MINREX, ONU

Corea urge en la ONU a mantener la paz y se solidariza con Cuba, Siria, Palestina y otros países independientes

Declaración de Kim Song, Representante Permanente de la República Popular Democrática de Corea ante las Naciones Unidas en el Debate General de la 77ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Nueva York, 26 de septiembre de 2022.

Señor presidente,

Señor Secretario General,

Distinguidos Delegados,

Permítame comenzar felicitándolo, Sr. Csaba Korösi, por su elección como Presidente del 77° período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Estoy seguro de que este período de sesiones, bajo su capaz dirección, se verá coronado por el éxito.

También espero que la reunión actual sirva como una ocasión significativa para que todos los Estados miembros de la ONU encuentren una solución común a través del intercambio de experiencias útiles para superar los desafíos y crisis existentes y construir un mundo sostenible para todos nosotros, así como para el futuro de las próximas generaciones.

Señor presidente,

Fosas comunes con muertos por Covid-19 en Nueva York

En los últimos tres años desde el estallido de la mayor pandemia del siglo, este virus maligno se ha cobrado las preciosas vidas de más de 6,53 millones de personas. Y todavía representa una amenaza para la existencia de la humanidad, lo que hace que las subvariantes sean fuertes en la transmisión y evasión de la inmunidad. Para empeorar las cosas, la crisis sanitaria mundial se ve agravada por enfermedades infecciosas emergentes como la viruela del mono.

Efectos de un fuerte tifón en Corea

Este año ha sido testigo de inmensas pérdidas humanas y materiales en todas las regiones del mundo, incluidos el sur de Asia, Europa occidental y América del Norte, debido a los efectos destructivos del clima anormal propenso a los desastres como resultado del cambio climático. Esto ha creado otro problema difícil para la comunidad internacional.

Además, el entorno de seguridad global se está hundiendo en el peor estado desde la Segunda Guerra Mundial debido a la prepotencia y arbitrariedad de algunos países que intentan reemplazar el orden internacional actual, centrado en el sistema de la ONU, por un «orden internacional basado en reglas» gobernado por los valores occidentales unilaterales y excluyentes.

La ONU fue fundada como reflejo de las expectativas y el deseo de la humanidad que no quería ver más repeticiones del flagelo de las guerras mundiales que les infligieron indescriptibles desgracias. La realidad actual exige urgentemente que la ONU promueva, más que nunca antes, la cooperación y la reconciliación, y la unidad y la solidaridad entre sus Estados miembros, y que desempeñe su justa misión y función.

Señor presidente,

El mundo se ha enfrentado a desafíos y dificultades de todo tipo durante el último año. La República Popular Democrática de Corea no ha sido una excepción.

Kim Jong Un se retrata con los médicos que contribuyeron a la victoria contra el Covid19

A pesar de esto, la RPDC ha logrado valiosos éxitos en la protección de la vida y la seguridad de las personas contra la amenaza de la pandemia maligna y en el logro del desarrollo general del país mientras supera persistentemente las dificultades y los obstáculos por sí solo.

Espero que los éxitos y experiencias adquiridas por la RPDC contribuyan positivamente a la deliberación del tema del actual período de sesiones de la Asamblea General para superar los desafíos interrelacionados y encontrar soluciones transformadoras por parte de la comunidad internacional.

La crisis sin precedentes provocada por el virus maligno se propagó por todo nuestro Estado desde finales de abril pasado. Se presentó una prueba muy crítica y sirvió como una ocasión para poner a prueba la capacidad nacional de preparación para crisis del país.

Pero el gobierno de la RPDC hizo un análisis correcto de las características del virus maligno y las circunstancias de su brote junto con el estado de la salud pública del país. Sobre esta base, no perdió tiempo en presentar una política antiepidémica de manera científica, transparente y rápida para tomar la iniciativa estratégica en la prevención de la enfermedad infecciosa, y procedió a su implementación con el debido cuidado, logrando así una victoria decisiva exterminando el virus maligno en un brevísimo período de 100 y pico días.

El alto sentido de organización y unidad de acción voluntaria, y la filosofía social de ayudar y cuidar unos de otros son la superioridad del sistema político propio de nuestro país. Esto sirvió como garantía fundamental para la implementación exitosa de la política científica antiepidémica.

En términos de fundamentos antiepidémicos y de salud pública, nuestro país ha estado en una condición más débil que otros países. Pero tomó la enfermedad contagiosa bajo control en el menor tiempo posible. Todo esto es el brillante resultado de la correcta política antiepidémica del gobierno de la RPDC y el sistema socialista, que es superior.

El gobierno de la RPDC sigue de cerca la situación antiepidémica de los países vecinos y del mundo. Al mismo tiempo, está intensificando su trabajo para desarrollar la capacidad antiepidémica nacional para hacer frente activamente a cualquier crisis de salud pública en el presente y en el futuro y para garantizar plenamente la vida y la seguridad de las personas.

Previa autorización, aprovecho la oportunidad para expresar mi agradecimiento a aquellos países y organismos internacionales que han mostrado su profundo interés y disposición para prestar asistencia a la labor antiepidémica con nuestro país.

A pesar de las inevitables dificultades y obstáculos causados por la crisis sanitaria mundial y las condiciones climáticas anormales, el gobierno de la RPDC logró nuevos éxitos y avances al impulsar sin interrupción los trabajos para el desarrollo nacional y la estabilización y mejora de los medios de vida del pueblo.

Viviendas entregadas a trabajadores coreanos

La industria, la agricultura y todos los demás sectores de la economía muestran una tendencia de crecimiento constante y estable. Y las obras para proporcionar al pueblo apartamentos modernos gratuitos y proporcionar a la infancia y estudiantado de todo el país alimentos nutritivos, nuevos uniformes escolares y material de oficina a expensas del Estado se están llevando a cabo según lo planeado.

Las condiciones subjetivas y objetivas y el entorno siguen siendo desfavorables. Pero en nuestro país se están dando progresos y avances visibles y sustanciales en el ambiente social que está lleno de vitalidad y vigor. Esta realidad de nuestro país corrobora el hecho de que podemos superar con éxito cualquier dificultad y desafío si confiamos en la fuerza del pueblo para implementar las políticas que se adapten a la realidad sobre el terreno.

Señor presidente,

Inauguración de 10.000 viviendas que serán regaladas a trabajadores en Songsin y Songhwa

Los éxitos alcanzados por la RPDC en su estado y desarrollo social no son algo que de ninguna manera se haya logrado en un ambiente pacífico y tranquilo.

El entorno de seguridad de la península de Corea ahora está atrapado en un círculo vicioso de tensión y confrontación debido a la creciente hostilidad de los EE.UU. y sus fuerzas seguidoras contra la RPDC. Recientemente, se dirige a una fase mucho más peligrosa.

Una de las excusas pueriles de EE.UU. y sus fuerzas serviles para justificar su política hostil y sus amenazas militares contra la RPDC no es otra que la posesión de nuestras armas nucleares de autodefensa.

Hace unos días, el presidente de EE.UU., justo en este lugar, se burló de nosotros diciendo que a pesar de sus «esfuerzos para comenzar una diplomacia seria y sostenida», la RPDC continúa violando descaradamente las «sanciones» de la ONU.

Para decirlo claramente, nunca hemos reconocido tales «resoluciones» de la ONU que imponen presión porque no acatamos sus «reglas» hechas por los EE.UU. unilateralmente. Tampoco los aceptaremos en el futuro.

Además de nuestro país, existen varios países en el mundo que poseen armas nucleares. Pero sólo la RPDC ha sido objeto de las “resoluciones de sanciones” más brutales y bandoleras. Esto se debe a que la ONU consintió y permitió la prepotencia y la arbitrariedad de los EE.UU. al antagonizar con la RPDC independiente con la razón absurda de que difiere en sus ideas y sistemas y se opone a su política injusta.

EE.UU. planea ahora, incluso en este momento, realizar ejercicios militares conjuntos que suscitan una gran preocupación en los alrededores de la península de Corea. Obviamente, este es un acto extremadamente peligroso de encender la mecha para llevar la situación en la península de Corea al borde de la guerra.

Señor presidente,

La RPDC ha encontrado otra respuesta correcta para defender su soberanía e intereses fundamentales de la persistente política hostil y la amenaza militar de los EE.UU. y sus fuerzas seguidoras y para garantizar la paz y la seguridad en la península de Corea y en la región.

En la reciente Séptima Sesión de la XIV Asamblea Popular Suprema (APS) de la RPDC, se aprobó por unanimidad la Ley sobre la política de las fuerzas nucleares de la nación como reflejo de la voluntad general de todo el pueblo coreano.

En proporción directa al aumento de la política hostil y el chantaje militar de EE.UU. contra nosotros, nuestra fuerza se fortalecerá continuamente para contenerlos.

Estados Unidos obligó a la RPDC a adoptar una ley sobre la política de fuerzas nucleares en desafío a la hostilidad estadounidense. Estados Unidos debe entender claramente que su atroz política hostil contra la RPDC durante los últimos 30 años acaba de traer la realidad actual y debe preguntarse y responderse a sí mismo y reflexionar sobre hasta dónde llevará esta situación en el futuro.

Señor presidente,

En su discurso político pronunciado en la Séptima Sesión de la XIV Asamblea Popular Suprema, el Camarada Kim Jong Un, Presidente de Asuntos Estatales de la RPDC, dijo que la actual situación internacional muestra que las contradicciones entre la justicia y la injusticia y entre lo progresista y lo reaccionario, especialmente la estructura de poder que rodea la península de Corea, se han vuelto evidentes y el cambio de un mundo unipolar propugnado por EE.UU. a un mundo multipolar se está acelerando significativamente.

Hoy, el mundo enfrenta no pocas crisis y desafíos severos, pero el peligro más fundamental es la prepotencia y arbitrariedad de los EE.UU. y sus seguidores que están destruyendo los cimientos de la paz y la estabilidad internacionales para mantener la hegemonía del mundo unipolar.

Yoon Suk Yeol, Joe Biden y Fumio Kishida en la Cumbre de la OTAN, 29 de junio de 2022 en Madrid

El “orden internacional basado en reglas” defendido por los EE.UU. no es más que el orden internacional centrado en los EE.UU. impregnado de valores estadounidenses unilaterales y hegemónicos. También es una estructura de poder imperialista que da prioridad a los intereses de los EE.UU. sobre los intereses comunes de la humanidad y el derecho internacional, exigiendo la obediencia de otros países.

Estados Unidos, después de haber dividido el mundo en «Estados democráticos» y «Estados autoritarios», ahora está obligando a otros países a elegir entre los dos y buscar la confrontación entre los campos. E intenta mantener la hegemonía mundial mediante la expansión del sistema de alianzas militares bilaterales y multilaterales que son legado de la Guerra Fría.

La realidad prevaleciente hace un llamado urgente a la ONU, encargada de mantener la paz y la seguridad mundiales y salvaguardar la justicia internacional, para que desempeñe plenamente sus misiones y el papel consagrado en la Carta, adhiriéndose estrictamente a los principios de imparcialidad y objetividad.

La ONU es la organización internacional más universal que reúne a todos los países soberanos. Como tal, un país individual o un grupo minoritario nunca deben representar a la ONU.

Todas las actividades de la ONU deben estar debidamente orientadas a la realización de los intereses comunes y la prosperidad de los Estados miembros. Para ello, la fórmula básica para la solución de los problemas debe ser la toma de decisiones que reflejen no los intereses individuales de unos pocos países, sino las legítimas y justas demandas y opiniones de todos los Estados miembros.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas es esa misma organización donde la imparcialidad y la objetividad no están garantizadas en las actividades de la ONU.

El mero hecho de que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas plantee el ejercicio del derecho legítimo a la autodefensa de un Estado soberano es un acto contradictorio, ya que niega el espíritu básico de la Carta de las Naciones Unidas, que estipula claramente la igualdad soberana y la no injerencia, así como la las normas reconocidas que rigen las relaciones internacionales.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas no está cumpliendo plenamente con sus misiones y responsabilidades para salvaguardar la paz y la seguridad internacionales. La razón principal radica precisamente en los actos injustos y de doble rasero de los EE.UU. y algunos Estados miembros de la ONU que siguen los pasos de los EE.UU.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas no dice ni una palabra sobre la prepotencia y la arbitrariedad, la acumulación imprudente de armas y los crímenes de guerra de los EE.UU., sino que en cada oportunidad solo se enfrenta con la RPDC en sus justos esfuerzos por reforzar las capacidades nacionales de autodefensa.

Todo esto demuestra que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha perdido su competencia y autoridad para actuar en nombre de los Estados miembros de la ONU para cumplir con su deber de mantener la paz y la seguridad internacionales.

Mientras no se eliminen los dobles raseros, la injusticia, la prepotencia y la arbitrariedad de los EE.UU., cualquier decisión o resolución adoptada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas no puede tener una fuerza vinculante razonable ni contribuir a garantizar la paz y la seguridad mundiales.

Para poner fin a la prepotencia y arbitrariedad de algunos países específicos, incluido los EE.UU., y restaurar la confianza de la comunidad internacional en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, se debe dar prioridad urgente a la expansión y el fortalecimiento de la representación de los países en desarrollo que representan la absoluta mayoría de los miembros de la ONU.

Si la ONU ha de garantizar la imparcialidad y la objetividad en sus actividades, debe considerar como una regla estricta el respeto de los principios de igualdad soberana y los derechos a la igualdad y la autodeterminación de los pueblos.

Estados Unidos y algunos otros Estados miembros de la ONU están tratando de imponer unilateralmente a los Estados soberanos los valores occidentales y el «orden internacional basado en reglas» detrás de los letreros de «salvaguardar la democracia» y «proteger los derechos humanos». Tal intento intervencionista constituye una violación flagrante de la Carta de la ONU que da prioridad al principio de igualdad soberana.

Los actos imparciales y los dobles raseros que se inclinan por las posiciones injustas de algunos países individuales y las fuerzas específicas deben eliminarse por completo. Y deben observarse estrictamente los principios de la Carta de la ONU, cuyo núcleo es la igualdad soberana y la igualdad de derechos y la autodeterminación de los pueblos.

La delegación de la RPDC aprovecha esta oportunidad para extender su firme apoyo y solidaridad al gobierno y pueblo de Cuba en su lucha por salvaguardar su soberanía y el derecho al desarrollo del país ante la prepotencia y arbitrariedad de EE.UU. de interferir en sus asuntos internos. También exigimos enérgicamente que todos los embargos económicos y financieros sobre Cuba por parte de los EE.UU. se levanten de inmediato, según lo exigido en las resoluciones pertinentes de la Asamblea General de la ONU.

También apoyamos y nos solidarizamos con los pueblos de Siria, Palestina y otros países independientes que luchan para repeler la interferencia de fuerzas extranjeras y salvaguardar su independencia, soberanía e integridad territorial.

Señor presidente,

La posición invariable de la política exterior del gobierno de la RPDC es mantener la independencia, la paz y la amistad.

Sin Hong Chol y la Embajadora de la República Popular de Donetsk en Moscú, Olga Makeeva

La RPDC cooperará ampliamente con todos los países y naciones que se opongan y rechacen la agresión y la interferencia, la dominación y la subordinación y aspiren a la independencia y la justicia, trascendiendo las diferencias de ideología y sistema. También desarrollará intercambios y cooperación multifacéticos incluso con los países capitalistas que respeten y tengan una actitud amistosa hacia nuestro país.

La República Popular Democrática de Corea concede gran importancia a la igualdad soberana y la justicia internacional. En el futuro, también se unirá activamente a la comunidad internacional en sus esfuerzos por mantener la paz y la seguridad mundiales y establecer un orden internacional justo y equitativo. Y cumplirá con sus responsabilidades y su función de garantizar la paz y la seguridad en la península de Corea.

Gracias.

Dejar una respuesta