En un artículo de hoy, el diario Rodong Sinmun insiste en poner punto final a la ONU que está bajo el mando de los países privilegiados inclusive los Estados Unidos.

El Consejo de Seguridad de la ONU debe mantener, ante todo, la imparcialidad en sus actividades para cumplir con las responsabilidades por la paz y seguridad internacionales, asumidas ante la Carta de la ONU, subraya y prosigue:

Ahora, debido al despotismo y la arbitrariedad de EE.UU. en la escena de la ONU son despreciados los principios del respeto a la soberanía, la igualdad de la soberanía y la no intervención en asuntos interiores, estipulados en la Carta de la ONU, y aprobadas a su antojo las “resoluciones” que racionalizan y legalizan la política de hegemonía mundial de ese país norteamericano.
Los ejemplos son las injustas “resoluciones” del Consejo de Seguridad de la ONU que contienen principalmente la sanción y la presión unilaterales contra la República Popular Democrática de Corea.

El Consejo de Seguridad de la ONU baila al son de la teoría y las sofisterías de EE.UU., lo que constituye un desafío a la aspiración y el deseo de la humanidad de que la ONU sea una justa organización internacional en garantizar la paz y la seguridad del mundo.

Si se toleran las maniobras de EE.UU. tendentes a realizar su ambición de tomar la hegemonía mundial, abusando de esa organización internacional, se exterminarán la justicia y la verdad en el ámbito internacional y se convertirá el mundo en una selva.

Ahora, en la sociedad internacional se alzan más que nunca las voces de demanda por la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU.

Esta organización internacional debe prestar oído a la justa demanda de la opinión pública.

KCNA