidan por la iniciativa del Presidente Kim Il Sung.

De paso, puede añadirse que ya durante la Lucha Revolucionaria Antijaponesa él concibió el proyecto de roturar las marismas de la costa del Mar Oeste de Corea, luego de fundar el país popular en el territorio patrio liberado. En el período de la Guerra de Liberación de la Patria (1950-1953), subrayó la necesidad de iniciar inmediatamente la transformación de marismas una vez terminada la contienda y averiguar detalladamente los fangales convertibles en tierras cultivables y tomó las medidas pertinentes.

El 22 de junio de 47 de la era Juche (1958) navegó en barco para confirmar en situ la perspectiva de la construcción de pólderes del Mar Oeste. Ese día dio instrucciones de levantar el malecón de más de 40 kilómetros que ligara varias islas del Mar Oeste de Corea para construir una base de materias primas de la fibra química.

Posteriormente visitó el lugar de la obra hidráulica destinada a ganar al mar el terreno cultivable y, recorriendo por el camino lodoso bajo la lluvia, dilucidó la vía para resolver los problemas que se presentaban en la obra.

Gracias a esta obra de geotransformarción, de crear el juncal de miles de hectáreas, apareció la isla Pidan.

Le siguió la transformación de muchas marismas de la costa del Mar Oeste tales como las de islas Tasa, Soho, Kwaksan, Ansok y Taegye.

Sobre todo, el pólder de la isla Taegye, de mayor envergadura en el país, construido en 99 de la era Juche (2010), cuenta con 8 mil 800 hectáreas de superficie. En este lugar ganado al mar al levantar el malecón de decenas kilómetros de largo, existen extensos arrozales, la salina, la piscifactoría y los almacenes de agua.

Si se lleva a cabo la transformación de marismas de las islas Ryongmae, Wol y Honggon que está en su plenitud, aumentará otro recurso más que contribuye a la mejora de la vida del pueblo.

ACNC y Naenara

  1. martin pereda

    !!Viva la imaginación !! La imaginación del ser humano puesta al servicio de la sociedad es el camino a seguir . Obras como esa son las necesarias para no depender de las importaciones alimenticias. Bien por la República Popular de Korea del Norte.

Dejar una respuesta